La violencia contenida

[Visto: 2277 veces]

(Cuando uno cree haberlo visto todo y experimentado todo, el género humano nos sorprende con su nefasta capacidad de expresar una violencia infinita. Esta violencia sorprende en demasía cuando se muestra manifiesta pero, ¿qué sucede cuando no lo es? Su “no manifestación” no indica que no suceda sino que es oculta -chantaje, extorsión, tortura psicológica y paro de contar-.)

(Sin embargo, ¿qué sucede si una persona, que no le hace mal a nadie, acumula violencia en su ser? Es probable que tarde o temprano estallará contra los demás, una violencia que es capaz de no dejar nada en pie. ¿Es una solución proponer que desfogue de a pocos esta violencia en sus acciones? Alguna vez un escritor señalo que “el escribir es como exorcizar demonios”. Claro, supongo que se refería al hecho de contar, en base a su experiencia, eventos en los que, cara a cara, es muy difícil ser sincero. Muchas de estas cosas incluyen situaciones traumáticas que, si no se tiene la entereza necesaria, pueden llevar a la muerte a esta persona.)

(Este “exorcismo” enfrenta a la persona, puesto que lo obliga a relatar o contar experiencias de la forma más fidedigna posible, para que aquellos con quienes las compartan también participen del dolor que causan estos hechos. Una vez que se siente conforme con esta “curación de heridas”, la violencia inmersa en el alma, se disuelve ante la sensación de alivio. Una sensación que significa la superación de la desgracia.)

(Sin embargo, dirán algunos, las acciones futuras que tengan impacto negativo llenarán de violencia otra vez a la persona, ya que sólo se ha “curado heridas”. No considero que esta catársis sea sólo curar heridas: una vez visto que este expresar es genuino, la persona lo comenzará a practicar con mayor frecuencia. El impacto positivo de todas estas repeticiones llenará de paz al individuo antes atormentado y consolidará en su vida la influencia positiva, influencia que compartirá con otros.) (14-03-2007)

Puntuación: 5 / Votos: 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *