Proyecciones macabras (capítulo diez)

[Visto: 644 veces]

(viene del capítulo anterior)

“¿Tú también fuiste salvado?”, le preguntó Eduardo a Guillermo al día siguiente. Él lo negó moviendo la cabeza de un lado a otro. Le contó que era un don que le fue otorgado desde su nacimiento. “Obviamente se te transfirió cuando te salvé”, explicó el inusitado hecho, “y eso que no muchos lo comprenden”.

Cuando le confesó que, de a quienes transfirió su don, la mayoría murió o se suicidó a los pocos días, Eduardo quedó muy sorprendido. “Tú eres diferente, puedes entenderlo”, se lo dejó en claro el vidente. Luego de un rato, Guillermo le preguntó si ya había visionado las imágenes de su nueva premonición. Eduardo le contestó afirmativamente.

“Entonces, nos vemos dentro de cinco días”, se despidió el otro. Como acordaron, ambos se vieron en el parque aquel miércoles. Guillermo esperaba tranquilo. Corriendo presuroso, Eduardo apareció en la escena. “¿Reconociste quién era?”, le inquirió ansioso al recién llegado. “No, pero sí el dije en su mano”, respondió Eduardo, “se trata de Susana”…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *