El café frío

[Visto: 379 veces]

Hoy he recordado

sentado en la silla,

junto a la blanca mesa,

la taza de café servida.

He recordado mil veces

esa llamada mía

y el tono de voz tuya

que insegura me respondía.

Que se te hizo tarde,

que te esperara,

que llegabas pronto,

que en cinco minutos estarías.

Y por extraña bondad

o extrema ingenuidad,

no te contradecía

y sentado esperaría.

Hasta que el tiempo pasó,

el viento sopló,

una lágrima cayó

y el tibio café se enfrió.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *