Los dos lados del espejo (capítulo final)

[Visto: 810 veces]

(viene del capítulo anterior)

Bruno despertó del letargo y miró a su alrededor. “¿He vuelto?”, se dijo incorporándose, momento en el que unos brazos le rodearon el cuello. Era Noelia, que había quedado impactada por el extraño fenómeno. Él sonrió. “Estoy en casa”, pensó para sí y luego la besó.

Bruno se incorporó. Aún se encontraba algo mareado cuando Leslie se acercó a él. “¿Te sientes bien?”, le preguntó mientras acariciaba su rostro. “Sí… estoy en casa”, le contestó dibujando una sonrisa. Luego la abrazó fuerte durante unos eternos segundos.

“¿Nos vemos mañana?”, preguntó Noelia. Bruno asintió con la cabeza al tiempo que ella se alejaba. Del otro lado Leslie, ya más tranquila, le dijo que tenía cosas por hacer. “Ve, nos vemos mañana”, dijo Bruno. Ambos muchachos vieron para el piso, posando sus miradas en los martillos que iban a utilizar.

El espejo parecía otra vez tan sólo un mueble. Bruno se acercó y lo observó con cierta tristeza. “Aunque en distintos espacios… tenemos la misma conciencia… Ya no te necesito”. Dicho esto, los martillos quebraron la superficie del espejo, cuyos pedazos quedaron esparcidos por el suelo mientras su poder mágico, en una gris incandescencia, de súbito se desvaneció.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *