Archivo por meses: febrero 2017

Querer a alguien más

[Visto: 178 veces]

Procuraste pensar que era para ti,

te empeñaste en creer

que los acosos que hacías

me harían volver a verte.

Nada de lo que esperabas sucedió,

todos esos intentos

fueron insuficientes

o quedaron arruinados.

Te la pasaste imaginando

mil y una formas

de que te hiciera caso,

que cambiara de opinión.

No te diste cuenta

que te estrellaste contra una pared,

que reventó tus acciones

una y otra vez.

Equivocado o confundido,

no pude creer en tus sentimientos,

estaban extrañamente sometidos

al deseo de alguien más.

Ahora ya no me ves,

eres libre de tus ataduras,

de vivir en otro mundo,

de querer a alguien más.

La puerta que cruzas

[Visto: 184 veces]

La señora espera sentada en una mesa blanca, simple pero sofisticada. Mientras mira hacia la calle ardiente, se entretiene comiendo unos panecillos que descansan en pequeño plato. A los pocos minutos, aparece una mujer más joven que ella. Una amplia sonrisa surca su rostro y las dos se abrazan celebrando el reencuentro.

“Arminia, ¿cómo has estado?”, preguntó la más joven. “Muy bien, pero no más que tú, Lorena”, afirmó la noble dama y ambas rieron otra vez de alegría. Se sentaron y empezaron a conversar de las cosas que la vida no había permitido hablar en quince años. Lorena le escucha intrigada y sorprendida por todo lo que narra la mujer mayor.

De pronto, Arminia recibe una llamada. “Sí, estoy aquí. Ven a recogerme”, señala a quien le llamó. “¿Tu esposo?”, preguntó Lorena. “No, mi hijo Alfredo, está por aquí cerca, ya llega”, dijo la dama con otra sonrisa. Luego de unos diez minutos, un joven bien parecido se presentó en el lugar y saludó a su madre.

Ella lo saluda muy efusiva. “¿Te acuerdas de Lorena”, dijo Arminia presentando a su invitada. “Pues claro, como si hubiera sido ayer”, afirmó Alfredo encantado con la amiga de su madre. “Te veo mucho mejor… y más viejo”, bromeó Lorena y todos rieron con su ocurrencia.

(continuará)