Antes de los 28 (capítulo once)

[Visto: 391 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Bien Nico, sólo te pido que vayas a ese kiosko que está abierto y me compres una cajetilla de cigarros”, dijo el guía y le entregó algunas monedas. Nico se apresuró en cruzar la calle pero el viejito del kiosko se demoraba en entregar la cajetilla. Un poco inquieto, miró hacia donde estaba Dante. Como si se mirara en un espejo, vio a alguien que era idéntico a él.

Por la forma cómo sonrió, se dio cuenta que Dante, usando sus poderes mágicos, se había disfrazado de Nico y ahora espera su destino. Una camioneta negra apareció furiosa desde la entrada de la calle y se estacionó justo frente a Dante. Bajaron dos personas fornidas y comenzaron una pequeña discusión. Las palabras pronto fueron historia: uno de los desconocidos sacó un arma y disparó.

Los hombres volvieron a subir a la camioneta y huyeron de la escena. Nico quedó desolado. Aún sin poder creer lo sucedido, caminó lentamente hasta donde yace el caído. Dante, aunque malherido, intenta decirle algo. Acongojado por el crimen, Nico acerca su oreja hasta los labios del moribundo. “Recuerda… recuerda lo que pasó ese día”, dijo Dante con dificultad antes de callar.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *