El heladero Juan (capítulo final)

[Visto: 323 veces]

(viene del capítulo anterior)

Juan condució hasta su guarida. Bajó del camión y entró en la vieja casa que tenía por hogar. Los policías bajaron sigilosos del auto y comenzaron a caminar tranquilamente hacia allí, hasta que unos tenues gritos provenientes de la vivienda los alarmaron. Empezaron a correr y uno de ellos rompió el pestillo de la puerta de un solo patadón.

“¡Quieto carajo!”, ordenó uno de ellos apuntando con su arma y encontrando a Juan en ropa interior en la sala. El otro se acercó hasta su habitación: encontró atado y llorando al niño desaparecido. El oficial desató al niño y lo sacó fuera de la vivienda, mientras el otro sometía a Juan tirándolo al suelo para enmarrocarlo.

Juan fue condenado por secuestro y abuso de menores: el testimonio de don Arturo fue clave para condenarlo. Por su parte, el viejo heladero ya no quiso retomar su trabajo y se jubiló. El camión de helados dejó de pasar por la calle y muchos de los niños de entonces se mudaron: treinta años después, sólo quedó José, viviendo entre la alegría y el dolor, para recordar esa época que ya no volverá.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *