Archivo por meses: enero 2012

El rostro de Paul

[Visto: 638 veces]

Son las tres de la mañana de un sábado cualquiera. La euforia de la juerga recién terminada aún exuda de los cuerpos danzantes. Tres jóvenes, dos mujeres y un hombre, apenas han salido y suben a un taxi con rumbo hacia el norte de la ciudad.

“¡Qué buena fiesta!”, exclama Nina y pega un grito entusiasta. Elisa asintió y volvió a reír en su borrachera, mientras que Paul se quedó callado por el cansancio. “Que se repita”, sólo atinó a decir cuando lo presionaron por su comentario.

“¿No que íbamos a tu jato?”, preguntó él desconcertado cuando Nina pidió al taxista que pare frente a un hostal. “Que no: mis viejos me matan”, respondió ella, que ya estaba parada en la acera, “ven, baja”. Las dos chicas lo jalaron fuera del coche, pagaron al taxista y entraron por la recepción.

(continúa)
Sigue leyendo

La escalera de Chronos (capítulo dos)

[Visto: 616 veces]

(viene del capítulo anterior)

Chronos se acercó hacia el fuego del oráculo y le explicó así: “Tengo un problema: una vez un hombre pidió un deseo, ser joven por siempre. Al hacerlo, abrió la posibilidad de crear humanos inmortales, privilegio reservado a los dioses. Quiero saber si acabaré con él”.

“Es raro verte, y mucho más aún verte dudar”, replicó Pitia con sarcasmo. Aun así, fue a buscar las hierbas mágicas, las que arrojó el fuego del oráculo, y cerró los ojos. Se acercó a aspirar los vapores emanantes durante varios segundos, luego de los cuales, abrió los ojos.

Mirando sin pupilas, la vidente le confesó al dios: “Una gran vida se perderá. Si quieres ganar, convoca a las Moiras. Ellas están prestas a ayudarte”. Luego de hablar así, Pitia cerró y abrió otra vez los ojos, volviendo a la normalidad. Chronos le dejó diez monedas de oro en el piso y salió de la misma forma que entró.

(continúa)
Sigue leyendo

Recuerdos de la oscuridad

[Visto: 590 veces]

El anciano trata de descansar en la mecedora. A diferencia de otros sábados en su apacible casona, este día fue particularmente agotador. No era para menos: sus dos hijos vinieron a visitarlo por su cumpleaños, con sus esposas y sus nietos.

El viejo hombre tuvo que esforzarse más para escuchar las anécdotas de Víktor y Vladimir, sus vástagos, así como jugar en algunos momentos con los pequeños. Cayendo la tarde, pudo escapar hacia el balcón. Allí estaba su mecedora, aquel compañero de innumerables sueños y pesadillas.

Se dispuso a cerrar los ojos. “Sígueme, sígueme”, escuchó la voz infantil a un extremo de la sala. Medio somnoliento, avanzó hacia dentro de la casa unos cuantos pasos. Y no pudo más: se desplomó sobre el piso con estruendo.

(continúa) Sigue leyendo

2011: Un año de transición

[Visto: 518 veces]

Sin lugar a dudas, el signo más saltante del año que acaba de pasar fue la vorágine que yo como autor tuve que pasar al tener que enfrentar el último año de estudios en la universidad. Esto condujo a que las horas de escritura se redujeran, con lo cual la duración de las historias se hiciera más extensa, y eso no siempre fue un beneficio.

De hecho, ocho historias en una temporada parece una cifra poco halagadora. Aún así, desarrollar un relato como “Los tiempos de Joel” (27 capítulos) resultó ser una experiencia importante para entender el relato de largo aliento y “no morir en el intento”: su segunda parte para este 2012 no será tan extensa pero permitirá cerrar el final inesperado y exótico que a todos sorprendió.

La nueva temporada ya comenzó y agradezco a los lectores su empatía y lealtad a este, su blog. Sin ustedes, a pesar de la dificultad antes mencionada, este espacio no hubiera tenido casi 100,000 visitas el año anterior, lo que levantó nuestro posicionamiento del lugar 192 al 164 de los blog más visitados entre la esfera Blog PUCP. Muchas gracias a todos ustedes y, como ya es costumbre, los dejo con el repaso de los diez artículos más vistos y los diez de mejor promedio.

Los diez artículos más vistos

1. El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda [208 visitas]

2. Los tiempos de Joel (capítulo tres) [178 visitas]

3. La noticia inesperada (capítulo dos) [178 visitas]

4. La noticia inesperada (capítulo final) [162 visitas]

5. La noticia inesperada [162 visitas]

6. El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo siete) [149 visitas]

7. La noticia inesperada (capítulo siete) [146 visitas]

8. El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo final) [145 visitas]

9. El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo cuatro) [142 visitas]

10. El hombre en la capucha: Que dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo seis) [141 visitas]

Los diez artículos de mejor promedio

1. La guerra de los oráculos (capítulo quince) [1.6842 visitas diarias]

2. El amigo imaginario (capítulo final) [1.5714 visitas diarias]

3. El amigo imaginario (capítulo seis) [1.2647 visitas diarias]

4. Los días de un hombre invisible (capítulo seis) [1.1219 visitas diarias]

5. La guerra de los oráculos (capítulo catorce) [1.0426 visitas diarias]

6. El amigo imaginario (capítulo cinco) [0.9546 visitas diarias]

7. Los días de un hombre invisible [0.9438 visitas diarias]

8. Los días de un hombre invisible (capítulo cinco) [0.9322 visitas diarias]

9. La guerra de los oráculos (capítulo final) [0.90 visitas diarias]

10. El amigo imaginario (capítulo cuatro) [0.8868 visitas diarias] Sigue leyendo

La escalera de Chronos

[Visto: 680 veces]

Atendiendo con diligencia y misterio, Pitia dicta su suerte uno a uno a los hombres que se acercan a Delfos, el mítico santuario del oráculo griego. Esa mañana, tan iluminada por el sol, pronto el cielo se oscureció y la lluvia copiosa ahuyentó a los empapados peregrinos.

La vidente iba a guarecerse en los aposentos del templo cuando una presencia la detuvo. Parado junto a la entrada, hay un forastero que viste una túnica gris con capucha, la que sólo permitía ver la barba blanca que sobresalía de su oculto rostro.

“Váyase ahora, que la lluvia arrecia”, le dijo ella con miedo en la cara. “¿Es que acaso no reconoces el poder del Tiempo?”, preguntó el forastero. Pitia, que en principio lo había ignorado, volteó hacia el peregrino.

No pudo ocultar su sorpresa: Chronos, Señor del Tiempo, se quitó la capucha gris, dejando ver su envejecido rostro. “¿Qué te trae por acá, dios remoto e inalcanzable?”, dijo la vidente recuperándose del inicial asombro.

(continúa) Sigue leyendo