La nota en el puente (capítulo cuatro)

[Visto: 1038 veces]

(viene del capítulo anterior)

Gerardo la consoló, aunque no entendía muy bien por qué ella afirmaba eso. “Quizá aún está perturbada”, pensó para sí mientras le secaba sus últimas lágrimas. “A pesar que no sepa bien qué buscas, te ayudaré”, fue la respuesta que dio. Entonces, Malena empezó a revisar uno por uno los cajones de la cómoda.

Luego de un rato, desordenando el cajón inferior, halló un pequeño cuaderno. Al leerlo, comprendió que era el objeto indicado: en las hojas, Alberto describía sus pensamientos de los últimos meses. Ella pasó rápido algunas hojas más, topándose con un problema inesperado. Ante el alboroto, Gerardo se le acercó.

“¿Encontraste algo?”, le preguntó él con aire de fracaso. “Hay un diario aquí, de tu hermano”, le señaló su descubrimiento, “pero está incompleto: le faltan unas páginas arrancadas”. Malena, entonces, decidió irse. “¿Te vas tan rápido?”, se sorprendió el gemelo. “Sorry, seguiremos en contacto”, salió ella presurosa…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *