Archivo por meses: Marzo 2015

Psicoanalista jaujino Saúl Peña Kolenkautsky

Saúl Peña

Dario Núñez Sovero

El día de hoy salió una extensa entrevista al psicoanalista jaujino Saúl Peña Kolenkautsky (Revista Domingo del Diario La República, páginas 4-6). Él es un Médico psiquiatra egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Obtuvo el Postgrado de seis años en el Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Londres y se formó como psicoanalista de adultos, niños y adolescentes en el Instituto de la Sociedad Británica de Psicoanálisis. Grupo Independiente. Miembro Fundador del Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido y   Pionero del psicoanálisis en el Perú. Analista didáctico, profesor y supervisor del Instituto de Psicoanálisis de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis.

Su grato recuerdo a Jauja, el diario El Comercio lo retrata así:

“Mi padre, Alejandro Peña Silva, era jaujino, como yo. Y abogado. Mi madre Nena Kolenkautsky Koifman es judía-rusa. El se enamoró desde que la vio. Establecieron un vínculo sin palabras, sin ningún idioma hablado. Ella no sabía castellano ni él ruso. Pero para suerte de mi padre, ella se hospedó en el segundo piso de la única notaría que tenía Jauja entonces: la de un tío mío. Una noche, mi padre le pidió al portero que apenas la señorita se durmiera rodeara de flores su cama, y que pusiera al lado una tarjeta suya. Mi madre se despertó en medio de un jardín colorido. Después de ese gesto empezó un romance muy intenso. Soy fruto de ese amor. Tengo incluso una fantasía: creo que fui concebido en una huerta de Jauja, en plena libertad.”

Es muy grato que los jaujinos brillen en todas las áreas del saber humano y es más grato, todavía, advertir la prosapia de quién reiteradamente se reclama oriundo de esta tierra de leyenda: Jauja. Desde aquí felicito este ejemplo de humildad y cariño de un hombre cuya relevancia es ejemplar.

 

 

 

 

Sigue leyendo

LOCO ALEJOS Y TITO DRAGO

Echa Muni

Darío A. Núñez Sovero

Nuestra ciudad, como muchas otras, tiene algunos personajes de especial presencia,  cuya personalidad, por ocurrente y atípica, no deja de llamar la atención diariamente. Uno de ellos, en nuestra andina Jauja, es Andrés Alejos Moreno a quien todos conocemos como el “Loco” Alejos, sus más íntimos lo llaman “cotorra”.  Él, cotidianamente, recorre la ciudad con su socarrona y altisonante voz sacando a los viandantes del ensimismamiento en el que se enclaustran producto de sus atribuladas preocupaciones. Lo conocí hacen más de 60 años cuando, palomilla él y con otros de su afinidad como “Carlota” o “Calavera”, correteaban tras una pelota con un improvisado equipo al que llamaron “Carlos Concha” y que, desafiantemente, enfrentaba a cuanto equipo se le ponía al frente en ese escenario del recuerdo para el deporte jaujino como lo fue el viejo Estadio “Junín”.

“Loco” Alejos se hizo, luego, policía municipal y más adelante pasó a ser empleado, función del que ahora es un respetado jubilado, pues no podía ser otro el resultado a sus 84 años de edad, aun cuando, esta longevidad, no le ha restado ímpetu y jocosidad a cada una de sus intervenciones amicales. A lo largo de su existencia si ha acuñado un sello característico de su peculiar estilo es, a manera de pregón, vociferar su amor inclaudicable para el equipo de sus amores: el “Echa” Muni. Jauja toda sabe, por él, que es el único jaujino hasta la fecha  aportante mensual del club, del mejor arquero de esos tiempos, el “mago” Valdiviezo, la historia de los “tres gatitos”: “Caricho” Guzmán, Vides Mosquera y Tito Drago; de “motorcito” Guzmán, de Franco Navarro, Agüerito o el “Cholo” Sotil, etc. Y, esta  letanía deportiva que lo absorbe casi demencialmente, lo dice con una convicción tal que ya raya en el hastío. Por ello, y para bajarle los decibeles, me ocurre escribir esta nota en razón de que el sábado último lo sorprendí oteando mi puerta y no pude menos que entablar una amena charla donde el tema de su añorado Deportivo Municipal era impostergablemente obligatorio. Es así que, antes que me abrume con sus conocidas historias de los “tres gatitos” y compañía, me adelanté y le pedí que me escuche dos versiones que escapan de su versación: le dije, primero, algo que él no conocía. La primera vez que vi al recientemente fallecido Tito Drago (padre de “Titín”, el “Diablo”, abuelo de la actriz Emilia Drago de “Asu Mare” y figura emblemática del Deportivo Municipal), corría el año 1956 más o menos y  fue en su tienda de artículos deportivos que tenía en la esquina de Caylloma y Moquegua en Lima, local que era el centro de concurrencia y tertulias de los actores deportivos del país de ese tiempo. La segunda historia ocurre en Trujillo, allá por el año l960. Haber vivido en una familia conservadora y de valores cristianos me llevaba a asistir dominicalmente a misa. Aquel día, muy temprano, asistí a la misa que los padres dominicos celebraban en la Iglesia San Francisco y, sin darme cuenta, me ubiqué en una banqueta delante de dos caballeros que, muy contritos, compartían la santa ceremonia. Al percatarme de quienes eran tan distinguidos asistentes, me doy cuenta que eran Roberto “Tito” Drago y Juan “Loco” Seminario. Mientras voy relatando este encuentro, de súbito y con inesperado gesto, Alejos me interrumpe y me pregunta si me he lavado la boca. Me doy cuenta –enseguida- que he tocado dos nombres sacros para los hinchas del Echa Muni. Para culminar mi relato, le cuento que la tarde de aquel domingo ambos jugadores y su elenco jugaban contra el “Rambler” de Salaverry, desaparecido equipo trujillano muy querido al que derrotaron con un gol de media volea del gran Tito Drago. Es en este instante que advierto en mi interlocutor un rostro mustío poblado de nostalgia. Casi estupefacto, el “Loco” Alejos se aleja sin despedirse mascullando sus recuerdos. El cariño desmedido a su club lo ha derivado a renunciar protocolos y un callado adiós me obliga a alejarme de su recia figura, aún a pesar de sus largos calendarios de existencia. Ignoro si cuando me reencuentre volverá a hablarme de su vieja monserga deportiva.

 

 

 

Sigue leyendo