Archivo de la categoría: Patrona de Jauja

EL PODER DE LA FE

Señor de los Milagros

Multitudinaria feligresía que acompaña al Señor de los Milagros en la avenida Abancay – Cercado de Lima

Darío A. Núñez Sovero

Octubre, para Jauja y el Perú, es un mes de profunda significación religiosa. Un mes en que las colectividades, abrumadas por la vida de elevado pigmento sensual que durante el año los ha abrazado, pareciera que les anuncia la oportunidad de reencontrarse con la contrición y el arrepentimiento para sus atribuladas vidas. Es en este mes que, por doquier, aparece un insólito esfuerzo por lanzar nuestro ser por los desconocidos ámbitos de la metafísica y la trascendencia. De pronto, coincidiendo con los renovados aires de la entrante estación primaveral, un reguero interior de profunda religiosidad se apodera de nuestros espíritus como si la intensidad mística que nuestra existencia pagana reclama por fin hubiera llegado. Octubre es un mes que tiene un efecto mágico: tiene la virtud de santificar existencias frívolas trocándolas, aunque farisaicamente, en caritativas y bondadosas

Es de este modo cómo todos podemos constatar que el Perú se inunda de fe. Hablo de nuestra fe católica. Los pueblos de todos los confines del país asisten al pintoresco y a la vez solemne escenario de nuestras procesiones. En el interior del territorio, en la capital Lima y en numerosas urbes mundiales, allí donde laten los corazones peruanos como Madrid, Nueva York, París o Buenos Aires, y desde este año en Japón, la morada túnica de las Hermandades del Señor de Los Milagros cobra una contundente presencia que evidencia no sólo la espiritualidad del peruano sino que, además,  reafirma la identidad de una cultura milenaria como es la nuestra. Es entonces que, especialmente Lima, se convierte en un gigantesco devocionario donde multitudes incalculables acompañan al Cristo Morado, encomendándole o agradeciéndole peticiones cumplidas o por cumplir. Orando por la paz y el bienestar de las personas y familias. Elevando piadosas  oraciones que libre las conciencias de pesadas cargas pecaminosas. La fe de un pueblo es una realidad palpitante y conmovedora.

Paralelamente, como no podía ser de otro modo, hay un inmenso trajín de un sinnúmero de ofertas inimaginables. Desde estampitas, escapularios, hábitos, cirios, suvenires, pasando por los infaltables turrones y butifarras que se van ofreciendo en torno de la Iglesia de las Nazarenas y de la procesión que, cual un agitado colmenar, se ve lleno de devotos llegados de todas partes del país. Este sorprendente escenario se replica en muchas ciudades del interior. Todo el Perú, de pronto, está pendiente siguiendo la sagrada imagen de nuestro Señor.

Virgen del Rosario

Procesión de la Santísima Virgen del Rosario por las acogedoras calles de Jauja

Lo relatado, aunque en menor medida,  no es ajeno a Jauja, donde hay un ingrediente complementario. El mes de Octubre es el mes de Nuestra Santísima Virgen del Rosario, nuestra patrona, y todos los años hay festividades especiales para halagar su santa protección. Seguido de esta festividad los jaujinos también veneramos a nuestra Virgen Chapetona. Ambas celebraciones vienen retomando el  brillo de antaño acorde a las preocupaciones y desvelos de los mayordomos y alféreces. Los usos, a través del tiempo, se han ido perfeccionando y la feligresía comparte las celebraciones con puntual religiosidad.

Procesión de la Virgen Chapetona

Procesión de la Virgen Chapetona en Jauja, con el acompañamiento de zahumadoras. 

Informado de que nuestra Virgen del Rosario es, también, patrona del pueblo de Manchay-Lima, acudí a las celebraciones programadas para este año y mis constataciones me devolvieron a lo que usualmente celebramos en Jauja, aunque con mayor participación comunal. Previamente y con antelación, advertí que para el día central un trabajoso ejército de obreros  y técnicos se esmeraban en poner operativo un deslumbrante escenario en la plaza central, donde destacaban una  réplica gigantesca de un retablo ayacuchano  en el que debía ubicarse el coro de voces más la orquesta sinfónica juvenil para el día central y un escenario especial desde donde el Cardenal, Monseñor Juan Luis Cipriani Thorne, debía ofrecer la misa de celebración.  Los detalles, al mínimo, los dirigía personalmente el Párroco del lugar, R.P. José Chuquillanqui y era interesante advertir que no dejaba nada para después. La víspera, empezó cuando una multitud llegó en procesión desde una capilla menor cargando a nuestra Virgen hasta la Iglesia principal, se procedió luego a la quema de fuegos artificiales acompasados por bandas de música llegadas desde Jauja, mientas la comunidad presente iba deleitando sus paladares con manjares típicos de Ayacucho, Huancavelica, Apurímac y Jauja vendidos por vivanderas arribadas directamente desde estos lugares y ubicadas en ordenados “toldos” que se han levantado previamente en la plaza de fiesta.

Virgen del Rosario de Manchay 2013

Procesión de la Virgen del Rosario de Manchay acompañada por su feligresía

Ya en el día central, la comunidad presente va admirando con su respectivo registro fotográfico, las más de cuarenta alfombras confeccionadas diligentemente por las instituciones del lugar en original concurso, mientras la feligresía se va acomodando en vistosos palcos esperando la hora de la misa de celebración. El carácter multitudinario de la concurrencia es asombroso y le confiere a la programación un ambiente de festivo recogimiento. Cuando nuestro Cardenal ha concluido la santa misa, la comunidad acompaña compungida a la procesión que se nota más impresionante aun cuando en el cielo plomizo de Lima estallan a discreción bombardas y cohetones de dos y tres tiempos. Concluida  la procesión,  hay una animada presentación de estampas folklóricas y de artistas reconocidos que emocionados le cantan a nuestra patrona  mientas  los asistentes, en más de 4000 personas, se aprestan a compartir un apetitoso almuerzo  atendidas por los sufridos alféreces y mayordomos, en tanto  la agradable y  nostálgica música de bandas y orquestas va facilitando la digestión. ¡Un monumental esfuerzo que bien vale muchas indulgencias para los responsables de la fiesta!. Cuando concluye el programa de festejos, una sensación de reconfortante tranquilidad invade nuestra mente y un sentimiento de gratitud nos empuja a agradecer a los responsables de la programación  por habernos deparado una festividad de profunda raigambre cristiana que nos hizo vivir nuevas experiencias como si estuviéramos en nuestra propia Jauja.

Manchay

Bella réplica de un retablo ayacuchano: En la parte superior se advierte la presencia de un coro de misa y en la inferior la Orquesta Sinfónica Juvenil de Manchay – Lima

Cuando concluya el mes de Octubre, nuestros pensamientos y nuestra inconmovible fe, nos trasladarán hasta el próximo año donde, según promesa hecha a nuestra Virgen del Rosario, hemos comprometido nuestra asistencia para las siguientes celebraciones en su honor. ¡Qué bello es este morado mes!

Sigue leyendo

Festividad de la Virgen del Rosario – Jauja 2012


Patrona de la Primera Capital del Perú

Virgen del Rosario

Con mucha devoción y fe se realizaron los actos celebratorios en honor a la Santísima Virgen del Rosaro en la ciudad de Jauja. La ciudadanía de diversas formas realizó muestras en homenaje a la virgen. A continuación unas imágenes que ilustran lo narrado:

Virgen del Rosario al interior de la Iglesia de Jauja

Virgen del Rosario en el frontis de la Iglesia de Jauja

Virgen del Rosario

Virgen del Rosario

Virgen del Rosario

Fotos: Martín Valenzuela Gave

Sigue leyendo

Festividad de la Virgen del Rosario 2011


Patrona de Jauja

Virgen del Rosario de Jauja

Agradezco a Ricardo Rodríguez Zegarra por enviarme estas fotos que corresponden a la festividad de la Virgen del Rosario (2 de octubre de 2011), en el que se aprecia la salida de la Virgen del Rosario de la Iglesia Matria de Jauja y su recorrido por la Plaza de Armas.

Virgen del Rosario saliendo de la Iglesia de Jauja

Patrona de Jauja sale de la Iglesia Matriz de Jauja

Virgen del Rosario
Devotos acompañan a la Virgen del Rosario en su recorrido por la Plaza de Armas de la ciudad

Virgen del Rosario
Un domingo soleado acompañó a la Virgen del Rosario

Como se recuerda, hace cientos de años, se celebra la festividad de la Virgen del Rosario el mes de octubre en la ciudad de Jauja.

Sigue leyendo

Beatificación de Juan Pablo II y la Espiritualidad Xauxa

Juan Pablo II
Darío A. Núñez Sovero

Este domingo, 1º de Mayo, en la Santa Sede de El Vaticano, el Papa Peregrino Juan Pablo II será Beatificado por la Iglesia Católica, tras su muerte ocurrida el año 2005 y luego de numerosísimos testimonios de curaciones asombrosas que se le atribuyen a su intercesión. Estos testimonios están narrados en varios idiomas y la mayoría de ellos sostiene que se tratan de curaciones milagrosas e instantáneas de cáncer o enfermedades incurables como el mal de Parkinson.

Juan Pablo II, con el invalorable legado de su obra bienhechora y con el pasar de los años, ha quedado en la historia de la cristiandad como un mensajero de la paz y la peregrinación que lleva un mensaje de amor y esperanza.

El año de 1985, el Papa viajero programó su visita al Perú. Para entonces una laboriosa febrilidad asaltó la quietud del país. Entidades públicas y privadas se afanaban por mostrar al Ilustre visitante lo mejor de la vidriera nacional. Recuerdo que avenidas importantes de la capital como la Salaverry y la Vía Expresa eran adornadas con murales hechas con lajas de piedra. Otros se encargaban de preparar los escenarios donde el Papa haría la misa y se dirigiría a la grey. Esta alegría, que recorría al país, no podía estar ausente en Jauja, para entonces la comunidad religiosa de nuestra ciudad, igual, se aprestó para hacerse presente. Es así que una delegación de más de 200 personas llegó a Lima. Ella estaba integrada en su mayoría por jóvenes liderados por el entonces seminarista José Chuquillanqui Yamamoto y a quienes acompañaban renombradas personas jaujinas como don José Iseki, Mery Velasco, Dora Suárez, Manuel Flores Pinto y esposa, entre otras que la memoria esconde. El 3 de Febrero de 1985 en el Hipódromo de Monterrico dos jóvenes jaujinos llegaron hasta la presencia del Santo Padre: eran el seminarista José Chuquillanqui y Luz Orihuela Miguel. El primero le hizo entrega, a nombre de la comunidad cristiana de Jauja, de un cayado tallado finamente en aliso con la imagen de Jesucristo y, la segunda, un manto tejido con la imagen de la Virgen del Rosario. Impresionantes e imborrables momentos para la religiosidad de nuestra tierra que quedarán tatuados en la memoria del tiempo y que ahora recordamos con unción en estos gratos momentos.

Padre José Chuquillanqui y Papa Juan Pablo II
El Padre José Chuquillanqui Yamamoto saludando a su Santidad Juan Pablo II en una visita realizada al Vaticano

Al final, Jauja y todo el Valle del Mantaro se quedaron con la tristeza de no recibir la visita del Santo Padre: la tiranía del tiempo lo impidió; pero quedó el consuelo de saber que le hicimos llegar las muestras de nuestro aprecio, veneración y respeto. A partir de su Beatificación, Juan Pablo II será el santo tutelar de nuestra nacionalidad al que encomendaremos nuestros destinos.

Sigue leyendo

Manchay es el pueblo de la Virgen del Rosario


Nota difundida por el Arzobispado de Lima, en el que el Cardenal Cipriani resalta a la Virgen del Rosario como Patrona de Manchay, cuya devoción proviene de Jauja – Perú

Virgen del Rosario

El viernes 08 de octubre Manchay estaba de fiesta, miles de fieles se hicieron presentes en el templo Virgen del Rosario, para participar de la Santa Misa que presidió el Cardenal Juan Luis Cipriani. “En el hogar y en la escuela vamos aprendiendo a rezar el Santo Rosario. Hay que pedirle a la Virgen que les dé un Rosario a cada uno, para poder rezarle”, les exhortó el Pastor de Lima en una de sus primeras reflexiones durante su homilía.

“Manchay es el pueblo de la Virgen del Rosario, nuestra Madre es como la mamá de todos, nos cuida, nos escucha, protege, especialmente a los niños y ancianos, es una madre que tiene esa imagen tan bonita”, prosiguió el Pastor de Lima.

Veneramos a la Virgen del Rosario

Asimismo, el Cardenal Juan Luis Cipriani recordó a todo el pueblo de Manchay que a nuestra Madre, la Virgen María le concedemos una veneración; porque sólo adoramos a la Santísima Trinidad.

“Nosotros adoramos a Jesús; a la Virgen le damos una veneración como un buen hijo a su madre. María es la madre de Dios; los santos también son hombres y mujeres que veneramos; pero no los adoramos. Que no te engañen cuando critican a la Iglesia Católica y dicen mentiras. La Iglesia católica adora a la Trinidad, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y venera de manera muy especial a la Virgen del Rosario”.

Compromiso de la Iglesia en Manchay

En otro momento, el Arzobispo de Lima les recordó a todas las personas que participaron de la Santa Misa que la Iglesia en Manchay asumió un compromiso serio en la educación, alimentación, salud y asistencia, especialmente a los niños y ancianos; por ello la serie de iniciativas implementadas, en estos últimos diez años, materializadas en colegios, policlínicos, albergues, cunas, institutos; así como en la formación en la fe de los fieles que viven en esta porción de la Arquidiócesis de Lima.

“La Iglesia quiere en Manchay hacer gente que ama a Jesús, que ama a María y que en las familias sean honrados, eso no cuesta plata, eso está en el corazón. Papás eduquen a sus hijos, jóvenes nada de pandillaje ni trampas, pórtense bien y así vamos construyendo este pueblo maravilloso que la Virgen del Rosario bendice y acompaña”, animó.

Finalmente, el Pastor de Lima les dio la recomendación de buscar a santidad en las circunstancias ordinarias de su vida, esforzándose, portándose bien y siendo fieles a las enseñanzas de Cristo.

“Jesús te quiere, y quiere que te portes bien, no quiere que te emborraches, que mientas, que maltrates a los demás, quiere que quieras a tus hijos, que los eduques bien, que nos ayudemos porque también es bueno saber que Manchay tiene una identidad: es un pueblo alegre, hagamos siempre de Manchay un pueblo unido a sus pastores”, culminó, en el unísono del aplauso entusiasta y agradecido de los miles de fieles que participaron de la Santa Misa.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, el Padre José Chuquillanqui, Párroco del Espíritu Santo de Manchay; el Padre Manuel Zegarra, Vicario Parroquial; y el Padre Michael Claeys, sacerdote francés que vino al Perú para ofrecer su servicio pastoral durante unas semanas en Manchay.

Culminada la Santa Misa, el Cardenal Juan Luis Cipriani junto con los sacerdotes concelebrantes levantaron en hombros la venerada imagen de Nuestra Señora del Rosario, iniciando la procesión de la Patrona de Manchay.

Fuente: Arzobispado de Lima

Sigue leyendo

El culto a la Virgen del Rosario: Los orígenes de la tradición

Virgen del Rosario, Patrona de Jauja
Carlos H. Hurtado Ames

Todo lo que se ha escrito sobre el origen del culto a la Virgen del Rosario de Jauja está equivocado. Después de revisar lo poco que se ha publicado sobre el particular, casi todos del dominio de la fantasía y la ficción, e incluso sin haber encontrado un documento que acredite el tiempo de llegada de la imagen, es posible llegar a esta conclusión.

Por ejemplo, se ha asumido que en 1994 se han cumplido cuatrocientos años de presencia de la Virgen en nuestra región, o sea que habría llegado a Jauja en 1594; también se dice que la imagen fue donada por Carlos V para la catedral del Cuzco en 1544 o en una fecha no determinada hasta antes de 1556, cuando el hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso abdicaría al trono; otra versión señala que el busto llegó a la ciudad por los años 1670 a 1680.

Es imposible saber de dónde salió el año de 1594 como fecha de llegada de la Virgen a Jauja o a qué fantaseador se le ocurrió. El único dato que se aproxima son las ambiguas afirmaciones de Alejandro Contreras Sosa (1992). Este autor, en un trabajo publicado a comienzos de la década de los noventas del siglo pasado, dice que la Virgen del Rosario de Jauja es un obsequio de los Reyes de España y que fue entregada a misioneros dominicos que venían al Perú. Agrega que estos frailes dominicos vendieron la efigie, como ocurrió con la imagen, la capilla y el retablo de la Virgen del Rosario de los españoles en Lima, según una escritura del 7 de mayo de 1595, por ante Sebastián de Núñez de la Vega, aunque ambiguamente no aclara que se trata de un documento referente a esta Virgen. Sin embargo, este dato ha sido vinculado a la imagen que se venera en Jauja, tal como se aprecia en algunos folletos de enternecedora ingenuidad que circulan en la ciudad.

Aunque con cierta cautela, y enfatizando que es una deducción, Clodoaldo Espinosa Bravo propuso que el culto a la Virgen del Rosario de Jauja debió comenzar en 1544, ya que en ese mismo año habría comenzado a florecer en Lima la veneración a la imagen de la misma advocación que se venera en el templo de Santo Domingo, agregando que la imagen era un obsequio de los Reyes de España a los dominicos del Cuzco. Espinosa Bravo fue el primero en mostrar un interés por la historia de la Virgen (su artículo se publicó en 1942, reeditado luego en 1964 en su Jauja Antigua), aunque al parecer existía, en aquel momento, relatos orales entre la colectividad jaujina que señalaban que la Virgen fue un regalo de Carlos V. Ello se muestra con claridad en la alocución radial que hiciera Teobaldo Ibarra en 1954, publicado luego como artículo, donde, al parecer, el principal sustento de lo que se dice es, precisamente, la imaginaria y la historia oral.

La versión de que la imagen de la Virgen llegó entre los años de 1670 y 1680 es presentada por Pedro Rodríguez Meza, en un artículo aparecido también en 1954, donde indica, además, que la imagen tenía como destino final Ayacucho. Lamentablemente, este autor no indica la fuente de donde obtuvo este dato. Sin embargo, es posible que también se trate de una recopilación oral vigente en ese momento.

Como se puede observar, no hay unicidad en los pareceres ni un real sustento de lo que se dice. Lo que más bien se aprecia es que casi todas las afirmaciones se sustentan en tradiciones orales que han debido irse tejiendo desde finales del periodo colonial. Se entiende esta situación, además, en razón de la nula investigación documental que ha habido sobre la historia de Jauja en general, siendo que la mayor parte de lo que se ha dicho de la misma está sustentado en la oralidad. Una investigación acuciosa en archivos de la región y de la capital es el único camino que podría indicar una fecha relativamente precisa de la llegada de la Virgen a la ciudad; la que debería ser complementada con un estudio detallado de la imagen desde la perspectiva de la historia del arte, que daría más luces sobre su origen y antigüedad. Mientras tanto, por el momento, conviene olvidarse de todas las fechas mostradas hasta este punto.

Sin embargo, ateniéndonos al hecho histórico, es indudable que la imagen de la Virgen que ahora se venera en la Iglesia debió llegar en algún momento del siglo XVI, y que debió ser traída por los dominicos, orden misionera que fomentaba el culto a la Virgen del Rosario dentro de la piedad mariana. Imágenes de María, de tanta celebridad, como las del Rosario de Chiquinquirá en Colombia, la de Lima, Córdova y Puebla, fueron traídas por ellos. También es probable que fuera un obsequio de los Reyes de España, ya que ellos tenían por estilo enriquecer las iglesias que se iban fundando en sus dominios, como sucedió con la imagen de la Virgen del Rosario que se venera en Lima, la misma a la que en 1541, ya se le tributaba culto en su iglesia.

Al igual que la famosa efigie de Lima, la imagen de la Virgen del Rosario de Jauja es de tamaño natural y muy hermosa, en su rostro parece que se aúnan y dan la mano la majestad de la Reina y la dulzura de la madre. El niño, a quien sostiene en el brazo izquierdo, es también obra perfecta. Que es una imagen muy antigua dentro del coloniaje lo acredita el mismo estilo de la efigie, en el que se advierte el influjo del Renacimiento Italiano.

Ahora bien, es conocido el relato mítico que explica las causas por las que la Virgen se queda en Jauja, el que a su vez ha sido recogido por Clodoaldo Espinosa Bravo. Según éste, la imagen debía ser conducida al Cuzco, pero al hacer pascana en Jauja se desató una fuerte tormenta de granizo, lo que fue interpretado por la feligresía como una expresión del anhelo de la Virgen de quedarse en Jauja. Una variante de este relato, y que ha sido recogido por Pedro Rodríguez Meza, indica que la Virgen se dirigía a Ayacucho, y que tras una parada de rutina en Jauja, fue imposible alzar el cajón en el que se la transportaba. Demostrado y comprobado antes numerosos vecinos la imposibilidad de tal conducción, los consignatarios resolvieron dejar el valioso objeto en la ciudad, porque el hecho demostraría que un designio superior así lo disponía.

Si bien se trata de un relato común a varias regiones del Perú sobre el origen de algunas devociones, es interesante observar como en Jauja desde una época temprana, el culto a la Virgen del Rosario adquiere importancia, no sólo en el aspecto religioso, sino sobre todo en la social y cultural, dándole una particularidad que difiere a los demás cultos marianos en el antiguo valle de Jauja, ahora valle del Mantaro. En su origen mítico, ninguna otra Virgen de las que se veneran en el valle, tiene esta connotación

No se tiene informaciones de cómo se desarrollaban las festividades y el culto en honor a la Virgen del Rosario durante la colonia. Sin embargo, sabemos por documentación existente en diversos archivos, que existía una cofradía del Rosario en Jauja, a la que la elite, ya sea indígena o española, entregaba diversos tipos de donaciones, principalmente tierras de pan llevar. La importancia de la veneración y devoción rosariana en Jauja se comprueba al ver que en los testamentos otorgados en aquella época, además de pedirse en gran mayoría como intercesora a la Virgen María, se pedía explícitamente ser enterrados a los pies del altar de la Virgen del Rosario de Jauja.

Un ejemplo de ello es el testamento de doña Sebastiana Astocuri Apoalaya, una noble india de Jauja, donde dejaba en claro que deseaba ser enterrada en la capilla de “Nuestra Señora del Rosario”. La señora también establecía que todos los años se diga una misa cantada el día de Nuestra Señora del Rosario en su capilla y pagándose la limosna de sus bienes, y que una imagen de dicha advocación que ella tenía (heredado de su madre, según se refiere), se trasladase cada vez que se dijeran estas misas. O sea que debajo del altar de la Virgen, debe existir una considerable cantidad de entierros que ahora han quedado en el olvido.

Ahora, que un bulto de la Virgen se trasladase a la capilla, que suponemos es la misma donde hoy se encuentra, sugiere un clima de fuerte efervescencia religiosa que no sorprende. Sin embargo, lo importante de este documento es que muestra la fuerte presencia que tenía la veneración rosariana en Jauja en un contexto colonial. Al menos queda claro que, durante el siglo XVIII, ya estaba bastante difundida. El hecho de que sea precisamente en este siglo cuando se construya el retablo en el cual se rinde culto a la imagen de la Patrona de Jauja, es significativo.

Efectivamente, el retablo de la Virgen del Rosario de Jauja se comenzó a construir en la década de los veintes del siglo en cuestión, concretamente en 1722. Ello queda corroborado a la luz de un documento existente en el Archivo Regional de Junín. Según el mismo, el retablo se construyó en el lapso de dos años y fue realizado por los maestros Esteban y Severino Pérez. El hecho muestra, en resumidas cuentas, que el culto de la imagen las connotaciones de devoción que la acompañarán incluso hasta hoy. Hay algunas informaciones que señalan que, a fines del periodo colonial, la fastuosidad tan aclamada en ciertos relatos, ya estaba presente. Sin embargo, ello es parte de un proceso histórico distinto a los límites del presente ensayo.

Sigue leyendo

Festividades de la Virgen del Rosario 2009

Patrona de Jauja

Virgen del Rosario de Jauja

Falta menos de un mes para celebrar las diversas actividades por la Virgen del Rosario de Jauja. La provincia, devota de Mamanchic Rosario, cumplirá fervorosamente con las actividades en honor a la Santísima Virgen. En los próximos días, postearé el programa general de estas festividades que enaltece todos los años a Jauja por su lado religioso.

Sigue leyendo

Una Revista para celebrar las Bodas de Plata de la Hermandad de la Santísima Virgen del Rosario en Lima

Virgen del Rosario Jauja

Por: Julio C. Dávila-Mendiola W.
e-mail: elhalckon@gmail.com

Con gran beneplácito y una alegría sinigual ingresamos a la Revista que celebra los primeros 25 años de la Hermandad Rosariana en la ciudad de Lima; en 25 segundos nos recibe con su canto rosariano y sus dos brazos bien abiertos Bertha Madrid de Rodríguez: (…) ¡Madre, esencia de amor! / Al mirarte tan radiante / cual estrella celestial, / todo el mundo te sonríe / y con tu amor infinito / Tú retornas las sonrisas, / Tú deleitas nuestras vidas / y nos das felicidad (…). 25 años unidos a María / con esperanzas de paz, armonías y alegrías (…). En seguida, y en su ambiente color de nácar, nos da la bienvenida Rosa Esther Silva y Silva, se respira en él un delicado y profundo aroma a rosas, a rosas de Jauja!! Y con gran emoción nos expresa: Nuestra Madre en el cielo con inmenso amor a nosotros, sus hijos, quiere que testimoniemos nuestra fe en Ella y en su Santísimo Hijo Jesús, permaneciendo fieles a la devoción del Santo Rosario, que es la devoción más hermosa, más rica de gracias y gratísima al Corazón de la Virgen María. Nos proponemo quedarnos 25 minutos junto a Rosita Esther a modo de antesala; Rosa es la hermana Presidenta y la más entusiasta por hacer realidad ésta publicación, le dio forma a esa nube que empezó a flotar, y de improviso como traída por Angeles del Rosario, y es también notable e infaltable su presencia en las Procesiones de octubre, del Rosario en Jauja.

Definitivamente esta Revista marca una profunda huella en el largo e instantáneo camino a María, nuestra Madre, tantos corazones que vibran, sueños que cobran vida, desvelos y preocupaciones; tanto por hacer y tantas cosas por decir. Todos y cada uno de nosotros, nos miramos desde el comienzo hasta el final en María del Rosario, los que están aquí en la Revista y los que estamos alrededor de ella.

Pincela este breve y circular recorrido: Historia del culto a la Virgen del Rosario en la ciudad de Jauja; que más allá es en si una invitación a leer a Clodoaldo Alberto Espinosa Bravo, para ir desde una psicosis mística, en asombrosa idea, pasando por el libro La Fiesta del Rosario hasta llegar a su Jauja Antigua, a una psicosis obsesiva.

Con Yolanda Hilario de Palacios, Manuel Palacios Madrid, Rosita Loyola de Patiño, Elsa Hinojosa de Terrazos, Carlos Terrazos Contreras, Graciela Dionicio Rivera y el cómo se inicia el culto a la Virgen del Rosario en la ciudad de Lima, alrededor del año de 1978.

Acompaña este recorrido una clase sobre la Devoción al Santo Rosario y Cómo rezar el Santo Rosario por Gladys Quintana de Torres.

Y, creemos lo más acertado y de suma importancia en la Revista, dos milagros de los tantos por mil de nuestra Santa Patrona Mamanchic Rosario en dos Testimonios de Fe, el primero de Manuel Palacios Madrid, quien entregado al Santo Rosario con elevada devoción para con su hijo Tata y el milagro de volver a caminar luego de una crucial operación de un tumor maligno en la columna. Y el segundo, de Mercedes Ramírez de Rodríguez para con su señor padre, un hombre de lucha y de inquebrantable fe: Don Manuelito Ramírez Peralta, quien luego de estar internado en el Instituto de Enfermedades Neoplásicas y no poder caminar, desde el infinito se entregó a María, meses después, después de inumerables pruebas, volvía a caminar con tranquilidad, completamente recuperado de salud; y de inmediato volvió a su amada Jauja, y de rodillas ante Mamanchic Rosario le dio gracias, las gracias por mil, por volver a casa.

El Reverendo Padre Elías Paredes Inga, ex-Párroco de la ciudad, reconoce en sentidas palabras la labor brillante que la Hermandad cumple como centro de espiritualidad mariana, un lugar de comunión y de participación, demostrando su fe con obras.

(…) Bendice nuestras horas de trabajo, de descanso, de silencio y de oración, que tu amor nos inspire y fortalezca; nos despide en Oración, Gladys Quintana.

Finalmente, es nuestro mayor deseo no por 25 años más y llegar a las Bodas de Oro, sino, perforar el tiempo y quien sabe llegar a tanto más de 25 siglos dilatando la espiritualidad mariana de todo ciudadano jaujino. (13 de setiembre del año 2008)

Sigue leyendo

Testimonio de Fe – Virgen del Rosario de Jauja

Virgen del Rosario de espaldas
Feligresa jaujina intentando tocar a nuestra Mamanchic Rosario

Manuel Ramírez Peralta

Recuerdo como si fuera ayer, los días interminables cuando papi Mañu, estuvo internado en la clínica de Neoplásicas, el no podía caminar, padecía mucho sujeto a una cama, aún así, nunca lo vi desfallecer, ni reclamar, menos protestar, cada mañana al ingresar a su habitación me recibía con un “estoy mejor hijita, gracias a Nuestro Señor y a la Virgen”, que fe, la de mi papá.

A veces me preguntaba, qué lo sostiene en estos momentos tan duros para él?, encontraba la respuesta en el rezo del Santo Rosario que lo hacíamos con gran devoción, los dos entregados a María Nuestra Madre amadísima, a quien como intercesora nada le puede negar su amado hijo Jesús, mi papá me pedía: “recemos el Santo Rosario hijita”, y rezábamos, no una sino varias veces en el día, esta entrega a la Virgen se hizo tan cotidiana que muchas veces las enfermeras del turno de la noche se unían y todos en una gran comunión le orábamos a Nuestra Madre Santísima.

Los meses transcurrían y papi Mañu seguía sin ser dado de alta, ya podía caminar, nos desplazábamos al pabellón de los niños, le encantaba verlos, acariciarlos, ver a estos angelitos sonreír a pesar de su dolor, qué ejemplo para todos, con ellos jugábamos y rezábamos El Angelus, siempre Nuestra Madre presente en todo momento.

Tuvieron que pasar muchas más pruebas para papi Mañu, el seguía firme en su devoción y amor a Dios y a la Virgen, él les entregó su sufrimiento, meses después él fue bendecido, le hicieron varios exámenes y estaba sano, curado, gracias a Nuestra Madre la Virgen por su intercesión, su amado hijo Jesús había hecho el milagro de devolverle la salud a mi papá, que alegría, que felicidad, la familia entera estaba de fiesta, él no cabía en su gozo, lo primero que hizo fue preguntarle a su médico, si podía viajar a su amada Jauja, él lo autorizó, y allá fue volando, las horas para llegar le fueron interminables, y luego, ya en su amada Jauja lloró frente a Nuestra Madre del Rosario dándole miles de gracias porque lo había devuelto a casa, sano y salvo. (Mercedes Ramírez de Rodríguez) (abril del 2008).


Nota de Edición.- Si usted es parte de un milagro o sabe de uno, de la Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Jauja; no dude en comunicarse con nosotros al correo-e: elhalckon@gmail.com; este testimonio es distribuído y difundido por Halckon Editores.

Sigue leyendo

Testimonio de Fe – Virgen del Rosario de Jauja

Virgen del Rosario de Jauja
Bella y Hermosa nuestra MAMANCHIC ROSARIO. Foto: cortesía Cultural Jauja

Manuel Octavio Palacios Madrid


Dando testimonio de fe, escribo estas líneas para hacer público un milagro de la Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Jauja. En el año de 1990 el segundo de mis hijos Tata, el 05 de setiembre de 1990 a los 15 años de edad, intempestivamente comenzó a sentir unos dolores agudos en la espalda, detectándose en el Instituto de Enfermedades Neoplásicas, la existencia de un tumor maligno, siendo operado de emergencia por el Jefe del Servicio de ese Nosocomio Dr. Heinike, luego de la biopsia, el equipo médico analizando el caso dio su diagnóstico, cáncer en 3er. Grado, tres o cuatro meses de vida o toda la vida inválido, prácticamente estaba imposibilitado de hacer normalmente sus funciones fisiológicas, no podía movilizarse y sufría de intensos dolores, adelgazamiento, caída del cabello y demás secuelas de la enfermedad.

Toda mi familia, sufría intensamente, nuestro dolor era mitigado en parte por la ayuda espiritual y material de todos mis familiares, del Colegio La Salle, de la Asociación de Padres de Familia de La Salle, de la Hermandad de la Virgen del Rosario, de integrantes del Club Jauja, de amigos del Colegio La Salle del Cuzco.

Desesperado le pedía fuerzas a nuestra Santa Patrona, un día del Triduo en su honor, llegué del trabajo para oir la Misa y rezar el Santo Rosario, me arrodillé delante de su efigie, al pie de su altar y con lágrimas en los ojos se lo entregué, Madre Mía le dije, te entrego a mi hijo, cúralo o llévatelo, o dame el valor y las fuerzas, el valor y la entereza de cargar con esta cruz, apiádate de él, dale fuerzas para que siga cargando con su cruz.

Eran aproximadamente las 6 y 30 de la tarde. Escuché la Misa y comenzamos a rezar el Santo Rosario, más estaba sumamente preocupado pues mi esposa, no llegaba, cuando estábamos finalizando, llegó Chabuca toda emocionada, llorando, todos interrumpimos nuestras oraciones y le preguntamos qué pasaba, y con lágrimas en los ojos nos dijo que nuestro hijo, a las 6 y 30 de la tarde, había dado sus primeros pasos, todos de rodillas dimos gracias a nuestra Santa Patrona al pie de su Altar.

Al día siguiente comenzó a hacer sus necesidades fisiológicas, sin sonda y pidiendo, comenzó a seguir caminando, primero con andador, luego con bastón y finalmente solo, ingresando a la Universidad a seguir sus estudios superiores de Economía. Al año siguiente, tras hacerse hermano de la Hermandad de la Virgen del Rosario, y ponerse su hábito, me pidió que le permitiese cargar el Anda, al principio me negué, le dije que no podía, pues era operado de la columna, a tanta insistencia cedí, logré ubicarlo al centro de la misma, al ser relevado, me dijo, papá me has engañado, yo quiero sentir su peso y luego sin decirme nada, cargó el Anda en la parte delantera, lo único le dije Madre Mía, ayúdalo, todo sudoroso pero feliz, cumplió su cometido. Hoy es un profesional exitoso, padre de familia de dos hermosos niños y vive siempre agradecido por el milagro recibido.

Este testimonio quiero compartirlo con Uds. Cumpliendo un deber y dándole eternamente gracias a la Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Jauja, al pie de su altar en la Iglesia del Monasterio de Nuestra Señora de la Encarnación.(Lima, 05 de abril del 2008).

Nota de Edición.- Si usted es parte de un milagro o sabe de uno, de la Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Jauja; no dude en comunicarse con nosotros al correo-e: elhalckon@gmail.com; este testimonio es distribuido y difundido por Halckon Editores.

Sigue leyendo