La puerta que cruzas (capítulo dieciocho)

[Visto: 93 veces]

(viene del capítulo anterior)
El médico se acercó hasta Arminia y se la llevó aparte luego que supo que ella era la madre de Alfredo. Lorena se quedó ansiosa por la respuesta hasta que vio que su amiga volvía por el pasillo llorando a mares. Trató de acercarse para consolarla pero la señora rehusó con fuerza. “Déjame tranquila”, gritó Arminia y por poco la golpea.
Unas enfermeras la sujetaron y estuvieron con ella hasta que se tranquilizó. Luego la enviaron a su casa en un taxi. Un rato después, Lorena se acercó al médico y este le confirmó que Alfredo falleció unos minutos antes. Lorena decidió salir y encerrarse en su auto. Allí, sola y sin que nadie la moleste, pudo llorar todo el dolor que tenía acumulado. Luego que dejó de llorar, siguió sentada hasta que se tranquilizó.
Condujo hasta su casa sin sobresaltos. Luego de guardar el carro, se dirigó a la sala. Nicole la esperaba allí desde hace horas. Vio su estado lamentable y le preguntó qué había pasado. Cuando Lorena le confesó lo pasó con Alfredo, Nicole se desmoronó y, llorando, cayó de rodillas. Madre e hija lloraron juntas de nuevo hasta que se cansaron.
(continuará)
Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *