Archivo por meses: noviembre 2009

El verdugo silencioso

[Visto: 786 veces]

Lunes siete y media de la mañana. El despertador suena atronador en la cabeza de Manuel quien, con algo de irritación, logra abrir sus adormilados ojos. Parece uno de esos días en que tal tranquilidad asoma que sólo hay que cambiarse de ropa y salir y trabajar. Él había terminado de preparase el desayuno y se disponía a comérselo, cuando vio un tono verduzco en el tenedor.

Intentó limpiarlo pero, mientras más quería quitarlo, más se extendía aquella mancha por la superficie del utensilio. Fue entonces que oyó un ruido creciente y que venía de fuera. Manuel salió para ver y se sorpendió de observar una multitud de pandilleros corriendo por sus vidas ante una amenaza que no alcanzaba a divisar.

Sintió en ese momento un golpe seco en el pecho, se tocó y su mano sangrante le reveló una herida de bala. Levantó la mirada, justo cuando un joven con capucha bajaba el arma que, humeante aún, empezó a esconder. Se alejaba en dirección opuesta al gentío, al mismo tiempo que Manuel se derrumbó desfalleciente en la puerta de su casa.

(continúa en parte dos) Sigue leyendo

En el ojo de la tormenta: Ex ministro Francis Allison arrestado en Miami

[Visto: 679 veces]

El 24 de noviembre último la prensa informó sobre el estado de detención que sufre el ex ministro de Vivienda, Francis Allison, en la ciudad de Miami (EEUU) por no haber declarado $30,000 al momento de embarcarse en vuelo hacia Lima. Allison, quien fue defenestrado del cargo ministerial el pasado mes de setiembre por sus vinculaciones con la presunta empresa “chuponeadora” Business Track, señaló que dicha detención se produjo por un “error administrativo”.

Según su declaración a Radio Programas del Perú (RPP), el ex alcalde de Magdalena manifestó que tenía en efectivo el dinero, el mismo que retiró de sus ahorros en el Bank of America, porque había fracasado un negocio que pensaba hacer con un conocido suyo. Negó tajantemente que hubiera algo ilegal en que se le encontrara el dinero en su ropa y que incluso se sometió al detector de mentiras.

Confirmó además que las únicas medidas que han tomado las autoridades estadounidenses han sido colocarlos grilletes electrónicos a él y su esposa. Y de paso, afirmó sentirse apenado de los duros calificativos del presidente Alan García, quien dijo que lo hecho por Allison era una “tropelía imperdonable”. Sin embargo, será la final la justicia quien determine si Allison Oyague actuó víctima de sus apresuramientos o, lo que sería peor, con un conocimiento de causa infame que avergozaría a más de uno. Sigue leyendo

Primer aniversario: ¡Celebremos!

[Visto: 691 veces]

Desde aquel día que escribí el primer esbozo de “Escindido”, no imaginaba que el tiempo pasaría tan rápido para mí. Sabía en qué consistía un blog y me gustaba la idea de tener uno pero, como todas las cosas que se desean en la vida, hace falta lanzarse a la piscina y descubrir si esta tiene agua.

Y al principio ni parecía estar tan seguro. Luego de escribir dos o tres líneas del primer posteo, los puntos suspensivos instalaron la duda por unos cuantos días más. Trece, para ser exactos, fueron las rotaciones que la Tierra dió sobre su eje para que finalizara mi primer artículo y colocase el segundo.

Redescubrir mis viejos papeles que acumulé durante esos casi diez años de escritor amateur fueron el aliciente final para echar a andar la máquina mientras, en mi vida, el sudor y el aliento se me escapaban a diario en el tórrido calor de un amplio almacén.

Pero sabía también que estos primeros escritos no durarían mucho tiempo y empecé la, por momentos, difícil tarea de agitar las manos, operar el cerebro y eliminar de las hojas sus vacíos para llenar con palabras que con otros quisiera compartir.

Fue así como, finalmente, la voluntad y el deseo se impusieron, componiendo escritos y poemas, opiniones y reflexiones, se hicieron cambios en la presentación y se organizó una temática diversa que llama la atención, que entretiene, que hace pensar. En fin, que es leída para ser compartida.

Por eso, hoy celebro junto con ustedes, mis queridos lectores, este primer aniversario de este, su blog, reiterando la invitación a visitar como siempre esta, su casa. Sigue leyendo

Corazón muerto

[Visto: 736 veces]

En la caja blanquecina
que lo encierra por completo
hay un puño que constante
se contrae en secreto.

Es un corazón humano
que vibra en sentimiento
y a las emociones se abre
sin ningún predicamento.

Mas su andar cadencioso
cesó en un segundo,
pero no da término a una vida,
sino el fin de su mundo.

Pues el corazón muerto no es tal
por un alma que se ha ido,
sino la ilusión que no está
y el amor que ha perdido.
Sigue leyendo

Los pishtacos: ¿leyenda o realidad?

[Visto: 1355 veces]

El último 16 de setiembre se informó del cruel asesinato, en la localidad de Pillao (Huánuco), de Abel Matos Aranda, hombre que habría sido degollado y su grasa extraída. Aparentemente había sido víctima de una inescrupulosa banda, que fue denominada como “Los pishtacos”, en alusión al mito andino del degollador rubio y alto que mataba a incautos por caminos solitarios, y a la que se acusa de haber dado muerte a cerca de 60 personas en Huánuco y Pasco para comercializar su tejido graso.

Según el jede de la Dirincri, Eusebio Félix Murga, los criminales, a los que se identificó como Hilario Cudeña Simón, Élmer Castillejos Agüero, Serapio Veramendi Príncipe y Enedina Estela Claudio, engañaban a las personas, las decapitaban y usaban la grasa extraída para comercializarla en el extranjero por un valor de 15 mil dólares; indicando, además, que estos asesinos operaban desde hace treinta años en la zona. Prueba de ello sería el rústico laboratorio y los 17 litros de grasa encontrados.

Sin embargo, El Comercio -en su edición del útimo viernes- recogió la opinión del decano del Colegio Médico del Perú, Dr. Julio Castro, quien aseveró que, aunque es posible extraer la grasa humana y conservarla a 8°C, era altamente improbable que eso rindiera algún beneficio económico, por cuanto no hay compradores y porque la extracción artesanal de dicho tejido contiene impurezas que la hacen inservible. Así que algunos medios, como Enemigos Íntimos o Punto Final, ya especulan que esto sería un montaje para magnificar un ajuste de cuentas en el valle del Monzón, una convulsionada zona azotada por el narcotráfico y el terrorismo. Sigue leyendo

Un (desafortunado) viaje con gorreo

[Visto: 756 veces]

Lucio se impacientaba mientras miraba el horizonte de la pista, esperando la combi que pasar por allí. Había tenido un pésimo despertar peleándose con su enamorada, dejando de desayunar y con la camisa un tanto arrugada del intento de planchada a cinco minutos para salir de casa.

Tras algo más de cuarto de hora, él vió uno de esos achatadas unidades, casi lleno. Aún así, levantó la mano y corriendo, como si se le acabara el aliento, entró por la pequeña puerta. Sudando frío, no le importó tener que soportar parado parte del trayecto ni la evidente incomodidad de las otras personas que sufrían aprietos y sofocos.

Luego de un largo trecho, él acertó a encontrar asiento en el final de la combi. “Pasajes”, anunció el cobrador, tomando las monedas de cada pasajero. Lucio buscó en su billetera y sólo encontró una de cinco soles, y se contrarió porque, si entregaba el metálico, recibiría de vuelto sólo tres y no los tres ochenta que deseaba.

Entonces, decidió hacerse el loco si pasaba por su sitio el hombre de los tickets. A su lado, dos jóvenes parecían ajenos a su treta. El cobrador pasó, Lucio hizo su plan y no pagó, el engañado volvió adelante y llegó el momento de bajar. “Esquina baja”, pidió todo fintoso de haberse salido con la suya.

En ese momento también salieron los dos despreocupados muchachos. Lucio ya se regodeaba de su fortuna cuando sintió un puñete en la mandíbula. Quedó aturdido un rato y, cuando despertó, se tocó los bolsillos. Desesperado, empezó a maldecir al no encontrar su billetera: el gorreo le había salido caro. Sigue leyendo

Otra vez Andrés: SUTEP y MINEDU chocan por irregularidades en examen de nombramiento

[Visto: 2476 veces]

A través de su secretario general Hammer Villena, el Sindicato Único de Trabajadores en la Educación del Perú (SUTEP) denunció que antes del examen de nombramiento del último domingo 15 se estaban vendiendo copias del documento y su respectivo solucionario a precios de mil y tres mil nuevos soles, respectivamente. Además, el dirigente gremial indicó que pedirá a la Comisión de Educación del congreso que se plantee la interpelación del ministro del sector, José Chang, por los presuntos actos irregulares.

Sin embargo, el viceministro Idel Vexler afirmó que la denuncia realizada carece de sustento ya que los cuestionamientos al proceso comenzaron dos horas después del inicio de la evaluación, y consideró que esto parte sólo del hecho de la oposición del gremio de maestros y del Colegio de Profesores a la Ley de Carrera Pública Magisterial. Por lo que, a su parecer, al no haber señales de vicio, no corresponde al Ministerio de Educación (MINEDU) iniciar investigación alguna.

De ser cierto lo que opina Vexler, es posible que estas irregularidades sean maniobras de malos docentes contra un instrumento necesario como es dicha ley educativa. Pero, en aras de añadir transparencia a una prueba considera un éxito por el viceministro (más de 200 mil profesores inscritos para rendirla), sería bueno afrontar las necesarias investigaciones que determinarán si hubo o no plagio en el mentado examen. Sigue leyendo

La muerte del vampiro (parte final)

[Visto: 862 veces]

(viene de la parte cuatro)

“Esta confesión será suficiente”, se mostró Contreras satisfecho con lo logrado. De pronto, se puso serio ya que debían tener un buen plan para atrapar a Enio. “Y tú me vas a ayudar”, señaló a Sergio, quien no daba crédito a las palabras del hombre calvo. Gómez se rompía la cabeza pensando cómo engañarían al vampiro, mas Contreras lo tranquilizó con un simple “ya lo verás”.

El detective manejaba el carro con el ceño fruncido. simplemente no entendía cómo se había dejado convencer por Contreras para hacer la captura con tan sólo una jeringa y una corazonada. “Estas criaturas son muy predecibles”, dijo el hombre calvo, para quien estudiar durante treinta años las rutinas era la clave de que Enio aparecería en el lado sureste de la ciudad.

Lllegados al punto, el hombre calvo miró para la esquina: “ahí está”, murmuró. En efecto, una mujer esperaba en el paradero sola… aunque no por mucho porque percibieron el arribo de El Maestro. Contreras le dio un apretón de manos al detective. “No creo que sobreviva, así que me despido”, habló el hombre calvo. Gómez le sonrió y súbitamente sus ojos se nublaban al caer adormilado.

Contreras se apresuró y quiso atacar con la jeringa a Enio, quien soltó a su presa y, sujetando del cuello al hombre calvo, gritó: “¿sangre contaminada? ¿ese es tu plan para acabar conmigo?”. El vampiro lo arrojó al piso y quiso ir tras la mujer, pero vio que se le había escapado. “No me quedaré sin comer, así que hoy morirás”, aseguró tajante y mordió al hombre calvo.

Contreras le sonrió cachosamente al tiempo que su vida se apagaba. Se desplomó mientras Enio saboreaba la sangre de su enemigo. Fue entonces que quiso retirarse del lugar y se sintió débil. Cayó de rodillas y vio un papel que sobresalía del saco del finado, el cual leyó y lo dejó atónito en aquel sitio.

Eran las 5:45 am y Gómez despertó del somnífero, viendo por la ventanilla al vampiro, sentado, y a su lado un cuerpo inerte. Corrió y apuntó con su arma a Enio, quien no opuso resistencia. Le entregó el papel al detective y empezó a quemarse con los primeros rayos del sol. Luego que se hizo cenizas, el detective leyó la hoja, la misma que tenía un diagnóstico médico: Contreras estaba enfermo de VIH. Sigue leyendo

Justificada indignación por agente peruano espiando para FF. AA. chilenas

[Visto: 924 veces]

La dignidad no fue impedimento para que el agente de inteligencia de la Fuerza Aérea del Perú, Víctor Ariza Mendoza, haya espiado para las fuerzas armadas chilenas a cambio de sumas de dinero, montos de 3 mil dólares mensuales por supuesta necesidad económica, que se depositaron en su cuenta corriente. El delator, un suboficial de la FAP, sacó del anonimato al mal elemento al tratar de captarlo para realizar dichas labores.

Ariza, quien se había laborado en la embajada peruana en Santiago de Chile en el 2003, estaba siendo buscado por las autoridades, según precisó el Ministerio de Defensa, bajo los supuestos cargos de traición a la patria. De ser hallado culpable, el suboficial enfrentaría una pena máxima de 35 años, y no la pena de muerte. Al respecto el abogado Luis Lamas Puccio precisó que la ejecución sólo sería bajo el supuesto de estar en un conflicto bélico.

Esta revelación ha causado un hondo malestar en el Ejecutivo, lo que se demostraría por el súbito cambio de agenda del presidente García en su gira asiática, donde canceló entrevistas con medios y dignatarios. Y no es para menos: la codicia desmedida puede convertir en un vil truhán a una persona al punto de perder su patriotismo. Lo cual nada bien hace a este sujeto, como es venderse por un plato de lentejas. Sigue leyendo

El bailarín del quiebre

[Visto: 706 veces]

Sentados en la vieja banca de madera, Jorge y Aurelio recordaban aquellos gloriosos tiempos cuando se escapaban del colegio y buscaban las canchas vacías donde jugar con la pelota. En aquellos días sólo eran un par de mozalbetes que, a pesar de sus vicisitudes, las dejaban de lado jugando al toque, el quite y el remate en cualquier cuadrado de cemento o algún extenso pasto. De pronto, vieron aparecer por el sendero a su amigo Vásquez.

“Miren quien viene”, confirmó Jorge, y los tres echaron a reír mientras Vásquez se acomodaba en la grada. A él no se le tenía por muy habilidoso en su juego, más dedicado a defender y a rechazar que a crear pinturitas con la bola. “¿Aún te acuerdas de aquella vez que te ganaste el apelativo de “El Bailarín”?”, preguntó seguro Aurelio. Vásquez afirmó con la cabeza. A pesar de ser una persona amable, era siempre poco dado a conversar, pero la memoria se abrió y dio paso a su relato:

En aquella ocasión, si mal no estoy, jugamos en esta cancha en equipos de cuatro, porque el espacio nos pareció muy chico y no había mucha gente. Aurelio jugó en el equipo de Manongo y yo junto a Germán. Era un partido como cualquier otro, de idas y vueltas, de goles lindos y también horrorosos. Perdíamos, volteábamos el resultado, y nos lo volvían a voltear. Finalmente, nos pudimos poner en ventaja después de un rato y tomamos el trámite con más calma.

Fue en eso que, Aurelio perdió un balón, lo recogí y me fui directo a la portería. Y allí estaba Manongo, todo altivo y sereno, preparado para tapar el tiro que iba a sacar. Sin embargo, en vez de patear, hizo el amague para la derecha, de manera que Manongo tuvo que moverse para el otro lado, momento que le alcanzó a Aurelio para llegar al arco y ayudarlo. Pero cometió el error de dirigirse al mismo lado que su amigo, así que cuando fueron a buscar tapar de nuevo el tiro, el amague a la izquierda los sorprendió.

Tan sólo me bastó el movimiento de cadera para acomodarme y colocar el tiro que a la postre significó que perdieran el partido, porque estaban cansados y eso les bajoneó el ánimo. Fue entonces que Germán todo exclamó “¡Qué tal baile!” y desde entonces me quede con el susodicho apodo. “¿Y ahora bailas?”, inquirió Jorge. “Depende de a quienes hice el quiebre”, dijo El Bailarín y echaron todos a carcajear. Sigue leyendo