Secretos de audio (capítulo diez)

[Visto: 534 veces]

(viene del capítulo anterior)

La sensación de agobio en Octavio Ávila era impresionante: sentado sobre su sillón, el nerviosismo era evidente en su cara mientras llama a sus poderosos contactos, sus antiguos amigos de conveniencia, de los que sólo escucha excusas y silencios.

“Tenemos que irnos señor”, le señala su secretario, tan nervioso como su jefe, al abrir la puerta de su despacho. El otrora influyente miembro del directorio de la empresa editorial, responsable de la impresión del diario donde laboró Pepe, ahora escapa bajando raudamente por las escaleras.

Logra llegar hasta su auto de lunas polarizadas. Su secretario, y además chofer, conduce hacia su casa pero, a pocas cuadras de su destino, apaga el motor y abandona el auto a toda prisa. “¿Qué carajos pasa aquí?”, se pregunta con prepotencia al bajar del auto.

Unas cuatro patrullas lo cercan y los policías le apuntan con sus armas. Ávila sube sus brazos para evitar un tiroteo. Finalmente se acerca un oficial y lo coge por las manos. “Octavio Ávila, alias ‘Manchego’, queda usted detenido”, proclama el oficial mientras lo lleva esposado hacia su patrulla.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *