Proyecciones macabras (capítulo final)

[Visto: 578 veces]

(viene del capítulo anterior)

Eduardo esperaba agazapado en el matorral. Había llegado temprano a ese pequeño bosque para ubicar el claro entre la vegetación donde se produciría el fatídico encuentro. Luego de un rato, vio llegar a Susana, quien parecía no estar consciente de lo que sucedería. Iba a advertirle, pero detrás venía Guillermo, mostrando una tenue sonrisa.

“Y bien”, le preguntó ella, “¿de qué quieres hablarme aquí?”. “Mira hacia allá”, le dijo indicándole el matorral. Susana se volteó, momento que aprovechó Guillermo para sacar un bate de béisbol de su mochila. “Acá no veo nada”, respondió volviendo a mirarlo, cuando recibió el fuerte golpe en la cabeza que la derrumbó sobre el campo.

“Ni volverás a ver”, amenazó levantando otra vez el arma para lanzar un golpe final. Entonces, Eduardo salió de su escondite y, con un puñetazo certero, derribó al sorprendido atacante. “Detente”, le suplicó Guillermo al verse superado por el impulso agresivo de su antes amigo. Exhausto, levantó el bate sobre la cabeza sangrante de Guillermo.

“Por favor, no lo hagas”, exclamó jadeante el herido, “ella es…”, y no pudo terminar la frase porque el batazo de Eduardo lo calló para siempre. Luego, se dirigió a auxiliar a Susana; sin embargo, ella ya se había incorporado y esbozaba una sonrisa malévola. “Hubieras escuchado a tu amigo”, fue lo único que dijo antes que la sangre de Eduardo se derramara sobre el claro.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *