Indiscretos (capítulo final)

[Visto: 416 veces]

(viene del capítulo anterior)

Esa noche, el celular de Casiopea no deja de sonar. El rumor se ha extendido a la mayoría de sus amigas, poniéndola seriamente hastiada. “Ya basta por favor, ¡no quiero hablar del tema!”, le responió agresivamente a una de ellas y cortó sin chistar. Alberto, que la había acompañado a su casa otra vez, se sorprendió de su actitud y se dirigió hacia la cocina.

Ella, sintiéndose mal por lo ocurrido, empezó a llorar y tapó su cara con sus manos. Luego de algunos minutos, sintió la mano de Alberto sobre su hombro derecho. Ella bajó sus manos y lo miró. Él me mostró presto a consolarla y le trae un vaso con agua. Casiopea sonrié un poco y bebe unos sorbos. Él se sienta a su lado y le acaricia sus cabellos. “No importan los demás. Sólo hazle caso a tu corazón”, fue su escueta frase de aliento para Sio. 

Sio se acercó a él y lo abrazó con mucha fuerza. Luego lo miró y se confesó: “sí, quiero estar contigo”. Y sin agregar más, lo besó con hartas ganas. Alberto la miró con una sonrisa, la tomó de su mano y le pidió que salieran. Sio le preguntó a dónde la llevaría. “A donde seamos indiscretos”, dijo él y ella sonrió también y le siguió sus pasos.

Caminaron sin rumbo fijo hasta que dieron con un parque poco iluminado. En medio de los arbustos, se besaron otra vez y dieron rienda suelta a su amor. 

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *