Archivo por meses: marzo 2011

El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo nueve)

[Visto: 605 veces]

(viene del capítulo anterior)

Quinto previno a Jano diciéndole que los esbirros de El Mecenas lo habían estado rastreando en su huida, ya que descubrieron el pasadizo en la casa de su padre. El joven se quedó pensativo: ¿cómo es que su viejo amigo sabía eso?

Quinto, viendo el cambio de expresión en su rostro, le explicó su situación: él se había infiltrado en las huestes del líder criminal, y por eso contaba con cierto nivel de información. “Será un ataque rápido y despiadado”, habló con tono resignado.

Cuando Jano inquirió por las armas que el enemigo iba a utilizar, Quinto dijo desconocer su verdadero poder de fuego. Se limitó a repetir su frase desencantada. Preocupado, Jano le preguntó cuándo iba a ocurrir todo. “En la procesión de medianoche”, respondió Quinto apesadumbrado.

(continúa)
Sigue leyendo

La noticia inesperada (capítulo diez)

[Visto: 632 veces]

(viene del capítulo anterior)

Ante la contestación de Luis, Darío retrocedió, atemorizado, un par de pasos. “Ya me voy”, dijo el niño y salió corriendo del baño hacia uno de los cuartos. El joven tardó en reaccionar que el pequeño se había ido pero, una vez recuperado de la sorpresa, fue detrás de él.

Salió del baño y, antes que pudiera entrar a uno de los dormitorios, chocó contra alguien y terminó sentado en el suelo. “¡Qué rayos!”, exclamó Darío ante el golpe. Miró hacia arriba y vio una mano extendida.

Era su tío, que lo ayudó a levantarse. “¿Por qué demorabas?”, le recriminó José con cierta dureza. “Lo vi”, respondió Darío emocionado, “vi al niño”.

(continúa) Sigue leyendo

El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo ocho)

[Visto: 660 veces]

(viene del capítulo anterior)

Avanzaron un largo trecho, primero, bajando escalinatas; después, el pasadizo ampliándose en suelo llano hacia la derecha, hasta que llegaron a un pequeño cuarto. Aunque rústico, se notaba cierto nivel de técnica en el excavado del ambiente.

“Bienvenidos a mi ‘cueva’”, volteó Quinto hacia los recién llegado, mientras cogía unas linternas y las encendía. Jano y los demás pudieron ver una mesa instalada en aquel lugar. Encima, había unos mapas a medio desenrollar.

Viendo que llamaban la atención, el de capucha gris extendió uno de ellos. Marcado con un círculo azul, aparecía un paraje de la zona sur de la ciudad. “Los lugareños la conocen como la Ruta de las Lágrimas”, dijo Quinto con tono solemne.

Para explicar el nombre, él contó que, en la guerra de conquista y una vez que el invasor derrotó al habitante indígena, los pocos sobrevivientes huyeron por esta senda que comunica con otras partes del valle.

“Al alejarse de su terruño, los vencidos lloraron durante la ruta”, terminó de narrar. “¿Y por qué has marcado ahora ese camino?”, preguntó Jano sin mucho entender. “Porque se viene otra invasión”, afirmó Quinto con los ojos perplejos.

(continuará)
Sigue leyendo

La noticia inesperada (capítulo nueve)

[Visto: 603 veces]

(viene del capítulo anterior)

La curiosidad pudo más que el miedo y Darío caminó hacia el lugar de donde provenía la luz. La puerta, medio cerrada, separaba el baño del resto de la casa. Empujó la puerta, dejando que se ilumine el resto del pasillo.

Quedó sorprendido al ver, frente a él, al mismo niño de tez negra que lo miraba sin un ápice de temor. El joven se agachó y empezó a acariciarle los rulos ondeantes. “¿Cómo te llamas?”, le preguntó Darío con voz suave. “Luis”, dijo el niño dibujando una tierna sonrisa.

– ¿Estuviste hoy en la tarde?
– Sí, pero no me creen.
– ¿Quiénes no te creen?
– Mis papás.
– ¿Por qué? ¿Por qué no te creen?

La respuesta lo dejó desconcertado: “Dicen que no eres real”, dijo Luis.

(continúa) Sigue leyendo

Los tiempos de Joel (capítulo tres)

[Visto: 751 veces]

(viene del capítulo anterior)

Si bien Joel tuvo algunos inconvenientes a la hora del arranque, el bólido recorrió a buen ritmo las frías avenidas. “Detente en la esquina”, le ordenó Sofía a un par de cuadras de su casa, “desde aquí sigo sola”.

Intuyendo la única respuesta que le daría, él estacionó su auto y apagó el motor. Como para que no hubieran dudas, primero ella bajó y, luego por la ventana, le dijo: “adiós”. El dolor que le quedó a Joel fue insoportable: dejó de trabajar, se descuidó en su aspecto y se dio a la bebida.

Uno de esos aciagos días que intentaba calmar con una borrachera, él abrió la puerta de su depa y se tropezó al ingresar. Mientras se levantaba, pudo apenas darse cuenta que había un sobre en el piso, el que probablemente dejaron cuando no estaba. Lo tomó en sus manos y le quitó el cintillo que ocultaba su contenido: era la invitación al matrimonio de Sofía.

(continúa)
Sigue leyendo

Los tiempos de Joel (capítulo dos)

[Visto: 675 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Esto no puede continuar”, rompió ella el silencio mientras las esperanzas se esfumaban. “¿Por qué?”, preguntó Joel atónito. Sofía exhaló un suspiro tembloroso antes de responder: “Porque me caso”. Para él, esto no parecía una gran sorpresa.

Sabía que Manuel era el enamorado de Sofía desde hace un par de años. También que, mucho antes que entrara en la vida de Sofía, ellos dos ya tenían relaciones, incluso cuando ella tuvo otros novios. “Él no es tan distinto a los otros”, ironizó Joel.

“Pero lo es”, ella afirmó resuelta. Luego, le confesó el motivo de su demora: había pensado en no ir con Joel esa noche. “¿Y por qué viniste?”, otra vez preguntó él con marcado desgano. “Porque quería despedirme”, dijo Sofía convencida.

Enseguida, ella comenzó a vestirse con sus ropas, obligando a Joel, cada vez más desconcertado, a hacer lo mismo. Salieron del cuarto, devolvieron la llave y fueron a la calle, donde los aguarda, incólume, el auto azul.

(continúa)
Sigue leyendo

El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo siete)

[Visto: 689 veces]

(viene del capítulo anterior)

Vio a un joven delgado y medio bajito que vestía una capucha gris. En sus ojos se describía la sensación que todo estaría bien. “¡Quinto!”, se emocionó Jano y abrazó efusivamente a su antiguo aliado. Luego, les presentó sus amigos, pero Quinto se mostró parco con ellos.

“Hermano, tenemos que irnos”, le indicó el de capucha gris entrando al baño de varones. Una vez que verificó que estuviera vacío, empezó a golpear una a una las finas secciones de madera que formaban una de las paredes. Fue golpeando cada una hasta que oyó un sonido hueco.

Entonces, tomando esa sección con cuidado, la removió un poco hacia la izquierda, dejando paso a unas escalinatas interiores. Quinto tomó la antorcha que colgaba de un soporte circular y lo prendió con unos fósforos que tenía guardados. Mirella y Neto lo siguieron, mientras Jano se aseguraba de cerrar la pared por dentro.

(continúa) Sigue leyendo

La noticia inesperada (capítulo ocho)

[Visto: 631 veces]

(viene del capítulo anterior)

Como le pareciera ver una silueta, el joven levantó rápidamente la cabeza. Sin embargo, estaba sólo allí. Pensando que el sol de media tarde había entrado por la ventana, minimizó el hecho. Aquella noche, antes de acostarse, se acordó de tomarse la medicina del doctor Rodríguez.

“Un par de tabletas cada noche”, leyó en la receta médica. Y así lo hizo: de un sorbo de agua, las dos tabletas pasaron por su boca. No pasó mucho tiempo y sintió un gran cansancio, por lo que se dirigió al cuarto que su tío había acomodado para ellos.

José aún estaba haciendo algunas cosas, por lo que la cama de la derecha estaba tendida. Darío entró en su cama, la del lado izquierdo, cerrando los ojos bajo el silencio hechizo de la noche.

Eran cerca de las cuatro de la mañana cuando el calor de una luz lo obligó a levantarse. Miró hacia la cama de su costado: José dormía tranquilamente, ajeno a todo lo que podría suceder. Volvió la vista hacia la luz.

“Seguro que es la del baño”, supuso para sí el joven, creyendo que su tío la dejó prendida antes de irse a acostar. Iba a soñar de nuevo cuando, por el rabillo del ojo, una silueta cruzó la luz.

(continúa)
Sigue leyendo

El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo seis)

[Visto: 653 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Hey, hey”, fue despertado el noqueado por la joven. “¿Qué sucedió?”, se sorprendió él. “Un tipo me secuestró y amenazó con matarme si no lo ayudaba a conseguir un auto”, inventó Mirella, con gesto desesperado, “lo siento mucho”.

“¿Y dónde está ese tipo?”, preguntó el conductor. “Justo ha entrado al bar a beber”, le indicó ella, “¿qué quieres hacer?”. “Le daré su vuelto”, respondió vengativo. Mirella y el tipo ingresaron al bar. “Él es”, le indicó ella a un hombre alto y fornido.

A pesar de la apariencia del supuesto secuestrador, el tipo no se amilanó. “Espera aquí”, le dijo, adelantándose hacia el hombre fornido, que departía en una mesa junto a un par de amigos. Sin mediar palabras, el conductor le propinó un derechazo y lo derribó, provocando la reacción de los otros dos.

Se armó una pequeña trifulca, que pronto se extendió a otras mesas. Este momento fue aprovechado por Neto y Jano para pasar desapercibidos por el bar. Alcanzaron a Mirella y se dirigieron a los servicios higiénicos. “No cambias”, una voz familiar le habló a Jano por detrás.

(continúa)
Sigue leyendo

La noticia inesperada (capítulo siete)

[Visto: 663 veces]

(viene del capítulo anterior)

En la carta, ella le explicaba que estaba haciendo una visita a una amiga que también se encontraba algo mal de salud, y que regresaría a más tardar el fin de semana. Aunque leyó con cuidado, Darío no quedó conforme con el motivo de su abuela.

De hecho, insistió a su tío en que fueran a verla. “Iremos mañana”, respondió José convincente, “hoy nos toca ordenar las cosas”. El joven mantuvo cierta reticencia, pero decidió hacerle caso. Empezando por la maleta, puso los pijamas sucios a lavar, mientras José se dedicaba a pasar una franela sobre algunos muebles polvorientos.

Luego de un par de horas, ambos salieron a almorzar a la calle. Cuando retornaron, Darío volvió a la lavandería a continuar su labor, agachándose para levantar una batea con ropa mojada. De la nada y frente a él, un niño de tez morena lo miraba con atención.

(continúa)
Sigue leyendo