La cueva del duende

[Visto: 394 veces]

Jorge salió del campamento para escalar las formaciones rocosas cercanas. Sin embargo, el clima se había tornado un tanto hostil. Una estaca mal clavada y un pie tembloroso se combinaron con un fuerte viento, quedando de cabeza hacia el suelo. Sacó su chaveta y cortó la soga que lo sostenía, cayendo sobre una de las salientes.

Adolorido en la espalda, Jorge toma unos momentos para recuperar el aliento. Se da cuenta que el inesperado viento sigue arreciando, así que busca un lugar donde guarecerse. Encuentra a pocos metros una cueva que no había divisado antes, y se introduce allí.Aún jadeante, empieza a revisar sus heridas.

Se quita el polo y lo rompe en tiras para vendarse los rasguños más profundos y sangrantes. De pronto, empieza a oir algunos gemidos que provienen del interior de la cueva. “¿Hay alguien ahí?”, pregunta y los gemidos cesan. Inmediatamente escucha unos pasos que se acercan en tropel. Jorge lanza un grito que se ahoga en la extensión de las montañas.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *