Archivo por meses: mayo 2014

El misterio del atrapasueños (capítulo doce)

[Visto: 278 veces]

(viene del capítulo anterior)

Alfredo le preguntó al juguetero si se siente bien. “Sólo un poco cansado, pero bien”, responde Yarek y saca de su bolsillo el atrapasueños que le había regalado. Alfredo se inquieta un poco por ver él objeto y le inquiere por qué lo sacó de su casa. “El atrapasueños sólo era un instrumento para calmar a Muchek”, respondió el viejo.

Le explicó que, en su estado actual, el atrapasueños sólo funcionaría si él y su hijo mantenían el interés en el peluche pero, al descuidarse, hicieron que el espíritu se enfadara y ganara más fuerza y poder. Entonces, Yarek sacó de su otro bolsillo una pluma azul oscuro atada a un hilo grueso. “Lo que sucedió es que siempre estuvo incompleto”, afirmó el juguetero.

Yarek ató la pluma al círculo principal, y ambos hombres percibieron un sorprendente resplandor que los dejó enceguecidos unos segundos. Alfredo no puede ocultar su asombro al descubrir el portento que acaba de ocurrir. “Ahora está completo, ahora Muchek no podrá escapar”, sentencia Yarek y se levanta en busca del poseído.

(continúa)

Sigue leyendo

Antes de los 28 (capítulo once)

[Visto: 314 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Bien Nico, sólo te pido que vayas a ese kiosko que está abierto y me compres una cajetilla de cigarros”, dijo el guía y le entregó algunas monedas. Nico se apresuró en cruzar la calle pero el viejito del kiosko se demoraba en entregar la cajetilla. Un poco inquieto, miró hacia donde estaba Dante. Como si se mirara en un espejo, vio a alguien que era idéntico a él.

Por la forma cómo sonrió, se dio cuenta que Dante, usando sus poderes mágicos, se había disfrazado de Nico y ahora espera su destino. Una camioneta negra apareció furiosa desde la entrada de la calle y se estacionó justo frente a Dante. Bajaron dos personas fornidas y comenzaron una pequeña discusión. Las palabras pronto fueron historia: uno de los desconocidos sacó un arma y disparó.

Los hombres volvieron a subir a la camioneta y huyeron de la escena. Nico quedó desolado. Aún sin poder creer lo sucedido, caminó lentamente hasta donde yace el caído. Dante, aunque malherido, intenta decirle algo. Acongojado por el crimen, Nico acerca su oreja hasta los labios del moribundo. “Recuerda… recuerda lo que pasó ese día”, dijo Dante con dificultad antes de callar.

(continúa)

Sigue leyendo

El café frío

[Visto: 297 veces]

Hoy he recordado

sentado en la silla,

junto a la blanca mesa,

la taza de café servida.

He recordado mil veces

esa llamada mía

y el tono de voz tuya

que insegura me respondía.

Que se te hizo tarde,

que te esperara,

que llegabas pronto,

que en cinco minutos estarías.

Y por extraña bondad

o extrema ingenuidad,

no te contradecía

y sentado esperaría.

Hasta que el tiempo pasó,

el viento sopló,

una lágrima cayó

y el tibio café se enfrió.

Sigue leyendo

La duda de Jorge

[Visto: 482 veces]

Es otro viernes por la tarde en la universidad. Sentado en uno de los pasillos que da a las aulas, Jorge espera a que acabe la clase de su enamorada para poder acompañarla. El timbre de salida suena puntual a las seis de la tarde y los jóvenes salen presurosos del lugar. Aún Natalia no ha salido, pero eso a él no le preocupa: seguro está formando grupo con sus amigas o contándose el chisme que la dejará pensando hasta la próxima semana.

Por eso se muestra extrañado cuando ella se le acerca tan lentamente y, en vez de una sonrisa, su cara parece dibujar un gesto de total indiferencia. “Hola Nati, ¿que te pasó?”, preguntó él con un gesto amistoso. Ella, aún en silencio, se aferró a él en un abrazo que casi le quita el aire. “Vámonos, vámonos ya”, dijo Natalia y lo tomó de la mano hasta que llegaron al paradero. Como siguiera con esa actitud, Jorge le preguntó de nuevo qué le había sucedido.

“Nada, sólo hubo muchas clases”, respondió con una sonrisa nerviosa y acto seguido le pidió que la besara. Ni corto ni perezoso, Jorge besó a Natalia y notó la aprehensión y la intensidad que ella impregnó en cada uno de sus besos. Sintiéndola más tranquila, la dejó subir sola en el bus que la llevaría hasta su casa. Nati lo miró por la ventana y, mientras el bus se alejaba, se despidió de él con alegría. Él no tenía idea que esa sería la última vez que la vería como su enamorada.

(continúa)

Sigue leyendo

Antes de los 28 (capítulo diez)

[Visto: 271 veces]

(viene del capítulo anterior)

Aún aturdido por todo lo que había, ya no sabía cómo decirlo… ¿revivido? ¿imaginado?¿alucinado?, Nico se encontró junto a Dante en la calle. Intenta pensar con mayor razonamiento, pero el aire frío que corre le dificulta pensar. “Entiendo que se te dificulte asimilar todo esto, pero tienes que tomar una decisión”, le conminó Dante con tranquilidad.

Su guía le explicó que, ya que falta unos diez minutos antes de su cumpleaños 28, tenía dos opciones: podía quedarse frente a la puerta del viejo bar… o podía esconderse en la acera de al frente. “¿Qué es lo que sucederá?”, preguntó Nico muy desestabilizado. “Seguirás viviendo… o morirás”, respondió así de tajante el guía.

Nico le pidió a Dante pensarlo unos minutos. Si bien tenía ganas de seguir viviendo, después de la partida de sus amigos había perdido muchos ánimos de hacer las cosas que le gustaban. Faltando dos minutos, Dante se le acercó otra vez y le preguntó qué había decidido. “Elijo quedarme aquí”, afirmó Nico con semblante de tristeza.

(continúa)

Sigue leyendo

El misterio del atrapasueños (capítulo once)

[Visto: 281 veces]

(viene del capítulo anterior)

Aunque los dos hombres se apresuraron en llegar a la casa del vecino, lo cierto es que una tormenta sobrenatural se desató dentro de la vivienda. Cuando quieren entrar por la puerta, ven el agua salir con mucha fuerza, impidiéndole poder derribarla. Utilizando más fuerza de la imaginada y, tras resbalarse varias veces, Yarek y Alfredo logran abrir la puerta y se adentran en la casa.

La sala está vacía y los focos apenas si alumbran el espacio inundado. “¡Alonso, Alonso!”, llama Alfredo a su hijo mientras avanza corriendo por las habitaciones. Por su parte, Yarek camina con mayor cautela, hasta que consigue escuchar un gruñido de oso. Se dirige hacia dónde proviene el sonido y encuentra al peluche tirado en el piso.

Yarek agarra el peluche, pero este no se mueve para nada. “¿Me buscabas?”, pregunta Muchek y se aparece como quería: posesionado del cuerpo de Alonso. A pesar de la sorprendente situación, el juguetero mantiene la calma y empieza a cantar una letanía en su idioma nativo. Alonso empieza a retorcerse de dolor y tiene que huir de allí para evitar desmayarse.

Alfredo llega donde está Yarek. Viéndolo muy cansado, le pregunta qué es lo que ha pasado. “Muchek se ha apropiado del cuerpo de Alonso: tenemos que salvarlo”, respondió el juguetero con dificultad y se sentó en el piso.

(continúa)

Sigue leyendo

Silencio y despedida

[Visto: 290 veces]

Me acerco hasta ti

que me esperas en la banca,

mirando hacia las flores

como viendo a la nada.

Quiero decir unas palabras

que me conecten contigo,

pero mis labios son callados

por tu índice nada furtivo.

No me atrevo a desafiar

este silencio imponente,

que me confunde y me acaba,

que turba mi mente.

“¿Seguirás actuando así

como hasta ahora?”,

preguntas directo

y a quemarropa.

Vacilo, titubeo,

dudo por completo,

tus dedos se crispan,

tus ojos no veo.

Esa es la respuesta

que no querías escuchar,

pero fui tonto al hacerlo

y me tuviste que olvidar.

Sigue leyendo

El heladero Juan (capítulo final)

[Visto: 320 veces]

(viene del capítulo anterior)

Juan condució hasta su guarida. Bajó del camión y entró en la vieja casa que tenía por hogar. Los policías bajaron sigilosos del auto y comenzaron a caminar tranquilamente hacia allí, hasta que unos tenues gritos provenientes de la vivienda los alarmaron. Empezaron a correr y uno de ellos rompió el pestillo de la puerta de un solo patadón.

“¡Quieto carajo!”, ordenó uno de ellos apuntando con su arma y encontrando a Juan en ropa interior en la sala. El otro se acercó hasta su habitación: encontró atado y llorando al niño desaparecido. El oficial desató al niño y lo sacó fuera de la vivienda, mientras el otro sometía a Juan tirándolo al suelo para enmarrocarlo.

Juan fue condenado por secuestro y abuso de menores: el testimonio de don Arturo fue clave para condenarlo. Por su parte, el viejo heladero ya no quiso retomar su trabajo y se jubiló. El camión de helados dejó de pasar por la calle y muchos de los niños de entonces se mudaron: treinta años después, sólo quedó José, viviendo entre la alegría y el dolor, para recordar esa época que ya no volverá.

Sigue leyendo

Antes de los 28 (capítulo nueve)

[Visto: 277 veces]

(viene del capítulo anterior)

Nico entra en el viejo bar, pero no parece vacío, sino tan vivo como siempre fue: los vasos de cerveza brindados con euforia, las canciones rockeras cantadas a todo pulmón, y la gente saltando frenéticamente con las melodías. Él se vio a sí mismo departiendo con José y Sergio entre chelas y cigarrillos.

No, no era el presente: era el día de su cumpleaños número veintisiete. “¡Amigos hasta el final!”, recordó el grito emocionado que los tres lanzaron, y luego se terminaron sus vasos de un solo sorbo. Nico volteó hacia el chico de la barra: “Broder, dos más”. Y entonces, lo reconoció: Dante era ese chico que le pasó las dos botellas mientras se contagiaba de su alegría.

Esa misma noche, mientras cerraban el local, Dante sacó las bolsas de basura por la puerta lateral. Las dejó en el tacho y se disponía a regresar, cuando vio una pelea de dos tipos. Intentó separarlos y se escuchó un disparo. Los dos desconocidos salieron corriendo mientas Dante agonizó en la acera. “Yo tengo cosas inconclusas, por eso me permitieron volver así”, dijo Dante y acompañó a Nico a la salida.

(continúa)

Sigue leyendo

El misterio del atrapasueños (capítulo diez)

[Visto: 300 veces]

(viene del capítulo anterior)

El juguetero entró primero en la habitación de Alonso y le dio una mirada completa. Sentía la presencia agobiante del espíritu y fijó sus ojos sobre el peluche. Éste, que se había mantenido echado sobre la cama, viró su cara hacia el viejo. “Has venido, Yarek”, fue lo que dijo la voz grave y penetrante que salió desde él.

“Muchek, cometí un error, pero ahora vengo a llevarte a casa”, señaló el juguetero con mucha precaución en sus palabras. El oso rió de una forma espantosa, y luego agregó: “¡ya estoy en casa!”. El peluche gritó un ruido amplio que se transformó en un viento imparable. Yarek y Alfredo, que se había quedado parado en la puerta atestiguando el asombro, fueron arrojados fuera de la habitación contra las paredes del pasillo.

Alarmada por lo sucedido, Nora, que se quedó en la cocina, se tiró al piso mientras las ráfagas de aire entraban a la cocina. Una vez que el fenómeno se desvaneció, ella caminó hacia el pasillo y encontró a su esposo y al  viejo tirados en el piso. Tuvo que avisarles y reanimarlos para que volvieran en sí. Una vez despierto, Yarek le preguntó a Nora dónde estaba su hijo. “Está con los hijos del vecino”, respondió ella temerosa, y el viejo se apresuró en ir hacia allá.

(continúa)

Sigue leyendo