La pintura de fuego

[Visto: 963 veces]

Era un nuevo intento de Lalo por dibujar una pintura que lo llenara de satisfacción. En su pequeño taller de esteras, trabajaba empeñoso en combinar los colores y plasmar las mezclas en escenas realistas. Pero sus ocasiones anteriores habían chocado con la indiferencia de los galeristas.

“No me impresiona”, dijeron unos. “No se entiende”, comentaron otros. Lalo cambió colores, pinceles e incluso tipos de tela para lograr un mayor impacto en la imagen, pero nada parecia dar resultado.

Aquella noche, solo, con una botella de ron barato y una vela encendida, el cansancio lo venció sobre su obra. El licor y el fuego se desparramaron sobre el lienzo. En su borrachera, Lalo creyó ver que las imágenes se movían flameantes, cobraban vida tratando de escapar del fuego.

“¡Está vivo, vivo! ¡El cuadro está vivo!”, exclamó Lalo, que pronto se desvaneció adormecido por los vapores contaminantes. A lo lejos, alguien vio el taller siendo devorado por las llamas.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *