Archivo de la categoría: Tunantada

Los Reyes Magos anuncian el 20 de enero

Tunantada

JUSI TAKIY, Chuto Tayta

Ha terminado la Pascua de Reyes, ya han pasado dos semanas del solsticio de verano y se comienza a sentir el calor. Entonces recuerdo la infancia con los primos, corriendo por la casa del abuelo, jugando con los regalos recibidos durante la adoración al Niño Dios en la Epifanía de los Reyes  Magos, esos buenos Reyes que también nos trajeron regalos; saltando por las veredas, siempre altas pues las lluvias pueden inundar las calles; y caminando a la plaza Santa Isabel por las calles Arica o Acolla para comprar pancito o unos dulces en la bodega. Por supuesto, también compartíamos con los primos un poco de machica con azúcar, unos tumbos, unos alfajorcitos o bizcochuelos en cantidades generosas para recuperar las energías por las correrías de niños en plenas vacaciones por el Barrio de la Libertad. Barriu la Libirtad-pita shamulaa.

También me invade una mezcla de alegría y nerviosismo pues nos acercamos a las cuatro semanas después del solsticio de verano y en nuestra querida Jauja se piden lluvias que aseguren las cosechas del año, y si las lluvias ya llegaron es momento de agradecerlas. Takiy gustamah kala masyadu.

Voy a revisar mi vestuario para bailar por esa lluvia tan necesaria para la siembra, pero también por esa lluvia emocional que nos embarga de amor o desamor en cada acorde de violín, arpa y saxo, a la cual  todos conocemos como “sentimiento”. Llapanta hushayki, mi shunqu.

Presuroso busco unas bolsas en el armario del cuarto de mi pequeño hijo, y luego de desordenarlo un poco, encuentro la huatrila y el chaleco negros con ligeros bordados de colores y ribetes de raso en color fucsia, me pruebo el chaleco y como todos los años vuelvo a pensar si lo llevare al sastre para ajustarlo y usarlo ceñido total hoy los sacos y chalecos de vestir así se usan, pero ese chaleco suelto sigue teniendo su encanto, así que será para el otro año. De igual forma, vuelve a surgirme la idea de usar una huatrila pintada como nuestras bellas llikllas shawshas pero eso también será por otro año.

Encuentro, la bolsa, de lo que hoy llaman, accesorios, primero veo mi elegante sombrero tipo tongo negro con sus cintas multicolores, que se ha convertido en el accesorio mas usado en eventos oficiales. Luego mi corbata negra, que no se si cambiarla por la fucsia, probablemente termine bailando con una de las que llevo al trabajo. De pronto, encuentro la hermosa mascara de piel blanca y con esa expresión tan singular que nos hace a todos tan parecidos y diferentes cuando danzamos en la Histórica Plaza de Yauyos. Siempre es momento de pensar en una máscara nueva, pero nos une un afecto tan grande que posiblemente tengamos que cambiar de vestuario o de personaje si queremos usar una máscara diferente.

Y ahora, como iluminadas con luces multicolores que representan las flores de nuestro hermoso Valle, encuentro las mangas, que según me han dicho es lo mas Shawsha de nuestro vestuario, se usaron mucho para el trabajo agrícola durante cientos de años, así que las reviso con mucho orgullo y recuerdo a nuestra hermosa Ciudad Fortificada de Siquillapucara en el Distrito de Tunanmarca y sus valeroso guerreros que lucharon contra Capac Yupanqui en 1,200 d.C. Así que en ese momento los flujos sanguíneos de mi origen shawsha transitan con mayor velocidad y hacen latir intensamente mi corazón.

Finalmente encuentro mis botas y fuete de cuero, que me hacen recordar al “Caballo de Paso” orgullo de la costa peruana, pero que también vive o se pasea por tierras shawshas, aunque debo reconocer que las botas las he usado algunas veces para salir a pasear en motocicleta durante las noches limeñas y vuelve a mi mente esa idea de subir un 21 de enero a las 3:00pm a la plaza en una motocicleta cruiser, con la mejor cuadrilla y orquesta, total nuestra tunantada también se va globalizando y evolucionando pero sin perder su esencia shawsha.

Antes de terminar de arreglar mi vestuario para salir presuroso a la estación de buses y poder llegar a tiempo a la misa del 20 de enero, recuerdo a nuestro San Sebastián, quien fue un atlético soldado romano, gran lanzador de flechas y mártir cristiano que vivió en los años 200 d.C. y a San Fabián, nuestro vigésimo papa de la Iglesia Católica, quien murió un 20 de enero del año 250 d.C. en la época de las persecuciones a los cristianos por el Imperio Romano. Y agradezco a Dios por cada oportunidad que nos da de vivir y revivir nuestra amada Danza de la Tunantada, Patrimonio Cultural de la Nación.

Ñahishmanmi kutimushah!!!!

 

JUSI TAKIY

Chuto Tayta

 

Sigue leyendo

Exordio necesario

75 aniversario del Centro Jauja

Centro Jauja

Darío Núñez Sovero

El “Centro Jauja-Erasmo Suárez Zambrano” es la institución tunantera más antigua de la provincia de Jauja. Su fundación institucional se remonta formalmente hacia el año 1939, aunque hacía fines del siglo XIX, los antiguos cultores y fundadores de nuestra entidad, ya se habían nucleado en lo que posteriormente sería ésta. Desde entonces, a la fecha, han transcurrido 75 años de una vida activa e intensa, salpicada de innumerables anécdotas que han hecho de sus integrantes personajes de especial gravitación en nuestra ciudad.

Es, desde el punto de vista histórico, el “Centro Jauja”, el hito fundacional de una tradición que, con el tiempo, se ha forjado como una de las más grandes expresiones de nuestra identidad: la tunantada. Demás está decir que a partir de nosotros, y lo decimos con respeto y un discreto y disimulado orgullo, se forjaron las demás entidades que cultivan esta nuestra añeja costumbre, dentro y fuera de nuestra jurisdicción.  Como toda obra humana, existen responsables para que nuestra tunantada haya cobrado una vigorosa realidad en nuestro tiempo y en este aspecto es necesario recordar los afanes fundacionales de la familia Suárez Zambrano. Ellos, primero el padre y venerable  patriarca don Pablo Suárez Núñez y luego los hermanos Erasmo y Guillermo, supieron otorgarle a nuestra tradición expresada en fiesta, el condimento necesario con el que ahora la conocemos, y que en el decurso del tiempo ha capturado los ojos del Estado, tanto que la ha al  declarado como Patrimonio Cultural de la Nación. Para explicar la historia y el decurso de nuestra tunantada hay que vincularlo, necesariamente, con la historia del “Centro Jauja”. Por ello es que, estas Bodas de Diamante institucionales constituyen, por igual, una brillante oportunidad para revisar una porción significativa de la historia de nuestra cuatricentenaria ciudad.

Lo expresado anteriormente no es una afirmación banal ni presuntuosa. Baste saber que   sus tiempos germinales se vieron interrumpidos cuando el país hubo de confrontar la infausta Guerra del Pacífico y nuestros tunanteros, concientes de los peligros de la patria, hubieron de alinearse en las trincheras del fuego.  Baste, también, releer pasajes de la laureada novela autobiográfica “País de Jauja” del novelista Edgardo Rivera Martínez para darnos cuenta de cómo nuestra tunantada fue moldeando pacientemente el alma colectiva de los xauxas, justamente a través de las inspiraciones musicales e interpretaciones orquestales del Conjunto tunantero de los hermanos Suárez Zambrano (aún cuando figurativamente el autor no dice el nombre de “la cuadrilla”). Baste saber, por otro lado, que los mejores intérpretes de nuestra danza fueron cultores que se iniciaron en las decenas de promociones de nuestra institución: allí están danzando nuestros ancestros en los barrios de La Salud, Huacllas y La Libertad y evocar estos hechos nos dicen de la prestancia de “Huayhuar” Artica, “Achcar” Cordero, Alberto Suárez, José Camarena y otros dignos cultores, cuyo arte dancístico honra la elegancia del tunantero xauxa. La Tunantada nació en Jauja y pertenece a todos los jaujinos. El vehículo por donde discurrió esplendorosamente en sus inicios es el “Centro Jauja”. He ahí el aporte de nuestra entidad al desarrollo histórico de Jauja.

Musicalmente, el aporte no ha sido menor. Cada año en bagaje de huaynos y mulizas ha ido incrementándose sorprendentemente porque, justamente, en el “Centro Jauja” se inició la conocida costumbre de estrenar anualmente el “tono” que iba a regir la presente fiesta. Ello ha dado oportunidad a la que inspiración de los artistas de la música discurra como un torrente maravilloso de creación musical. Por ello es justo mencionar que, inicialmente, los músicos que participaron en el Centro Jauja provenían de San Jerónimo de Tunán donde el prestigio del Conjunto “Los Aguilas” trascendía fronteras. De estas canteras, dos músicos que anualmente continúan alegrando la fiesta del “20 de Enero” de Yauyos-Jauja siguen participando en nuestra institución y es justo mencionarlos: los hermano Saquicoray.

Decía, al inicio de esta nota, que la historia del “Centro-Jauja” está impregnada de riquísimos incidentes. En todos ellos, sus danzantes, sus socios, sus músicos, sus melodías, sus participaciones, etc., han tenido un rol ameno y descollante. Por ello, esta modesta entrega, apenas es una muestra de su variedad y valía; es también un sencillo homenaje para una institución cuya vida ha marcado hondamente la vida de nuestra Jauja a través del siglo XX.

Jauja, Julio del 2014

Sigue leyendo

75 años de historia tunantera del “Centro Jauja”

Centro Jauja

Darío A. Núñez Sovero

La tunantada, paradójicamente, estará pronto de fiesta. Nuestra costumbre ancestral que cautiva a miles de xauxas, que inspiró a Edgardo Rivera Martínez en muchos pasajes de su obra “País de Jauja” y que tiempla los espíritus de todos sus cultores, se vestirá de gala diamantina en unas semanas más. El 29 de Julio próximo el “Centro Jauja”, la primera institución tunantera de la región, que a partir de la muerte de su fundador, complementó su denominación con el de Erasmo Suárez Zambrano (en su memoria) cumplirá 75 años de fundación. Esta entidad, como se puede colegir, es la más antigua que se conoce en la región en campo de la actividad tunantera y, como tal, se ha constituido en la rectora de esta estampa costumbrista, a la que le ha señalado exitosos rumbos, tanto que el propio Estado, vía el Ministerio de Cultura, la ha reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación.

Desde sus años aurorales hasta la muerte de su fundador ocurrida el 29 de Julio del año 1992, el Centro Jauja se manejó dentro de una concepción familiar. Erasmo Suárez fue continuador de la entrega tunantera de su padre, don Pablo Suárez Núñez, quién fue un hombre que desplegó su entusiasmo desde su estancia en las minas de Morococha. A su muerte y considerando que este patrimonio cultural no podía caducar, los continuadores de esta institución decidieron mantenerla asumiendo todas las responsabilidades y obligaciones que ello conlleva. Aún resuenan en mis oídos sus proféticas y últimas palabras dirigiéndose a quién le sucedería: “Gílmer (Hidalgo) te dejo mis costumbres… mi tradición”. La decisión de continuar, de por sí, fue meritoria y por tanto pintó de cuerpo entero la calidad espiritual de sus integrantes, habiéndose así mantenido hasta hoy. Es de entender, entonces, que siendo la primera institución de este ramo asume la paternidad de todas las actualmente existentes y que por ella han pasado los más grandes y excelsos cultores del legítimo arte tunantero. Un ejercicio primario de la Lógica nos lleva a hacer la siguiente proposición: si la tunantada es patrimonio cultural de la Nación, el Centro Jauja es patrimonio cultural de Jauja y Jauja es la cuna de la tunantada. Así de simple.

Siendo que se aproxima una fecha tan importante, los actuales directivos están empeñados en elaborar un nutrido programa de festejos. Para ello han demandado el apoyo de sus socios desplegados por todos los confines del planeta, quienes vienen respondiendo favorablemente, destacándose actividades culturales y sociales. Entre las primeras destaca la presentación de una publicación donde se resume la historia de esta añeja institución, símbolo viviente de una tradición que ennoblece a nuestra querida tierra de Jauja.

Sigue leyendo

Una publicación original e interesante

Tunantada

Darío Núñez Sovero

Con una agudeza oportuna y necesaria, la institución  “Centro Cultural Francisca Pizarro Yupanqui”, integrada por jaujinos residentes en la ciudad de Lima, organizó la Primera Exposición Colectica de Pinturas: “Tunantada: Armonía de las Diferencias”.  El evento fue la ocasión para presentar, a los interesados, un resumen de la obra artística que sobre esta ancestral costumbre, diferentes artistas, vienen produciendo de acuerdo a sus variadas percepciones e impresiones que ellos tienen sobre nuestra fiesta. En elegante material de impresión y asistidos por coloridos contrastes, esta publicación debe ser el inicio de un obligatorio recuento que, sobre nuestros usos, existen en la autoría de artistas que vibran con la majestuosidad de esta reconocida expresión de “Patrimonio Cultural de la Nación”.

A decir verdad, esta institución, viene laborando desde hace años en forma silenciosa pero eficiente para dar a conocer al país una de las expresiones mayores de nuestra identidad: la tunantada. Sabemos  por los diferentes medios que,  además de esta actividad, ellos han desarrollado otras que han dado brío y brillo a nuestra ancestral estampa nativa. Los hemos apreciado en pasacalles, festivales, presentaciones en eventos, etc. Y, recientemente, han dado inicio a una Escuela de la Tunantada, evento que se desarrolla en la Casona de la cuatricentenaria Universidad de “San Marcos”. Estos esfuerzos meritorios permiten difundir, en los diferentes conciertos culturales del país, la variada riqueza costumbrista de nuestra provincia por lo que, en mi modesto punto de vista, amerita extender el reconocimiento de nuestro pueblo, vía autoridades, a este puñado de hombres que con una claridad que linda con un real patriotismo se han propuesto poner a Jauja en el pináculo de la atención nacional.

La publicación, a la que aludo, es un importante aporte a nuestra hemeroteca. Alli reposará para que cada vez que queramos regalarnos con la belleza de los cuadros de David Huaytalla Dionicio, Zoilo Bullón Méjico, Juan Carlos Maldonado Taza, Juan Zárate Cuadrado, Percy Gómez Lizárraga, Ruth Kemp, Manuel Huaytalla Ponce, Constantino Castañeda Balbín  y Gílmer Huaytalla Ponce, lo tengamos a la mano como un precioso regalo que nos recuerde que hemos nacido en una tierra esplendorosa y llena de encantos, uno de los cuales es esa pintura viva de nuestra tunantada, recreada en la aguda percepción de nuestros grandes artistas.

 

 

 

Sigue leyendo

“CENTRO JAUJA”: ¡ESTOS SON!, ¡AQUÍ ESTAMOS!

Centro Jauja rumbo a la Plaza de Yauyos

Darío Núñez Sovero

Como una esperada y acendrada fecha jubilar, llegó nuevamente nuestra colosal fiesta del “20 de Enero” en Yauyos-Jauja. Los renovados espíritus tunanteros se han puesto de pie para hacer de este acontecimiento una oportunidad de alegría, música, reencuentro y desbordante color.

Es que nadie mejor que los que integran el “Centro Jauja” para saber que nuestra fiesta tiene la significancia de una tradición que hemos recogido, como un valioso legado, de nuestros mayores. Más de una centuria de años de historia tunantera son un aval largamente suficiente para reafirmar nuestras palabras. Los indicadores históricos lo señalan:  la tunantada nació en Jauja, sus cultores aurorales fueron jaujinos y, por razones de ubicuidad, llevaron las fiesta al hoy distrito de Yauyos, que antaño era uno de los barrios más populosos de nuestra querida ciudad. Entre los responsables de estas variaciones de escenarios estaban justamente los hermanos Suárez Zambrano, patricios forjadores de la institución de mayor arraigo en Jauja: El “Centro-Jauja”.

 

Centro Jauja

Desde entonces,  como oleadas promocionales,  nuestra institución ha ido forjando centenas de cultores que, para bien, han creado nuevas entidades tunanteras hasta llegar a constituir el frondoso número que actualmente existe. Por ello es que, como institución decana y rectora, nuestro empeño se centra  en mantener la originalidad y autenticidad de nuestra costumbre, llámese musical con verdaderas tunantadas, el atuendo típico del bailante y el peculiar lenguaje que se escucha en los días festivos que son una proyección jocosa de nuestro dialecto shausha.

En el presente año, es nuestro propósito rendir nuestro reconocimiento a tres distinguidos miembros que ya no podrán acompañarnos más como siempre solían hacerlo. Ellos, con el ejemplo de sus desvelos, nos han enseñado a amar entrañablemente a nuestra institución y a nuestra legendaria Jauja. Melecio Munguía, Miguel Bonilla y Hedith Cáceres han incorporado sus nombres a nuestro obituario tunantero y, desde el más allá, sabrán dispensarnos su generosa sombra para que nuestra fiesta siga teniendo la lozanía y prestancia que siempre sabían expresar. Melecio era uno de los escasos músicos auténticamente jaujinos  que sabía arrancarle a su legendaria arpa las notas lastimeras de nuestros huaynos y tunantadas; Miguel nos había acostumbrado a esperarlo anualmente de sus peregrinajes tunanteros desde Lima hacia la plaza delos  Yauyos cargando la alegría de sus afanes festivos y Hedith  era aquella reposada dama que, tratando de interpretar el sentir de nuestra fiesta, nos regalaba, con su preciosa voz, sentidas canciones que inundaban de regocijo nuestros castigados espíritus. Ellos serán, este y los siguientes años, los grandes ausentes cuyo sentido vacío nos obliga al recuerdo y homenaje justo.

Centro Jauja

Pero como el vértigo de nuestros días nos obliga a mirar el horizonte aprendiendo lo mejor de las experiencias del pasado, a todos nuestros socios, simpatizantes , pueblo tunantero en general  y dignísimos visitantes los saludamos y les decimos desde aquí: ¡felices fiestas del 20 de Enero!, gocemos de estas fiestas siempre bajo la guía magistral del “Centro-Jauja  Erasmo Suárez Zambrano” a cuyos integrantes les decimos al unísono ¡estos son!,  ¡aquí estamos!

¡Bienvenido “20 de Enero”!

Fotos: Martín Valenzuela Gave

 

 

Sigue leyendo

La Tunantada busca el reconocimiento de la Unesco en el patio consistorial granadino


Un baile tradicional peruano que recoge apoyos en Granada para ser patromonio cultural inmaterial de la humanidad

Tunantada

Lo logró el flamenco y porqué no ahora lo intenta la tunantada peruana. Un baile que data de época colonial y que aspira a ser reconocido por la Unesco como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Precisamente con la idea apoyar esta iniciativa el Ayuntamiento de Granada acoge en su patio central una exposición de obras sobre este baile tradicional. Lo hace en apoyo a las iniciativas promovidas por el Consulado de Perú en España.

Distintas instituciones han mostrado hasta ahora su apoyo al proyecto, organizando eventos similares de promoción.

Los colores del altiplano andino , la fuerza de la danza , los trabajados atuendos que recogen siglos de tradición quedan reflejados en unas obras que se expondrán en el patio del Consistorio hasta el próximo 1 de julio.

La tunantada tiene su origen en la provincia de Xauxa o Jauja, ciudad fundada por los españoles el 25 de abril de 1534 como primera capital del Perú.

Tunantada

Se cree que el baile se puedo crear como una forma de burla. En ella se representa la escena en que los nativos vieron llegar al Virrey de Toledo con toda su gente al compás de guitarras. En ese momento los huaripampinos trataron de imitar a estos personajes, como una burla y una sátira.

Así los nativos imitan a los españoles, con máscaras de malla de alambre, con ojos, bigotes y tez blanca pintada. Algunos llevan un bastón de mando y pantalones a la rodilla, como si fueran españoles de pura cepa. La música inicialmente empieza con sonidos de guitarras, y entre los danzantes se identifica a las clases sociales de la colonia, al español como máxima autoridad y a los indios como sometidos a los blancos. Entre los personajes de la tunantada se refleja la estructura social del coloniaje, con la representación del príncipe o tunante; la chupaquina o huanquita, mujer de estirpe indígena que se convierte en la compañera y amante del español, sin importarle su linaje; el chuto y el huatrilla que representan al indio y al pueblo esclavizado y un largo etcétera de personajes diversos cargados de color.

A la inauguración de esta exposición han asistido junto al alcalde de la capital, José Torres Hurtado, representantes del consulado de Perú en España como el cónsul general del Perú en Sevilla, Oscar Barrenechea, y el cónsul general de Perú en Madrid, Arturo Chipoco.

Fuente: Granada Digital

Sigue leyendo

22 DE ENERO UNA HERMOSA TARDE DE LLUVIA Y TUNANTADA


Tunantada

JUSI TAKIY, Chuto Tayta

Escribo con el aprecio que me enseño mi querida tía Camuchita Cáceres quien un día me animo a enviar unas fotos de mi “huahua” Jose Andres por sus logros deportivos y otra con mi “huahuita” Andrea en una traída de Carnavales. Ella me hizo tomar conciencia de lo grato que es compartir muestras vivencias con nuestros hermanos shawshas.

Han pasado 25 años desde que una tarde de enero, el nuestro y muy siempre apreciado Tío Edilberto, cariñoso y amante de nuestra tunantada, me animo a ponerme una de sus huatrilas, chaleco, camisa blanca, corbata y botas de chuto, indicándome como se colocaba el hualki, la ushcata, las mangas coloridas y la faja con diseños tan shawshas. También me enseño como cuidar la identidad con un pañuelo blanco en el rostro y sobretodo como respirar con aquella mascara de piel de carnero con barba blanca y boca roja para decir “ham muchaymanki, hualmita”.

Mientras me prestaba un tongo para cubrir la cabeza y adornaba mi cuello con una pañoleta blanca sostenida con una hermosa sortija de oro, me enseñaba a hablar con el acento tan propio de nuestra tierra, que muchos quisiéramos haber podido oír en una tarde llena de gente caminando por las calles de nuestra valerosa Tunanmarca.

Pero hoy solo quisiera decir que “Barriu La Libirtadpita shamulaa”, porque estábamos en su casa de la calle Acolla y luego caminaríamos por la calle Tarapaca para doblar en la esquina e ir a la casa de mi tía Delia en la calle Arica. Donde entramos simulando que éramos dos chutos borrachones que saludaban a mi tía y a mi madre, quien no me reconocía a pesar de seguir hablándole y abrazándola. Qué manera tan sencilla de enseñar cual es el encanto de un chuto.

Era increíble ver sus caras de sorpresa pero también de seguridad que esos chutos eran sus amigos, aunque no supieran quienes. Luego, como la etiqueta de un chuto decente lo indica, nos despedimos con elegancia y cortesía, sin mostrar nuestra identidad, después de haber brindado unas “cirvisitas”, diciendo “kutimunaykikama!!!”.

El sábado 22 de enero con la colaboración de mis primos y sobrinos, especialmente de Mónica, quien escogió la hermosa huatrila y de Claudia quien me ayudo a conseguir el hermoso fuete que pude lucir ese día. Entre a la plaza acompañado por familiares y amigos muy queridos y especiales en mi vida, pero sobretodo bailando al lado de mi tíos Edilberto y Camuchita, a quienes sentí en todo momento diciendo con elegancia!!, con fuerza!!, con alegría!!!, vamos que esta Tunantada es nuestra hijo!!!

Baile con mucha prosa, elegancia, alegría y sobriedad, es que soy jaujino!!!. Unos días atrás, mi querido primo Fernando le había comentada a mi padre, los pasos de la Tunantada son un sentimiento que se mezclan con el recuerdo de haber visto bailar a tanto tunantero durante nuestra niñez.

Le agradezco mucho a mi madre por haberme llevado tanto años seguidos durante mi infancia a la Fiesta del 20 de enero. Por eso me alegra ver a niños en los balcones o corriendo alrededor de las orquestas porque a esa edad se va formando el sentimiento shawsha por nuestra música que hace llorar el corazón.

Luego me enteraría que ese sábado trajo a mis hermanos shawshas una alegría esperada por mucho tiempo. La publicación de la Resolución Viceministerial N°076-2011-VMPCIC-MC que resuelve DECLARAR PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACIÓN A LA DANZA DE LA TUNANTADA, cuya copia escaneada me pareció importante compartir con los jaujinos de sangre y corazón, porque seguramente más de uno querrá imprimir y enmarcarla para adornar un espacio especial en casa y compartir con los familiares y amigos este orgullo por la Fiesta del 20 de Enero.

Fue mi primera vez en la plaza, vivida con muchos nervios y mucha ilusión, baile como un chuto que se siente indio shawsha, orgulloso de no haber sido conquistado por Pachacutic. Un shawsha que también luce sus botas, sus guantes y su fuete como dueño de hermosas tierra que puede visitar a caballo. Baile sabiendo que “ham kuyamankim, siñura”.

En la plaza ensaye muchos estilos el chuto borrachón, el chuto jinete, el chuto sentimiento, el chuto indio, el chuto norteño, el chuto que conoció lima, el chuto elegante, el chuto enamorador, el chuto que se luce en el 20 de Enero. Quizás cuando se un “awkish” encuentre el mejor estilo para Jusi.

Ñahishmanmi kutimushah!!!!

JUSI TAKIY
Chuto Tayta

Sigue leyendo

Los candidatos peruanos a ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad


La festividad del Qoyllur Riti de Cusco y la Tunantada de Junín son algunas de las que figuran en la lista que presentará el Gobierno

Tunantada

La primera semana de marzo, a más tardar, serán presentados ante la Unesco los expedientes de las candidaturas peruanas que aspiran a ser incluidas en la Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, informó el ministro de Cultura, Juan Ossio a la agencia Andina.

La festividad del Qoyllur Riti, la Tunantada de Junín, los Negritos de Huánuco, la música Q’ero de Cusco y un plato de la gastronomía peruana que será seleccionado por el viceministro Bernardo Roca Rey, formarán parte de lista de candidatos.

Ossio indicó que en el caso del Qoyllur Riti, la festividad deberá contar primero con la calificación de Patrimonio Cultural de la Nación, requisito indispensable para su postulación a la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En noviembre pasado, durante la reunión celebrada en la ciudad de Nairobi, en Kenia, un comité de la Unesco incluyó a la danza de las tijeras y la Huaconada de Mito en su Lista Representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Fuente: El Comercio

Sigue leyendo

Declaran Patrimonio Cultural de la Nación a danza de la Tunantada de la provincia de Jauja


Justo y tardío reconocimiento

Tunantada - Patrimonio Cultural de la Nación

Lima, ene. 22 (ANDINA). El Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación a la danza de la Tunantada de la provincia de Jauja, en el departamento de Junín, al considerar que su historia, originalidad y riqueza de significados reafirman la identidad regional y nacional.
Según la resolución viceministerial publicada hoy en el boletín de Normas Legales del Diario Oficial El Peruano, el término “tunantada” se deriva del vocablo español “tunante”, sinónimo de taimado o bribón, antes que de alguna terminología indígena.

Dicho nombre designa a la comparsa principal que preside toda una representación escénica danzada de diversos estratos sociales y étnicos de la sociedad colonial, tamizada por la visión nativa y la distancia en el tiempo, indica la norma.

Señala que la Tunantada se representa por lo menos en dos lugares de la provincia de Jauja: en Huaripampa, el día de la Bajada de Reyes (6 de enero) y en Yauyos, donde es actualmente más publicitada, en la fiesta de los patronos de San Sebastián y San Fabián (20 de enero).

“Dicha danza es el retrato de la sociedad regional andina a lo largo de su historia particular, un microcosmos del mundo social, presentado como un baile de disfraces que pone en evidencia sus aspectos más íntimos”, indica el documento.

Fuente: Andina

Sigue leyendo