Archivo por meses: marzo 2015

Tatuajes y sombras (capítulo seis)

[Visto: 401 veces]

(viene de capítulo anterior)

Apenas ubicó a Silva en la comisaría, Flores le entregó las hojas dibujadas. Con mucha cuidado, el detective borró varios de los rayones hasta que pudo descubrir dos figuras que se le hacían conocidas. Las miró más de cerca con una lupa y luego revisó las fotos de la piel de la víctima. Poco a poco se sorprendió de lo que fue encontrando.

“Quiero que mires con detenimiento estas figuras”, dijo Silva y le mostró los dos tatuajes que Laura se imprimió en su piel. Flores tomó la lupa y empezó a examinar las fotos. Luego miró con mayor detalle los símbolos que Laura había dibujado. No tenía ninguna duda: eran totalmente idénticos.

“¿Pero cómo es posible?”, se preguntó Flores intentando armar un argumento. “Es muy simple: ella armó una historia para despistarnos de su responsabilidad”, respondió Silva, dejando en claro que Laura no sólo había sido víctima sino también ocasional verdugo. Flores se sintió como un tonto y decidió poner todos sus esfuerzos en capturar a la fugitiva.

(continúa)

Sigue leyendo

El rey Azul (capítulo seis)

[Visto: 262 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Venimos de parte del rey a proponer una tregua”, se adelantó Petreos para que no los dañaran, pero fue en vano. Otros guardias aparecieron en escena y los tomaron prisioneros. La comitiva fue llevada dentro del bosque hasta que los hicieron arrodillarse frente a una alta carpa. Los prisioneros esperaron con incertidumbre hasta que un hombre salió desde adentro.

Era Azul quien salió y se dirigió hacia ellos. El líder de los rebeldes les preguntó qué hacían en sus dominios. Otra vez Petreos se adelantó y repitió su proposición de tregua. Con un ademán de Azul, dos soldados llevaron a Petreos toscamente hasta dentro de la carpa. Durante cerca de media hora, los dos hombres estuvieron discutiendo la propuesta del rey Rojo.

Sintiendo que la demora era por demás exagerada, el consejero del rey se quejaba con sus captores. “¿No saben que acaso el rey puede arrasar con esta comarca?”, gritó encolerizado el prisionero viendo con enojo a los guardias. Ellos tan sólo atinaban a burlarse y reirse de él. En ese momento, la entrada de la carpa se abrió y salieron los dos hombres.

“He escuchado atentamente su propuesta y he tomado una decisión”, comenzó por decir Azul ante los cautivos. “¿Y qué es lo que has decidido?”, preguntó ya colérico el consejero. Irritado por su actitud, Azul desenvainó su espada y le cortó la garganta al fastidiado hombre, quien se derrumbó sobre el suelo, manchando de rojo la tierra bajo su cuerpo. “No aceptamos la tregua”, fue la escueta respuesta del rebelde. 

(continúa)

Sigue leyendo

Durante el tercer año (capítulo siete)

[Visto: 238 veces]

(viene del capítulo anterior)

A la mañana siguiente, Luis se presentó temprano en la puerta de la casa de Mónica. Luego de unos minutos, ella salió de su casa. Se saludaron y se fueron caminando hacia la avenida. Todo parecía tan normal como antes, salvo por el inusitado silencio al cual Luis le tiene sometida. Mónica lo veía a ratos, sin entender nada hasta que se decidió a hablar.

“¿Sigues molesto?”, preguntó muy directa. Luis la miró y de pronto paró en sus pasos. “Sí, aún estoy algo molesto”, respondió con decepción. Reconociendo que se había equivocado, ella se abalanzó sobre él y lo abrazó con sus brazos. “Lo siento, lo siento mucho”, dijo Mónica con el rostro apoyado sobre Luis.

Luis se quebró, no pudo continuar con su dureza: abrazó a Mónica y la besó con hartas ganas. “A veces siento que me sacas de quicio mal, y no lo entiendo porque lo único que hago es quererte”, explicó él revelando ese sentimiento que tuvo contenido tanto tiempo. Otra vez ella le ofreció disculpas, y él se las aceptó tomando su mano y robándole otro beso. “¿Te parece bien si vamos más tarde al cine?”, ella lo invitó con una emocionada sonrisa.

(continúa)

Sigue leyendo

Noche incierta

[Visto: 245 veces]

Hoy quisiera soñar,

imaginar mil cosas

pero el cansancio me duerme,

es implacable.

Me quedo sentado

al borde de la cama,

tratando de recordar

todo eso que es mañana.

Pero no puedo,

los ojos se cierran,

se vuelve oscuro,

pierdo la conciencia.

Derrumbado me veo

esperando en silencio

que sea mañana.

O tal vez nada espero,

ni un sobresalto de medianoche

ni el sol que brillaba.

 

 

Sigue leyendo

Tatuajes y sombras (capítulo cinco)

[Visto: 318 veces]

(viene del capítulo anterior)

Una de las enfermeras le comentó que la había dejado un rato sola para que se pudiera cambiar y, luego de unos minutos, al abrir la puerta, ya no estaba dentro. Flores se encontró desconcertado con la actitud de la víctima; fue por eso que dispuso que la habitación fuera acordonada para buscar pistas de su escape.

Los resultados preliminares tampoco fueron alentadores. “No hay ninguna pista biológica que nos pueda ayudar”, reconoció uno de los forenses al detective cuando pidió una opinión. El detective Flores no entiende cómo es posible que una persona desaparezca de un espacio cerrado sin dejar marca. Silva, en cambio, decidió ser más práctico.

Se acercó a uno de los forenses y consultó si tenían fotos de la chica, del día que ella llegó al nosocomio. Como la respuesta fuera afirmativa, Silva le dijo a Flores que iba a buscar las imágenes y que se las mostraría luego. El detective aceptó y se quedó con los especialistas hasta que terminaron su labor y empacaron sus cosas para salir.

Tres horas más tarde, siendo conducido en uno de los patrulleros, el detective recibió una llamada de Silva. “¿Tienes en tus manos el cuaderno de dibujo?”, le inquirió emocionado. “Así es”, respondió Flores. Entonces Silva le pidió que lo trajera a la comisaría: “estamos a punto de resolver el caso”, señaló.

(continúa)

Sigue leyendo

El rey Azul (capítulo cinco)

[Visto: 252 veces]

(viene del capítulo anterior)

Aquella noche, los asistentes al banquete se desbordaron. El vino fue servido a mares y las doncellas aparecieron por doquier. Para cuando el rey despertó, ya era el mediodía y la resaca lo traía bien cansado. Mirando a su alrededor, salvo algunas excepciones, los soldados estaban totalmente borrachos.

“En este estado no puedo iniciar la batalla”, pensó para sí y llamó al consejero que le habló el otro día. Su consejero no tardó en llegar y Eduardo le pidió que armara la comitiva para que, en dos días, llevara la oferta de indulgencia para los rebeldes. “Mi señor, si me permite, quisiera ser yo quien lleve el mensaje”, se ofreció Petreos, quien es el más sobrio de los presentes.

Eduardo le da su consentimiento y junto con el consejero arman una comitiva de cinco hombres. Ellos montan sus caballos y se dirigen hacia el bosque. Luego de una cabalgata de más de cinco horas, la comitiva es detenida por dos vigilantes. Ellos les preguntan rudamente de dónde vienen.

(continúa)

Sigue leyendo

Durante el tercer año (capítulo seis)

[Visto: 277 veces]

(viene del capítulo anterior)

Al día siguiente al “frío”, Mónica llamó a Luis en la mañana. Una. dos veces. No contestó. Le pareció extraño pero decidió llamarlo más tarde. Así luego del almuerzo, le volvió a timbrar al celular. Una. Dos. Tres veces. No contestó. Ella se comenzó a preocupar por la actitud que había tomado. “Sigue aun molesto. Espero que se le pase pronto”, se dijo para sus adentros.

Decidió ponerse a estudiar los cuadernos de curso. Llegó la noche. Se había quedado absorta pensando en la clase del día después, cuando su celular comenzó a sonar. Era Luis y le respondió de inmediato. “Mi amor, lo siento”, fue lo primero que dijo ella al oir su voz. Esto derrumbó un poco la belicosidad con la que él venía cargado y decidió escucharla.

“Sé que hice mal, que querías que la pasáramos bien”, continuó Mónica con su argumentación. “Sí, me alegra que lo reconozcas. Hace días que no nos veíamos, quería que fuera un buen día para los dos”, respondió Luis aún contrariado pero cediendo. “Lo sé, ahora lo sé. No quiero que estemos así, ven por favor”, le rogó ella hablando tan grave como un susurro. “Amor, te veré mañana”, respondió Luis y le envió muchos besos.

(continúa)

Sigue leyendo

Página en blanco

[Visto: 304 veces]

Es que será tan difícil

encontrar un momento

donde te vea valiente,

donde te vea libre.

Y es que a pesar del esfuerzo,

no me alcanza

para extrañarte ya,

para recordarte bien.

Mi memoria se ha perdido

en un blanco inexorable

que me obliga a olvidarte,

que me empuja a borrarte.

Y quizá cuando vuelva

a verte otra vez,

seré incapaz de reconocerte

en un lugar cualquiera.

No entiendo los contextos

ni veo tu cara,

sólo una página en blanco

que me niego a rellenar.

Sigue leyendo

Tatuajes y sombras (capítulo cuatro)

[Visto: 421 veces]

(viene del capítulo anterior)

Durante los tres días siguientes, Flores observó cómo Laura iba plasmando en varias hojas los rasgos distintivos del hombre tatuado. En varios de los dibujos, no lo dibuja por completo sino un rasgo o parte de su cuerpo que recuerda demasiado. Pero no tenía forma de avanzar con su  investigación porque, cada vez que le pedía prestado el cuaderno, ella se lo negaba con la excusa de poder terminar bien las imágenes.

Al cuarto día, el detective Flores se encontró con Silva en la tarde. Lepreguntó si Laura se había podido expresar a través de los dibujos. “Por supuesto, ha logrado expresar algunos de los tatuajes y gestos que recuerda”, señaló emocionado el detective. Iba a continuar con la descripción con recibió una llamada en su celular.

Su alegre semblante cambió a un tono de preocupación y salió muy rápido de la oficina. Silva apenas pudo alcanzarlo antes que se fuera en el patrullero y le preguntó que es lo que pasó. Flores le abrió la puerta del auto y, una vez Silva se acomodó, le contestó: “Laura se escapó del hospital, pero dejó el cuaderno.

Una vez que ambos llegaron hasta el nosocomio, encontraron una realidad más desconcertante. Laura fugó del hospital y las cosas de su habitación están totalmente desordenadas. Flores preguntó a los enfermeros si habían encontrado un cuaderno de dibujo. Uno de ellos se lo entregó y el detective comenzó a hojearlo: las hojas estaban tarjatas y las imágenes desaparecen bajo las sombras del lápiz negro.

(continúa)

Sigue leyendo

El rey Azul (capítulo cuatro)

[Visto: 270 veces]

(viene del capítulo anterior)

A la mañana siguiente, Eduardo duerme plácidamente en su alcoba, cuando los guardias tocan a su puerta con firmeza. El rey se levanta y abre la puerta del aposento. “Mi señor, los regimientos de las comarcas han venido a unirse”, dijo el mensajero dejando notar cierta alegría. “Háganlos pasar al salón principal. Bajaré en unos minutos”, respondió conun gesto severo.

Pero, apenas cerró las puertas, no pudo ocultar su entusiasmo: tener el apoyo de los pueblos de la comarca equivale a tener el número de soldados suficiente para derrotar a Azul. “Por fin, ya no tendré que preocuparme de los rebeldes”, se dijo el rey para sí, mientras ordena a sus criados para que lo ayuden a vestirse.

Los señores de las tres comarcas lo esperaron con cierta ansiedad durante más de media hora. Finalmente, Eduardo apareció en el salón principal, ataviado con ricos ropajes de seda y oro, y una gran sonrisa en el rostro. Los tres señores reverenciaron al rey, quien se mostró supremo y les pidió que se paren rápidamente.

Entonces Petreos, el mayor entre los tres, se dirigió hacia Eduardo con estas palabras: “Hemos decidido aliarnos contigo. Iremos a ganar esta guerra juntos”. Tras esta declaración, el rey agradeció el apoyo y pidió  que comieran juntos el banquete que se está preparando. Petreos y los otros dos se miraron unos a otros, y aceptaron gustosos.

(continúa)

Sigue leyendo