Fracasada timidez

[Visto: 1298 veces]

No hay palabra mejor dicha que aquella que siente el corazón y las acciones grafican. No esperaba encontrarme con Nivia, y mucho menos su reacción. Al acercarme a saludarla, el corazón -tan quieto, tan normal- se desbocó a mil por hora. ¿No era que debía olvidar? ¿O acaso este fue otro flaco favor a mis intentos? De cualquier forma ya me encontraba frente a ella, y lancé un comentario absurdo pero astuto: levantó los ojos, trasladándolos del libro hacia mis ojos.

Su asombro, sin embargo, no fue mayor que el mío: luego de abofetearme sin un por qué, me estampó un beso en la boca, largo y suave, el que completó con una dulce frase. “Ansié volver a verte todos estos meses”, dijo con voz apenas audible, pero lo suficiente para encender la pasión y, sujetándola por la cintura, le correspondí con muchos besos terriblemente esperados.

Y me la llevé lejos, a un lugar solitario. Mi razón confundida se muestra, y el corazón disuelve mi lucidez, me impone y obliga sus deseos. Nivia, comprendiendo mi sentimiento, me detiene con su rumorosa voz, aunque sabiéndome provocado por su pelo negro y su generoso cuerpo. Siento entonces el viento de las seis, que enfría mis emociones y despierta mi cerebro. Se coloca su abrigo y nos retiramos del sitio.

Inquieto, camino a su lado, avergonzado por perder la brújula y decepcionado por no concretar los esfuerzos del corazón. Una vez en el paradero, ella coge mi mano con inusitada aprehensión. “¿Cuándo te volveré a ver?”, me inquiere, mientras veo luces brillantes aproximarse por la avenida.

Yo sólo atino a verla fijamente, a ella, tan preciosa y adorable, que se desespera, pues ya blande la mano libre hacia el transporte. Siento el soltar mis dedos, y mi silencio calla sus gritos y la inesperada niebla oculta sus lágrimas. Luego que se aleja, mi interior se detiene: no es desidia, es culpa. Culpa de mi fracasada timidez. (29-03-2007)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Un pensamiento en “Fracasada timidez

  1. Pau - Habilidad Social

    Hola, he estado buscando información para escribir un artículo sobre la timidez y me he topado con esta reflexión literaria que me ha gustado por su capacidad de expresar sentimientos. Felicidades. Y si a los lectores les interesa un enfoque más psicológico de la timidez, me permito dejar compartir aquí mi artículo http://habilidadsocial.com/… Gracias y un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *