Entre Emi y Rodri: sentimientos a distancia

[Visto: 520 veces]

(viene de la historia anterior)

Rodrigo bajó del taxi una vez que llegó a su casa. Miró otra vez la mancha de labial que había quedado en su camisa, intentando comprender el por qué tuvo que ser tan idiota aquella noche con Emilia y, sobretodo, con su enamorada Giuli, que en realidad ya no lo era.

Ante sus padres, sólo le quedó difícilmente disimular su mal rato, mientras su padre comenta orgulloso “que su hijo ya es todo un hombre”, al descubrir la mancha rojo carmesí, la misma de la cual su madre se queja tiernamente por tener que lavarla.

El chico estudioso terminó de cenar y se fue a su habitación. Agarró su celular y llamó a Emilia. Una. Dos. Tres veces. El buzón de voz fue lo único que escuchó del otro lado. “Tranquilo, seguro se fue a dormir ya o salió con sus amigas”, intentó aliviarse el pensamiento con esa inútil frase.

Se fue a dormir imaginando que mañana, cuando la encontrara por la universidad, podría explicarle bien su patética reacción. Pero realmente no tuvo suerte: la llamó pero el buzón de voz siguió contestando, en las clases no estuvo, se dirigió a los salones de estudio pero no la halló.

Se le volvía preocupante tener que pensar en ella y, al mismo tiempo, buscarla cuando debía estudiar para los finales de la próxima semana. Cuando quiso dar por finalizada su pretensión, la vio que venía en dirección opuesta.

Emilia se dio cuenta de su presencia y se dio media vuelta para salir por otro lado, pero Rodrigo no perdió otro segundo y corrió detrás de ella. La alcanzó y la sujetó del brazo, mas no fue necesario. En su rostro se notaban los ojos enrojecidos por las lágrimas del despecho.

“Rodri, sorry… hoy no”, fue toda la contestación que ella pronunció, pero fue suficiente para dejarlo a él, parado y perplejo en aquel sitio, mientras ella se alejó a paso lento y con la cabeza gacha.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *