Esfuerzo y resultado

[Visto: 820 veces]

No siempre lo que miro son brumas tapando mi horizonte. Alguna vez vi al sol tratando de sojuzgar a las fieras nubes del otoño. Es en esos momentos cuando noto que toda la seguridad que muestro a mis creencias se hace añicos. Sería torpe si digo que tal seguridad era ideológica puesto que a nadie hoy en día le interesa fundamentarse en una ideología. Yo tampoco. Sin embargo, me abrazo a la discreta certidumbre sobre lo que tienen que ser y cómo deben ser las cosas.

Porque, opiniones aparte, la contradicción de este mundo sobrepasa todo conocimiento recolectado y estructurado: creemos que podemos vivir de un modo siempre, pero la vida contiene nuestra pretensión y destroza todos aquellos hábitos que un día consideramos imperecederos. Muchas veces las personas se lastiman intentando restaurar épocas perdidas y, otras más, nos emociona saber que el infructuoso resurgir ha creado un nuevo tiempo.

¿Qué sucederá el día que ese esfuerzo se apague o su resultado carezca de sentido? Creo que nadie ha considerado en su total dimensión esa situación; y si esa falta se presenta, es gracias a que ese esfuerzo siempre se renueva y ese resultado siempre satisface. En definitiva, sólo un fin del mundo puede acabar con estos dos factores. Muchos están convencidos, de una u otra forma, que este asombroso e infortunado acontecimiento sucederá pronto. A pesar de ello, no parece que los esfuerzos o sus resultados conduzcan a evitarlo. Eso lo considero penoso y, aún más, amargo. (11-10-2008)

(Esta fue la última reflexión de mi amigo Luis, probablemente la más sombría que hay escrito jamás. Y quizá la más inspiradora, porque me ha impulsado a vivir, vivir en el incesante esfuerzo de escribir el texto que, al ser leído, satisfaga). (02.08.2009)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *