En el Día de la Mujer

[Visto: 2555 veces]

Sofía Mulanovich. Kina Malpartida. Mercedes Aráoz. Las dos primeras, campeonas mundiales en sus respectivas disciplinas deportivas; la última, lleva más de dos años en un puesto tan complicado como el cargo ministerial, tan proclive a la inestabilidad laboral debido a las tensiones políticas. Tienen en común el ser mujeres, pero sobretodo el hecho de ser exitosas en actividades harto demandantes y riesgosas.

Qué diferencia con el tiempo de nuestros abuelos y de algunos de nuestros padres: que la mujer sólo se dedique a atender a su marido, a complacerlo en todo lo que le diga y a cuidar del mantenimiento de la casa y los hijos. Cuando la mujer empieza a ser incorporada en los aparatos productivos industriales, su rol cambia: se cuestiona el viejo paradigma del ama de casa. Ahora, la mujer forma parte de la mano de obra laboral e incluso forma parte de cargos directivos de las empresas.

Sin embargo, aún queda por vencer un mal asolapado: el “maltrato social” contra ellas. Son incontables los casos de madres solteras que tienen que trabajar para otras familias en busca del sustento diario; es evidente le menor salario promedio que reciben en comparación con sus pares femeninos; y las principales víctimas de la violencia familiares siguen siendo las madres de familia. Queda, por tanto, mucho que hacer en la cuestión de su equidad social, que es bien exigida en sus deberes pero es poco reconocida en sus derechos.

María Parado de Bellido. María Elena Moyano. Ymac Súmac. Las mujeres nos han demostrado que sí se pueden llegar a altas cumbres: ayudemos todos a vencer las trabas para que consigan la ansiada equidad social.

Puntuación: 2.33 / Votos: 3

3 pensamientos en “En el Día de la Mujer

  1. Moisés Alarcón

    No te arrepientas de lo q no haces, simplemente se feliz con lo q tienes y puedes realizar, si no lo haces "magnifico" es x algo.

    sigue adelante y deja de lamentarte de las cosas q haces y las cosas q no haces, no olvides q cada segundo es una oportunidad de cambiar las cosas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *