El hombre en la capucha: Que Dios te perdone, Ciudad Tejeda (capítulo seis)

[Visto: 645 veces]

(viene del capítulo anterior)

“Hey, hey”, fue despertado el noqueado por la joven. “¿Qué sucedió?”, se sorprendió él. “Un tipo me secuestró y amenazó con matarme si no lo ayudaba a conseguir un auto”, inventó Mirella, con gesto desesperado, “lo siento mucho”.

“¿Y dónde está ese tipo?”, preguntó el conductor. “Justo ha entrado al bar a beber”, le indicó ella, “¿qué quieres hacer?”. “Le daré su vuelto”, respondió vengativo. Mirella y el tipo ingresaron al bar. “Él es”, le indicó ella a un hombre alto y fornido.

A pesar de la apariencia del supuesto secuestrador, el tipo no se amilanó. “Espera aquí”, le dijo, adelantándose hacia el hombre fornido, que departía en una mesa junto a un par de amigos. Sin mediar palabras, el conductor le propinó un derechazo y lo derribó, provocando la reacción de los otros dos.

Se armó una pequeña trifulca, que pronto se extendió a otras mesas. Este momento fue aprovechado por Neto y Jano para pasar desapercibidos por el bar. Alcanzaron a Mirella y se dirigieron a los servicios higiénicos. “No cambias”, una voz familiar le habló a Jano por detrás.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *