Entrevista en la casa gris

[Visto: 610 veces]

Había colgado el teléfono aquel miércoles por la tarde y no podía estar más contento. Había concertado una entrevista al día siguiente con el misterioso escritor Daniel Valera, conocido solo por sus relatos que lindan con lo extraordinario. Y es que Valera era tan furtivo que nadie encontraba su domicilio. Hasta hoy, en que tras una larga y disuasiva conversación, aceptó conversar.

“Venga solo”, dijo la voz en el teléfono, “y no le diga el secreto a nadie más”. Decidí cumplir al pie de la letra su palabra, porque me enteré por colegas que cometieron esa infidencia y pagaron con una página en blanco el no hallar el lugar, o no hallarlo a él. Aquella noche no pude dormir muy bien de lo entusiasmado que estaba por obtener la primicia.

Aquella mañana, cerca de las diez, me encaminé con paso firme hacia mi destino. Llegué a la calle D… y empecé a buscar el número que me había dado. Mi alegría se tornó en decepción cuando miré la casa: la pintura cubierta de polvo, los vidrios rotos, la maleza abundante. Tenía toda la impresión de estar abandonada desde hacía mucho tiempo…

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *