Archivo por meses: enero 2014

Antes de los 28

[Visto: 312 veces]

Nico se sentía desamparado y desolado. En una semana cumpliría veintiocho, pero esto no le causaba ningún tipo de alegría. Todo lo contrario, a cada paso que daba, el peligro se le hacía más evidente. Cualquiera que no lo conociera, pensaría que se trata de alguna paranoia.

Al menos él así lo creía, pero lo sucedido los últimos meses con dos de sus mejores amigos no admitía lugar a sus dudas. Dos entierros de dos muchachos de su generación le habían bastado para quedar perplejo ante lo inexplicable. Más aún cuando, aquella solitaria mañana de invierno, recibió en su celular una llamada de un número desconocido.

“Nico, si quieres una explicación a sus muertes, yo te la puedo dar”, fue el lúgubre mensaje que oyó del otro lado. Algo asustado, Nico preguntó quién llamaba. “Eso no importa: sólo quiero que vayas al frente de tu casa”, respondió el extraño y colgó.

(continúa)

Sigue leyendo

2013: un cambio no esperado

[Visto: 346 veces]

A diferencia del 2012, el año pasado la estabilidad laboral de la que había gozado se acabó a medio año. Y a pesar que esta situación la tenía prevista desde inicios de año, definitivamente pesó en varios de los posteos. Cierta tristeza  y desánimo se reflejó en las líneas

Sin embargo, el segundo factor que conspiró fue las mejoras implementadas al sistema de posteos, en especial en lo referido a la forma de conectar los enlaces. El desconcierto que me causó, porque muchas veces no estaba seguro si los enlaces estaban bien hechos, fue crucial para prescindir de ellos en los meses sucesivos a este cambio no esperado.

Explicado así el contexto en que me vi sumido durante el 2013, agradezco otra vez a todos los lectores por su preferencia y, señalando las fechas de publicación, los dejo con el acostumbrado recuento del año pasado.

 

Los diez artículos más vistos

1. [03.04.13] Comitiva en Jarumarca (capítulo seis) [219 visitas]

2. [05.02.13] Ecos desde Rasunia (capítulo dos) [126 visitas]

3. [02.02.13] Te devuelvo tu libertad [125 visitas]

4. [17.01.13] Disputa en Los Robles [122 visitas]

5. [08.02.13] Comitiva en Jarumarca [120 visitas]

6. [17.02.13] Comitiva en Jarumarca (capítulo dos) [109 visitas]

7. [22.03.13] Comitiva en Jarumarca (capítulo cinco) [105 visitas]

8. [04.03.13] Disputa en Los Robles (capítulo cuatro) [103 visitas]

9. [12.02.13] Ecos desde Rasunia (capítulo tres) [102 visitas]

10. [10.03.13] Comitiva en Jarumarca (capítulo cuatro) [100 visitas]

 

Los diez artículos de mejor promedio

1. [07.12.13] El viejo en la banca blanca (capítulo final) [0.8491 visitas diarias]

2. [03.04.13] Comitiva en Jarumarca (capítulo seis) [0.7276 visitas diarias]

3. [03.12.13] El viejo en la banca blanca (capítulo ocho) [0.6842 visitas diarias]

4. [29.11.13] Fuego excelso [0.5574 visitas diarias]

5. [20.11.13] El viejo en la banca blanca [0.5571 visitas diarias]

6. [12.11.13] La cueva del duende (capítulo final) [0.5385 visitas diarias]

7. [08.11.13] Disputa en Los Robles (capítulo final) [0.5244 visitas diarias]

8. [05.11.13] El viejo en la banca blanca (capítulo tres) [0.4824 visitas diarias]

9. [15.11.13] Hada (amiga y compañera) [0.4667 visitas diarias]

10. [31.10.13] El sarcófago de la momia [0.4556 visitas diarias]

Sigue leyendo

El misterio del atrapasueños (capítulo dos)

[Visto: 339 veces]

(viene del capítulo anterior)

Muñecos, carritos y títeres. Todos objetos viejos y ciertamente polvorientos se mostraron ante él sin causarle gran satisfacción. Finalmente, vio un oso de peluche de color marrón, que no estaba sucio, y se lo indicó al juguetero. El viejo hombre respondió con una mueca de desagrado inicial, pero luego se resignó.

Dijo que le costaría unos diez soles, y procedió a envolverlo una vez que Alfredo sacó su billetera y le pagó. Alfredo agradeció y, estaba a punto de irse cuando, el juguetero se apresuró y le tocó el hombro. Esa acción lo sorprendió mucho pero, al voltear, observó que el viejo tenía en sus manos un círculo de estera cruzado por varios hilos de lana.

“Quiero que se lleve esto: es un atrapasueños, para la buena salud”, dijo el juguetero con cierto alivio. A pesar del desconcierto, tomó la bolsa donde se encontraba la reliquia. Alfredo agradeció otra vez, se subió a su auto y se dirigió hasta su casa.

(continúa)

Sigue leyendo

Tan sólo unos momentos

[Visto: 335 veces]

No supe bien cómo llegué al sitio. Apenas subí al segundo bus, le dije al cobrador que me dejara en el centro comercial. Tras un corto recorrido, me encontré frente a mi destino. Eran las diez y cuarto en mi reloj de pulsera y me quedé esperando junto a la escalera blanca que conduce al segundo piso.

Conforme pasaban los minutos, vi algunas nubes aparecer en el cielo. Sentí que podía llover y yo tan sólo vestido con la camisa blanca y el jeans nuevo. “Desearía haber traído una chompa”, pensé para mis adentros. Como no quería ingresar solo, llamé a mi amiga que me hizo la invitación. “Ya estoy llegando”, dijo mientras algunas sonrisas se escuchaban por el auricular.

Diez minutos más tarde, un taxi paró en la esquina. Ella y sus dos amigas bajaron a pesar de la leve llovizna que se había iniciado. Se le veía elegante con sus jeans pegados, la blusa verde y, sobretodo, con esos adorables zapatos blancos que vestía la última vez que la vi. “Amigo, ¿Cómo estás?”, fue como me saludó apenas me reconoció después de tantos meses.

(continúa)

Sigue leyendo

El misterio del atrapasueños

[Visto: 407 veces]

Alfredo cometió el antiguo error de esperar a comprar el regalo de su hijo a última hora. Lucía, su esposa, le comentó que Alonso se encontraba emocionado por su próximo cumpleaños. Y Alfredo, aunque tenía presente la fecha, también se topaba con dificultades en su trabajo. Sin embargo, cuando en la mañana lo había saludado, él le prometió que le buscaría un juguete muy interesante.

Lo cierto es que, por más que intentó salir temprano de su oficina, se encontró con que las muchas tiendas estaban ya cerradas. Menos una. Al doblar por la esquina, una luz sobresalía en la acera izquierda. Estacionó el auto y se dirigió hasta la puerta de vidrio, donde golpeó con insitencia por varios segundos.

“Ya voy”, escuchó una ronca voz que retumbó en sus oídos. Un hombre de unos setenta años apareció caminando con dificultad, arrastrando su pierna derecha. Abrió la puerta y le preguntó al atribulado padre qué estaba buscando. “Busco un juguete para mi hijo”, respondió Alfredo y se lanzó a la búsqueda en los estantes.

(continúa)

Sigue leyendo