Tiempo de venganza (capítulo siete)

[Visto: 413 veces]

(viene del capítulo anterior)

En medio de su despertar, Eduardo escuchó la voz de Ricardo que le decía: “No soy quien crees que soy”. Para cuando leyó el papel, habían pasado varios minutos desde que su pupilo salió de aquella habitación vacía: el efecto del sedante fue muy fuerte.

Cuando se sintió más pleno en sus facultades, Eduardo empezó a tantear las losetas golpeándolas o viendo si fueron quitadas anteriormente. De esa forma, fue dejando atrás las traicioneras y avanzando con mayor seguridad. Llegó a la última loseta antes de la puerta.

Hubiera preferido simplemente saltarla, pero no había llegado lejos confiando en instintos. Hizo lo mismo que con las losetas anteriores y, al ver que era seguro, la levantó. Al voltear la loseta, encontró un papel escrito: ese que contiene la verdad sobre Ricardo.

(coninúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *