Archivo de la etiqueta: Samaritana

Más de la Calixtrada Jaujina 2010


Angie Landeo Carranza - Samaritana Jauja

1. Ejecutantes:

– Asociación Centro Jauja Joven siglo XXI
– DIRCETUR – JUNIN
– Municipalidad Provincial de Jauja

2. Fecha y Duración:

– Entrada de Correo 13 de Febrero del 2010.

Anuncio de los pregoneros por las principales arterias de la ciudad, dando a conocer el inicio de los carnavales en Jauja. Específicamente el alguacil del rey anuncia por los auto parlantes la llegada de Calixto y lee las ordenanzas que se encuentran en el bando, el cual es un folleto que utilizando la sátira con lenguaje maternal y combinado con el lenguaje conquistador, busca corregir con un llamado de atención a las autoridades del momento y aprobar a las personalidades que merecen tener una lisonja.

En cuanto a los personajes.

Se presentan junto a los pregoneros mostrando extrema alegría, dando vivas al Rey, tocando tarolas, matracas, bombos y pitos en cada esquina, luego de la lectura de las ordenanzas.

Los trajes son diversos y pueden ser sarcásticos o burlescos, refiriendose a las autoridades o personas reconocidas del momento. También se presentan bufones, personajes históricos de la zona, vagabundos, orates, etc.
Los personajes mas importantes y de presencia obligatoria son los burros y su carreta, el cual trae cofres con las pertenencias del rey, la ropa de pimienta y sal y todas las joyas de España.

“Dice la historia” que este día llegaba el rey de su largo viaje bajo los acordes de la mulisa jaujina.

– El día principal de la Calistrada, 14 de Febrero del 2010, el Rey Carnavalon, personaje principal,anunció las festividades del Carnaval presentándose junto a su sequito y la gente le rinde pleitesía. Este personaje se presenta en su caballo en compañía de sal y pimienta, quienes con sus características especiales de comportamiento, generan algarabía al evento.

Agentes intervinientes del Corso

El Rey momo: quien entra con su caballo al igual que pimienta y sal imponiendo plena autoridad , riendo, coqueteando con las mujeres de la comarca y satirizando a las personas que están en su camino
Pimienta: mujer mestiza, coqueta, derrochadora de argumentos atractivos llenos de sarcasmo le pone el “picante” a la ocasión. Es conocida como “la segunda del rey”, de contextura voluminosa, con esteatopigia, especificamente con rasgos de morena.
Sal: la primera del rey. Dice la historia que es una mujer refinada llegada de Francia, con un aspecto de tirana pero muy alegre.
Sequito: personajes con indumentaria carnavalesca, ya sea bufones, piratas, sheriff, dominós, diablos, etc
Carros alegóricos: los cuales presentan conjuntos musicales interpretando mulisas jaujinas , una Reyna y los demás personajes disfrazados según la ocasión. Todos ellos corean a viva voz las mulizas y regalan al publico las letras impresas en papel o retazos de tela perfumados.
• El juego de carnaval se realiza con picapica, agua perfumada que es rociada con chisguetes
• Las casas que dan homenaje al rey y a su sequito, son adornadas con serpentinas, máscaras, perfumes y bocaditos. En el momento de la recepción, con gran entusiasmo se cantan las mulisas a viva voz. Los abuelos cuentan que de los hermosos balcones, los niños y mujeres tiraban pétalos de flores, siendo un carnaval de perfume.
• La banda toca una melodía especial y la combina con mulisas

Entierro del Rey Carnavalon,17 de Febrero del 2010 y la despedida de los Carnavales.

Personajes esenciales:

Cura: persona encargada de hacer orar de una manera burlesca a los condolientes y plañideras.
Lector del testamento: quien da a conocer las prendas que se repartirán entre las viudas, como calconcillos, con huecos y otras baratijas.
Viudas: muestran una pena exagerada e irónica, culpando a las demás viudas por la actividad carnal del Rey de los días anteriores.
Viudas embarazadas: realizan la misma actividad de las viudas.
Diablos: esperan apoderarse del alma del Rey y de todos los mancebados.
Enterradores: se encargan de cargar y quemar al Rey.
La muerte con su guadaña, calaveras y otros personajes.
Utileria
La Capilla Ardiente
La Carroza Funebre
Los arreglos florales
Antorchas
Velas
Coca
Caña

3. Localización:

– Distrito de Jauja principalmente en la Plaza de Armas de Jauja y el recorrido por los barrios.

Las fotos oficiales de la Calixtrada Jaujina 2010, a continuación:

Tarolista oficial de la Calixtrada

Calixtrada 2010

Inicio del recorrido

Calixtrada 2010

Calixtrada 2010

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina 2010

Calixtrada jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

carro alegorico

Calistrada

Carros alegoricos

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada

Calixtrada

Calixtrada jaujina

Rey Momo y su sequito

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Piratas en Jauja

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Calixtrada Jaujina

Velorio del Rey Momo

Rey momo en su ataud

Despedida al Rey Momo

Nota del editor:
Muchas gracias a todos mis hermanos jaujinos que participaron en esta Calixtrada Jaujina 2010. Su presencia dio realce a la misma y sobre todo mantiene la vigencia de nuestra identidad Xauxa. Aplausos para los organizadores, especialmente a Carlos Aguero Martínez, a quien agradezco el envío de estas imágenes.

Post relacionado:
Calixtrada Jaujina 2010

Sigue leyendo

Calixtrada Jaujina 2009

Reina Grecia Jimenez - Jauja, 2009
Grecia Jiménez Barreto participó como Reina en uno de los carros alegóricos

El 22 de febrero del año en curso se desarrolló el concurso de carros alegóricos (Tradicional Calixtrada XXIX), así como el Concurso del Carnaval Jaujino 2009, organizado por la Municipalidad Provincial de Jauja y la Asociación Cultural Jauja Siglo XXI.

Dicho evento fue calificado como un éxito por toda la ciudadanía en general, la participación masiva de todos los barrios, así como de diversas instituciones, dieron el toque festivo a esta costumbre antigua.

Chalanes jaujinos
Chalanes jaujinos posan entre el jirón Galvez y Ayacucho de nuestra ciudad. Hermosa toma donde se aprecian los balcones coloniales

Angel jaujina
Dama jaujina representa a un ángel en un carro alegórico

Samaritana
Carro alegórico del Barrio la Samaritana transita por el jirón Grau de Jauja

En antaño, según el programa distribuido por los organizacores, a vísperas del carnaval, vecinos de los barrios jaujinos especialmente jaranistas, en determinadas horas de la noche se reunían en la casa de algún amigo y allí se componían las mulizas, huaynos, entre copas y la alegría de los cobarrianos.

En estas reuniones, también se escribían los bandos para ser leídos a la entrada del Rey Momo y su Séquito, con frases de denuncias jocosas que disimulaban la turbia vida de los ciudadanos “notables”, de autoridades pícaras; o de algún fulano que compartía su corazón con más de una sin herir sus sentimientos, ni insultar. Aquellos bandos contenían hechos y frases en castellano y quechua, que conmovían y alegraban a los ciudadanos de entonces.

Traida
Grupo representa a la Traída de Monte del Carnaval Jaujino

Nico
Nicolás Martínez Oviedo, difusor de la cultura de Jauja, participó activamente en la Calixtrada Jaujina 2009

Carro alegorico
Carro alegórico se desplaza por la Plaza de Armas de Jauja

Caramelos
De uno de los carros alegóricos, lanzan caramelos a los concurrentes

Gatito Balvin
Manuel Balvin Tenicela bailando junto a su espoca, Vanesa Lino

Antiguamente, según Carlos Hurtado Ames con relación a la Calixtrada, en el recorrido por las principales calles de la ciudad, mientras se cantaban las mulizas y los huaynos, el grupo que acompañaba a la reina, y a los cantores, ataviados con sus ponchos de vicuña, pañuelos blancos, sombreros de paño y cubiertos los rostros con antifaces, lanzaban desde el carro en movimiento, rollos de serpentina, conteniendo mayoritariamente sus mensajes de amor. Generalmente, este desfile de las comparsas, duraba hasta las siete de la noche, siempre con la presencia de numeroso público.

Vikingos
Vikingos antes de pasar por la Plaza de Armas de Jauja

Gigi y Jean
Gigi Montero junto a su hijo Jean Bonilla, quien vino desde Suecia para participar en estos Carnavales

Artesanos
Fiesta de disfraces en el local “Unión Artesanos”

Fue loable el trabajo de los organizadores para realizar esta Calixtrada 2009, sobre todo por el rescare cultural a una vieja costumbre Xauxa.

Más datos:

Carnavales de Jauja 2009 en la balanza

El Carnaval Jaujino 2009 en imágenes

Jauja y sus Productos Bandera II

Carnavales de mi tierra

Elegancia y color al pie de un árbol

El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

El Barrio de la Libertad de Jauja y sus Carnavales

La famosa Traída de Monte del Carnaval Jaujino

Los colores en la vestimenta de la mujer jaujina

Sigue leyendo

La famosa Traída de Monte del Carnaval Jaujino

Traida de monte
Hermosa foto costumbrista de nuestra traída que trata de ser desteñida por la presencia de hueleguisos o más conocidos como “cuellos” que asisten sin el atuendo de rigor

Dario A. Núñez Sovero
darionunezsovero@hotmail.com

El carnaval jaujino tiene como componente más significativo a la fiesta del cortamente que, para el coterráneo y el visitante, tiene en su contenido un conjunto de elementos que son, cada uno, más ocurrentes y originales. Iniciemos en estas líneas por describir lo que a lo largo de mis años he venido advirtiendo y que, así lo entiendo, es un legado que hemos recibido y que se pierde en la noche de los tiempos.

La fiesta empieza con el llamado montevelay que se realiza la víspera de la traída del monte y, luego con similares conductas, en la antesala del día de la cortada del árbol. Ambos momentos son reuniones de vecinos en sus respectivas capillas, para compartir un momento ante la Cruz del Señor del Barrio que culminará cuando alguna devota, en contrita actitud, haga rezar el santo rosario a la asistencia. Previamente, los alfereces de la fiesta brindan algunos bocaditos y bebidas espirituosas para “levantar el entusiasmo”. La alegría de la llegada del cortamente al barrio es enfatizada cuando sonoros y estruendosos cohetes rasgan la quietud nocturna notificando a la población que “estamos en fiesta”.

Cortada de árbol
Cohetero aprestándose a saludar a los hachadores que tumbarán el monte para ser trasladado al barrio, privilegiando el hacha en lugar de motosierras con que algunos intonsos quieren modernizar nuestra tradición

Al día siguiente, personas designadas con antelación, interrumpen la apacibilidad azulada del alba jaujina haciendo estallar los 21 camaretazos de reglamento saludando el primer día festivo. Normalmente, los cobarrianos más entusiastas se incorporan de sus tálamos con la idea fija de que hay que ir a acompañar al padrino de turno en la tarea de traer a la plazuela de la fiesta su árbol. Este, por su parte, se ha preparado para la ocasión y desde el inicio ya está en la puerta de su casa esperando a sus invitados con ansiedad y con un buen licor de Monobamba para encender los ánimos. Prácticamente desde este instante es que empiezan una serie de incidentes cada uno más jocosos. Así por ejemplo, llegan los famosos “patasqueros” que son los autoencargados de saborear la patasca, platillo preparado sobre la base de motes y carnes, y, entre dientes, ponerle una nota. Aunque no lo crean, como si fuera una asignatura escolar, la patasca, que ha hervido toda la noche anterior, tiene nota. Si hay bastante carne, un mote suave y harto perejil con cebolla y su rocoto picante tendrá nota alta y, al revés, cuando en el plato ralean unas cuantas carnecitas que flotan en un caldo aguachento, hay una desaprobación; lo gracioso de los “patasqueros” es que se dan tiempo para visitar cada uno de los domicilios de los padrinos de monte del barrio, lo que en buen romance quiere decir que ese día se comen entre tres o cuatro platos. Conocí a “patasqueros” famosos y reconocidos como Beto Suárez Marticorena y el “negro” Jorge Diaz, cuyos paladares estaban sensibilizados para percibir la buena comida, de cuyo resultado contaban con una muy buena “bodega” en el vientre. La patasca, naturalmente, es el alimento que fortifica el entusiasmo de quienes van a cargar el árbol y debe ser complementado con un aromático café y algunos panecillos de mama “toya” que si estuvieran con relleno de jamón, mejor.

Alto Comando
Alto comando de Traída, acordando decisiones sobre el rumbo de la fiesta

Pero saborear este exquisito desayuno no es un acto mecánico, menos silencioso, está animado comúnmente por el sonido de los huajlas y tinyas que con melodías guturales, que suenan a distancia y con acompasada entonación, van convocando desde la puerta del local fiestero al gentío cada vez más numeroso que presuroso llega portando la indumentaria de rigor (sombrero de paja, harina para el juego posterior y uishcata). En el interior los comensales van animando el momento con toda clase de bromas. La chacota y frases zahirientes son el denominador común. Entre las más saltantes quiero mencionar una: todos sabemos que, gramaticalmente, los oficios tienen la desinencia ero, así al que compone zapatos se le denomina zapatero, al que corta el cabello peluquero, etc., y como quiera que al huajla en castellano se le denomina cacho el lector adivinará la denominación que recibe en la fiesta el que lo toca; los chistosos más filudos los llegan a asociar con algunos conocidos “falderos” de Jauja (escuché que al huajlero le decían, con ironía, Pocho Pagador y hasta ahora no me explico por qué a tan caro amigo ya extinto no lo dejan descansar en paz). Así van pasando los momentos, animados por los infaltables “copones” de aguardiente remojados en hierbas y otros licores que los presentes reciben y beben con regocijo y gratitud. Recientemente se ha incorporado, con acierto, el licor de muña como un complemento especial “para matar la grasa” de la rica patasca y evitar incómodas flatulencias.

Finalmente, “el alto comando” o cobarrianos notorios que dirigen la fiesta disponen que el rico desayuno ha concluido y nuevamente el pansexualismo de los fiesteros aflora casi reflejamente y entonces casi a una sola voz espetan “todos al palo”, aludiendo a que hay que ir por el árbol a algún lugar circunvecino de la siempre simpática y ubérrima campiña de Jauja.

Barrio La Libertad 2008
Damitas jaujinas en comitiva dirigiéndose al encuentro con los bravos varones que traen el árbol.

Mientras la comitiva varonil acude a cortar el árbol para traerlo al barrio, en la casa de la madrina, las damas acompañantes van llegando y animándose al compás de la música de una buena orquesta recibiendo agasajos por doquier, aprestándose para dar alcance a los varones portando un riquísimo “shajteo” que no es sino un refrigerio a base de shajta (arvejas molida con queso untado de ají amarillo y carne seca), cancha y papa sancochada con choclo, que se sirve a todos los asistentes en algún lugar ad-hoc que generalmente es en las míticas riberas del río Yacus. Cuando este alcance se da, hay un juego de carnavales previo con harto talco perfumado y harina, que a veces es aprovechado por algunos libidinosos para “paletear” a algunas damitas de vistosa y provocativa pulpa, es en esos momentos en los que la alegría se ha generalizado y el clímax llega a su punto más alto.

Traida Damas
Damitas jaujinas en plena traida…

Luego, los asistentes acompañan el vehículo que transporta el árbol bailando en pareja al compás de las notas de huaynos interpretados por la orquesta de rigor. Al llegar al lugar de destino, los árboles son transformados en vistosas marquesinas adornadas por toda clase de artículos y vituallas que la madrina cuelga para que sean arrancadas por la muchedumbre que asista el día de la cortada o tumbamonte. Cuando, finalmente, el árbol es plantado con la infaltable ayuda de los “vientos”, que son sogas haladas en cuatro direcciones, “tentemosos” o palos cruzados en forma de aspas donde descansa el árbol suspendido a media altura sumado al entusiasmo y fuerza de los participantes, todo es alegría incontenible, danza general y la gente se abraza y brinda por haber concluido esta tarea, mientras en la parte central los llamados “cuellos” van exigiendo a viva voz “agua” al grito de “alalau” padrino y éste, generoso, alcanza algunas cajas de cerveza en recompensa por todo el esfuerzo realizado.

Encuentro en Yacus
Encuentro de comitivas en las riberas del río Yacus

Miles de jaujinos y visitantes e invitados han pasado por esta fiesta dejando su recuerdo imperecedero, por ejemplo: no recuerdo otro hombre más diestro y ágil que el famoso “zancudo” Rivera Osorio cuando era convocado para atar, en lo alto, las sogas al árbol antes que fuera derribado por primera vez para direccionar su caída. Las bromas siempre agudas de “totolo” Vargas que cuando ha..ha..ha..blaba, olvidaba su lenguaje siempre bloqueado y, parecía un experto conferencista de prensa al que todos escuchaban con rostro absorto para terminar en escandalosa carcajada. La diligencia y precaución tranquilizadoras para cualquier padrino que los contrate, que transmiten los hermanos Pahuacho cuando de plantar el monte se trate.

Rumbo al Barrio
Jolgorio de parejas que danzan acompañando al monte hacia el lugar donde será plantado

O las famosas “tomadas de pulso” que se ensayaban en los “manshus” y que no eran sino apretones a los testículos que se hacen en castigo a quiénes asisten a la fiesta sin el atuendo de estilo y se resisten a tomar el abundante trago sancionador no queriendo abrir la boca. Recuerdo un “manshu” hecho a nuestro buen amigo Orfeo Huatuco, conocido como “volvo”: ocurre que tenía todo en regla y “el alto comando” dispuso discretamente y sin que lo notara para él su castigo. Cuando, entre varios, lo echaron bruscamente a la “champa” gritaba ¡por qué!,¡si tenía todo en orden: sombrero, uishcata jaujina, había llegado a la hora citada, etc.!, entonces de un mozalbete gracioso y agudo que nunca falta recibió por respuesta: ¡por feo!

Fin de la Traida
Satisfacción general por haber concluido con la tarea del día de parar los árboles

Si quisiera decir que estamos en carnaval parafrasearía a un amigo literato cuando en un escrito perdido en algún anaquel escribió que han llegado los carnavales “con sus zapatos de agua trotamunda” y de verdad ya llegaron con sus lluvias incontenibles y sus hijos llenos de irisados colores. Con lluvia o sol, calor o frío, los jaujinos siempre seguiremos bailando. Viva Jauja.

Más datos:

Jauja y sus Productos Bandera II

Sigue leyendo

Los colores en la vestimenta de la mujer jaujina

Darío A. Núñez Sovero
darionunezsovero@hotmail.com


De niño, recuerdo que las mayores solían vestirse, para bailar el cortamonte, con centros de colores graves. Las tonalidades de dichos centros eran mayormente de color negro y, en menor cuantía, verde y azul. La verdad es que hasta ahora no me explico por qué a la prenda más notoria del disfraz de jaujina le decían centro, luego entendería que se trataba de lo que todos conocemos como faldellín o pollera ancha. Quizás si viviera doña Flavia Caro, aquella matriarca del disfraz de jaujina, podría explicarme este interrogante que hasta ahora no tiene respuesta.

Cortamonte Barrio La Libertad 1987
Cortamonte Barrio La Libertad 1987. De izquierda a derecha tenemos a Alejandro Artica Sovero, Sissi Artica Gansbiller, Rudolf Artica Gansbiller, Carolina Quispe y Angel Núñez Palacios. Durante la década de los ochenta fue común el uso de colores alegres en el traje típico de la mujer jaujina.

Hoy, me pregunto por qué los colores de los centros han ido variando con el tiempo. Primero eran de tonalidades graves, luego se trastocaron en tonalidades leves y alegres. Últimamente han recobrado el brío y brillo originales con los que vi bailar a mi madre, entre otras damas de antaño.

Quiero asociarlos igual, al hecho de que los colores son importantes para expresar el ánimo colectivo de un pueblo. Jauja, ciudad de abundancias, aire puro, cielo de azul intenso, aplomado sol, copiosas fuentes de agua, arboledas por doquier y una campiña de verdor sorprendente, impregnó a sus hijos una energía vibratoria energetizante. Esta sería la explicación de por qué las mujeres jaujinas, cuando danzan, usan centros de variados colores que, en síntesis, traducen sus estados de ánimo.

Cortamonte en Jauja
Cortamonte Barrio La Libertad 1983 – Jauja. En la foto de izquierda a derecha aparecen: Licia Benites, Paco Ramírez, Ruth Gutiérrez, Moisés Gamarra, Palmira Palacios, el que escribe esta nota, Julia Contreras y el inefable Mickey Pérez

Lejos estoy de pensar que los colores del disfraz de las jaujinas responden a criterios puramente mercantilistas. En este asunto debemos olvidarnos de que se trata de publicidad, asesores de imagen o marketing. Estos son temas que podrían adjudicarse a ciudades vecinas que han transformado su identidad hacia rumbos fenicios.

La jaujina usa colores en sus centros por que quiere darle un mensaje implícito a su pueblo. Así el negro lo asocia con poder, elegancia, formalidad y fortaleza. El verde con seguridad, naturaleza y misterio. El azul es el color del cielo y del agua, por lo que se suele asociar con la estabilidad y la profundidad. El amarillo con alegría y felicidad. El rojo con fuego, con peligro y el blanco con la fe, la pureza, la frescura y la limpieza.

Milagros y Rafael
Cortamonte del Barrio Huarancayo 2007 – Jauja. Milagros Moreno Minaya y Rafael Meza. Esperamos que se mantenga la originalidad del traje típico de la mujer jaujina

El uso de estos colores no es intencional ni dirigido, simplemente es la traducción del psiquismo de la mujer jaujina para el momento de la fiesta. En toda conducta hay grandeza en la mujer jaujina, por eso es que ellas son el hálito delicado que ennoblece el corazón xauxa.

MÁS DATOS:

Carnavales de mi tierra

Jauja y sus productos bandera II

El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

Elegancia y color al pie de un árbol

Sigue leyendo

El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

Fiesta en esta región se inicia a fines de enero y termina en abril. Los visitantes disfrutan de danzas típicas y de rituales ancestrales

Cortamonte en Huarancayo - Jauja

La fiesta de carnavales en Jauja es cosa seria. Más allá del nutrido calendario religioso de esta región, las celebraciones del carnaval se han vuelto toda una tradición que involucra a los padrinos y madrinas de la fiesta, a las autoridades y, especialmente, al pueblo.

Todo empieza con la fiesta de Julcán, a fines de enero, y termina a mediados de abril. Casi tres meses de celebraciones, rituales y música convierten este carnaval en todo un acontecimiento para los jaujinos.

Aunque las fiestas se multiplican de acuerdo con cada barrio y cada anexo, en todos hay un denominador común, una celebración que por antigüedad y colorido es, de lejos, la más representativa. Nos referimos, claro, al cortamonte.

SUMA DE TRADICIONES

No es una fiesta cualquiera. Hombres y mujeres se visten con los trajes más elegantes (ellas, con sus vestidos de colores; ellos, con sus pañuelos de seda), sabiendo que entre la serpentina y el talco perfumado se prenderá la chispa de una celebración que puede durar hasta altas horas de la noche a pesar del frío, a pesar del sueño y a pesar de todo: total, son los carnavales.

El cortamonte se inicia con la llamada traída del monte, que incluye una serie de costumbres como el “manshu”, una especie de castigo simbólico para quienes no lleven puesta la indumentaria que exige la ocasión.

Luego viene el llamado “talipay”, un encuentro entre hombres y mujeres que forman bandos para jugar con el talco perfumado (que, por cierto, es un ingrediente indispensable de los carnavales jaujinos). En este momento, la reunión ya se vuelve más amena, aunque todos saben que la fiesta no terminará sino muchas horas después.

En medio de la fiesta se realiza el “shacteo”, que no es sino un reparador refrigerio que ofrecen las madrinas del carnaval a quienes las acompañan.

Durante toda la fiesta, eso sí, el oído atento del visitante escuchará las orquestas típicas de la región, con sus arpas, clarinetes y violines. Ellos marcan, de alguna manera, el ritmo de los acontecimientos.

Otro capítulo imperdible de esta fiesta es el carnaval marqueño, que se celebra en el distrito de Marco y que se caracteriza por sus más de diez grupos de danza. Lo que distingue el carnaval marqueño es aquel momento de la celebración en el que un grupo de divertidas mujeres revela lo que se esconde bajo sus negras faldas y una seguidilla de fustanes confeccionados todos a mano. Ahí, en un morral cuidadosamente tejido, cada una de ellas esconde un puñado de hojas de coca y cigarrillos.

Todo termina en regalos. De pronto, el olor de la hoja se mezcla con el de los cigarrillos. A eso se suma la música, y a la música se suman las voces, los cantos y la alegría de un pueblo que no deja pasar un solo año sin celebrar su carnaval.

En algunas regiones andinas, como Jauja, el carnaval no solo es una fiesta: es un patrimonio.

MÁS DATOS

De acuerdo con la cantidad de participantes, en una fiesta de cortamonte se pueden utilizar entre 5 y 15 árboles.

Los árboles son de diferentes especies nativas de la región. Por lo general, se utilizan pinos y eucaliptos.

Los cortamontes más conocidos en la región son los de los barrios de Huarancayo, La Libertad y La Salud, y, específicamente, del anexo de Huasquicha.

También destacan los de los barrios de Samaritana, El Porvenir, Motto Vivanco, Cruz de Espinas y Huacllas.

Fuente: El Comercio

Sigue leyendo