La cueva del duende (capítulo cinco)

[Visto: 430 veces]

(viene del capítulo anterior)

A pesar del sobresalto que le causó esa pesadilla, Jorge no le dio mucha importancia. Siguió con su rehabilitación física y, luego de dos meses, se sintió recuperado lo suficiente como para escalar de nuevo. Rosa se alegró con la noticia y le preguntó dónde quisiera realizarlo.

“Volvamos al sitio de mi caída”, dijo Jorge muy seguro de sí. Aunque ella no estaba muy de acuerdo con su decisión, prefirió apoyarlo. El fin de semana empacaron y se dirigieron hacia las montanas. En el campamento, los demás escaladores le dieron la bienvenida. “Espero que estés listo para el reto”, dijo uno de ellos.

“Más que listo”, respondió él. Como quisieran cuidar su integridad, lo enviaron junto con el último grupo. Tras un par de horas de subida, Rosa, que iba con el grupo de avanzada, se quiso comunicar con él. Como no recibiera respuesta, intentó con el comunicador del líder del grupo de rezagados.

“Lo estamos buscando, no tengo idea de dónde se ha ido”, respondió el escalador, creando en ella la desesperación.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *