Archivo por meses: noviembre 2013

Claudio: El desconocido más celebrado

CEB - Francia

Camilo Espinoza Beas

Estaba en la biblioteca de la Universidad de Granada, revisando unos textos de Camus y  Sartre, y un mensaje llegó a mi ordenador: “Tiene un mensaje nuevo”, con mediana displicencia abrí el mensaje; dejé por unos minutos que el mensaje estuviera expuesto porque tenía la vista sobre L’étranger. Aún sumergido en aquel texto, eché un vistazo al mensaje y mi sumersión y encanto, mutaron súbitos. Edgardo Rivera Martínez y Rodolfo Hinostroza obtienen el Premio Nacional de Cultura 2013. “Jolines”, fue lo primero que dije alterando el statu quo y la orden imperativa colonizadora de: Guardar silencio, que se hallaba en letras grandes y de negro intenso, decorando el mundo de la imaginación y la creación. Apoyé mi humanidad sobre el respaldar de la silla, y mi ser se concentraba y satisfacía por aquel acontecimiento. Seguramente las gentes que estaban por mí alrededor, habrán juzgado y sentenciado mi actitud y la palabra que dije, que no es precisamente una palabra que ayude a la interacción con otras gentes, sino más bien, altera las normas mínimas de convivencia pacífica. Pero qué importaba, estaba listo para que me pidieran que abandonara el mundo del silencio, con su acostumbrado vale, al final de cada resolución imperativa de los celadores de ese mundo. Pero no sucedió.

Me tomó un lapso reincorporarme. Deseaba responder el mensaje; sin embargo, me contuve y le di click al buscador de la biblioteca. Escribí el nombre de ERM y la búsqueda arrojó los resultados. De una manera indiferente y quizá absurda, digo quizá, abandoné a monsieur Meursault y el telegrama del asilo: « Mère décédée. Enterrement demain. Sentiments distingués». Y no de una manera indiferente, me puse de pie y me dirigí al apartado de Literatura Latinoamericana. En un acto instantáneo, tenía en mis manos el libro de cuentos completos de ERM. Contemplé con admiración y mucha nostalgia la portada del libro. De pronto, recordé Jauja, mi casa y la biblioteca de padre, y en una confabulación extraordinaria recordé que hace seis años más menos leí El unicornio (primera edición) y País de Jauja; ese país que acogió en su período de vacaciones escolares al  entrañable mozalbete Ayala. Mozalbete con el que, en algún momento, me identifiqué de una manera grata, risueña, jubilosa, y que seguramente habrán experimentado lo mismo, salvando la interpretación y las experiencias personales de cada lector, los que se han dado el verdadero placer de leerle. Y recalco, los que sí le han leído.

Ya en una incorporación plena y consciente, y pasado algunos días, revisé cuanta información había sobre Claudio, El Unicornio, El Ángel de Ocongate, y el creador. Sobre todo, el creador. Esa existencia que hizo posible, hace seis años más menos, que me identificara de una manera autentica, genuina y visceral, si cabe el término, con Jauja, y visualizara e imaginara Europa, sin haber pisado ese continente. Necesitaba saber que acontecía con él, y en mi expedición por lograr información, de una manera tierna, encantadora, sublime, se me vino al recuerdo madre y la vez que me dio el libro de usted; sí, de usted porque como recuerda: “Ya estabas de vacaciones, en esos meses de lluvia pero  también de días claros, en que podrías hacer lo que te viniese en gana” (*). Estampas de Viaje, era el libro que me dio de usted, donde se encuentran A Viena, en invierno y verano, Visita a César Vallejo, Álbum de Praga, entre otros relatos, que los leí en su Jauja y en mi Jauja querida donde soñaba conocer París, Viena, y quizá iluso: “Algún día estaré allí como usted”, decía en voz interior. Y así fue. En mi estadía en Austria, llegué a Salzburgo a la mismísima Mozarts Geburtshaus,  y estando allí con unas gafas de sol ocultando mi felicidad, y recordándole con su barba y sus inseparables gafas, me dije, en tono calmo y bajo para no alterar el statu quo de nada: “Si me viera Claudio, seguro se pondría verde de la envidia”, y agregué: «Tú Claudio sigue nomás con tu piano y con tus libros, porque te falta mucho para ser como yo, ¡un hombre!» (*).

Viene al caso contarle que estuve en París en la casa de un amigo jaujino, que su admirable cortesía hizo que me sintiera como en casa, como en casa parisina, desde luego, porque él, ya es muy parisino tiene ese dejo de la “erre” muy marcado que a mí me hace mucha gracia y se ve simpático. Una noche que bebíamos una especie de brandi entre recuerdos y risotadas y el sonido de la “erre” cada vez más recurrente en nuestra tertulia, y sin ánimo de echarle a perder su hospitalidad y acento parisino, le dije que, con ese acento no podrás cantar esas mulizas que cantábamos en jauja después de una traída. Él me miró muy parisino y circunspecto, creí por un santiamén que mi estancia y su hospitalidad habían caducado en ese preciso momento; de pronto, se llevó sin titubeos, la copilla a la boca y se la echó pa’ dentro en otro santiamén, y preciso dejó caer la copa en el portavasos; en un gesto facial que daba la impresión que saboreaba la especie de brandi,  canturreó esa muliza que tanto nos gustaba, y yo le hacía de segunda voz. La intrusa “erre” parisina se había desvanecido, como ese amor de carnavales que él conoció, experimentó y sufrió, y le hizo tomar la decisión de llegar y ampararse à París.

Permítame contarle que al día siguiente visité la tumba de don Cesar Vallejo, no le escribí ninguna narración cómo usted lo hizo en su viaje y en su tiempo. Era abril y el vientecillo frio me pegaba muy duro en mi humanidad, pero ello no hizo que no cumpliera mi propósito, es decir, contarle a don Cesar, que había terminado mi segunda novela que la he llamado Octubre. Sí, desde el momento que empecé a escribir la he llamado Octubre y se ha mantenido inamovible. Parte de algunos hechos ciertos como: la pérdida, el dolor, el sufrimiento, la indiferencia, el deseo de justicia, el rechazo a todo lo establecido por los hombres, y tal vez, un deseo de libertad. Sé que tendrá muchas cosas que hacer, sin embargo, permítame nuevamente que le diga que, la idea de este texto la concebí en dos mil nueve cuando aún estaba en Perú. Tenía escrita 75 páginas, pero, no me terminaba de convencer esa dirección que estaba tomando, sentía que estos temas necesitaban otra perspectiva más personal, fuerte, que calara en el ser. Y de una forma que aún no me llego a explicar, como si algo invisible me condujera, empecé a interesarme por la filosofía y la literatura existencialista, que en otro estadío de mi vida, de alguna forma había prescindido. Déjeme decirle que, una enorme ventaja es tener a mano tanta literatura como la que hay en la Universidad de Granada, así que, me adentré en los existencialistas y leí libros, artículos, vi entrevistas, documentales y todo en cuanto se refería a Sartre, a Camus, a Heidegger, a Kierkegaard, a Nietzsche, a Dostoievski, a Sábato y otros más. Sí don Edgardo, Camus y Sartre, aquellos de los que usted y don Mario Vargas Llosa hablaban en la facultad de letras de la UNMSM, se recuerda, seguramente que sí; y también recordará que don Mario era muy estudioso y gran lector y hasta en una ocasión le “sopló” una o dos preguntas. No deseo desviarme del tema, pero continuaré diciéndole que, sentí que luego de conocerles, había encontrado por fin el camino que mis experiencias, mis temas, debían seguir. Las 75 páginas que tenía escritas las quemé (es una forma de decir, espero me entienda), las borré (se ajusta más a la actualidad) porque no tenían el sentido que ahora había hallado y con el cual me sentía muy satisfecho. Comencé a escribir en Milán, el 28 de febrero y terminé el 13 de junio en inicios de las oleadas de calor provenientes del África, porque aquí los cambios se deben a oleadas provenientes de aquí y de allá. Y el resultado, un texto de no más de 199 páginas, muy al estilo de Albert Camus quien se convirtió en un referente. Además, debo agregar y usted lo sabrá muy bien, que muy cerca de la tumba de don Cesar Vallejo, y su poema Espergesia que a mí me identifica, está el creador de Cartas a una señorita en París, le diré que hasta vi un cronopio que me hacía señas como para acompañarle en su viaje, pero desistí porque el frio golpeaba todavía más fuerte y porque las rodillas las tengo a la mala y sólo deseaba coger el metro de regreso a casa, a la casa del cantante parisino de mulizas, y beber una gran copa de esa especie de brandi que estoy convencido aliviaría mi estado malo.

Ya para concluir, no sé si usted se ha enterado, que ahora muchos le celebran, gritan su nombre a viva voz, el orgullo les embarga y sienten una reafirmación de su identidad y hasta se jactan de poseer todos sus libros y en primeras ediciones, lo que les lleva a afinar sus vastos conocimientos sobre usted y su creación. Le diré, que hace cuatro años exactamente escribí: ¿Y tú, conoces a Edgardo?, y como en esa ocasión, le brindo mis disculpas anticipadamente, pero tendré que negarle ante todos nuevamente, espero que me entienda, pero así debe ser. Sólo usted y yo sabremos que desde nuestra última comunicación del sábado nueve de noviembre de dos mil trece, su existencia, su creación, su imaginación, y mi librito El Unicornio, han hecho en mí, un hombre soñador, de fe y de trabajo constante en este camino maravilloso que es la escritura y que implica muchísimo leer; y también recordará que en mi primera novela, el último capítulo fue dedicado con la mayor admiración a usted. Y sepa usted tío Edgardo, y de sobra lo sabe qué, la literatura me ha dado una razón maravillosa de existir, me otorga libertad y me hace pensar que un hay un mundo posible y positivo. Y ya para terminar siempre llevo presente un relato suyo: Retorno a la patria, porque deseo volver a mi Jauja, a mi País de Jauja y estar al lado de mi familia, de mis amigos y mis costumbres, donde puedo avizorar esa tierra en que se alcanza toda la felicidad que podemos lograr.

Y como este post, lo he terminado de escribir en la bella Graná, como suelen pronunciar Granada por aquí y lo justifican en una economía oral, y compartiendo con mis compañeros españoles de la universidad, quienes lo han leído y como forma de agradecimiento hacia ellos por su tolerancia y afecto, y a este País, que no es el País de Jauja, a los que se den tiempo en echarle un vistazo a este post, en su dialecto les pregunto: ¿Y vosotros, habéis leído a Edgardo?

(*) Frases extraídas de:

RIVERA MARTÍNEZ, Edgardo (1996). País de Jauja, 548 p.; Lima: Peisa.

 

 

 

Sigue leyendo

LA HORA DE JAUJA


Los jaujinos somos los continuadores de la raza guerrera y corajuda de los Xauxas. De una estirpe que llenó de esplendor y abundancia esta parte del país en la época prehispánica.

Tunanmarca - Xauxa

Darío A. Núñez Sovero

Un día de Marzo de 1976, en un encuentro académico realizado en Lima, coincidí con un cura español de nombre Quino Messeguer. Cuando me preguntó de mis raíces, le dije que era de un lugar clavado en el costado de los Andes llamado Jauja. Para mi sorpresa me dijo que Jauja era el lugar de América más famoso en Europa. La expresión colmó mi callado orgullo; íntimamente me sentí grande. He aprendido de mis mayores muchos gestos que elocuentemente hablan de sus raíces: un amigo (todavía vivo) de nombre Daniel Madrid Salazar y conocido en su etapa escolar como “corneta mayor” se presentaba en los auditorios a viva voz diciendo “soy Daniel Madrid Salazar de Ninacanya” aludiendo a su procedencia de la parte sur oriente de nuestra laguna de Paca. Otro amigo, ya extinto, el Ing. Teófilo Jorge Aliaga Osorio, donde iba refrescaba su sed pidiendo en cualquier parte del mundo “agua de Jauja” en alusión a la bebida Inca Cola. Nuestro fallecido artista Hugo Orellana Bonilla reclamaba siempre con pesar no haberse apellidado Yarihuamán porque, decía, le habría gustado tener un apellido ligado a la fuerza telúrica de su tierra.

Leo que en el extranjero, y en otras partes del país, colectividades de jaujinos exiliados por diferentes motivos se agrupan para trabajar en pro de su terruño y, finalmente, advierto que el gobierno ha expedido un Decreto Supremo para reivindicar a nuestro aeropuerto “Francisco Carlé”. Que se ha concedido con justicia a Edgardo Rivera Martínez el Premio Nacional de Cultura 2013, que la Marina de Guerra le da al R.P. José Chuquillanqui el Premio Almirante Grau 2013, que nuestro añejo “San José” es reconocido como Colegio Emblemático, que el Congreso de la República mediante Ley ha conferido a Jauja la condición de Primera Capital del Perú y, el día de hoy, el Banco Central de Reserva del Perú ha presentado la moneda en homenaje a la grandeza de los restos arqueológicos de Tunanmarca – Jauja, como un reconocimiento a la grandeza de nuestro pasado, entonces cómo no sentirme bien. Cómo no sentirme honrado y agradecido de haber nacido en esta tierra bendita de Jauja, o, en palabras de Carlos Hurtado Ames, provenir “De un pasado formidable, misterioso, cuya potencia todavía la podemos sentir los que tenemos el privilegio de haber nacido en esta tierra. Eso es lo que nos ha legado Tunanmarca”.

El dia de hoy, el Estado, la nación peruana y la comunidad internacional sabrán de una cultura excepcional como fue la cultura Xauxa. Ella ha ingresado al selecto grupo de quince atracciones nacionales reconocidas en la Colección Numismática “Riqueza y Orgullo del Perú” conformada por patrimonios invalorables del Perú:

1) Tumi de Oro (Lambayeque).
2) Sarcófagos de Karajía (Amazonas).
3) Estela de Raimondi (Ancash).
4) Chullpas de Sillustani (Puno).
5) Monasterio de Santa Catalina (Arequipa).
6) Machu Picchu (Cusco).
7) Gran Pajatén (San Martín).
8) Piedra de Saywite (Apurímac).
9) Fortaleza del Real Felipe (Callao).
10) Templo del Sol Vilcashuamán (Ayacucho).
11) Kuntur Wasi (Cajamarca).
12) Templo Inca Huaytará (Huancavelica).
13) Templo de Kotosh (Huánuco)
14) Mantos de Paracas (Ica)
15) Tunanmarca – Xauxa (Junín)

La hora de Jauja ha llegado. ¡Viva Xauxa!

 

 

Sigue leyendo

Moneda de Complejo Arqueológico de Tunanmarca (Xauxa)


CIRCULAR N° 042-2013-BCRP publicado el 26 de noviembre de 2013 en el Diario El Peruano

Tunanmarca - Xauxa

 

Ponen en circulación la decimoquinta moneda de la Serie Numismática “Riqueza y Orgullo del Perú” alusiva al Complejo Arqueológico de Tunanmarca, ubicado en Junín

CIRCULAR N° 042-2013-BCRP

CONSIDERANDO QUE:

El Directorio del Banco Central de Reserva del Perú, de conformidad con los artículos 42, 43 y 44 de su Ley Orgánica, ha dispuesto la emisión de la Serie Numismática “Riqueza y Orgullo del Perú” que tiene por finalidad difundir, a través de un medio de pago de uso masivo, el rico patrimonio cultural de nuestro país, así como incentivar la cultura numismática.

SE RESUELVE:

Artículo 1. Poner en circulación, a partir del 26 de noviembre de 2013, la decimoquinta moneda de la Serie Numismática “Riqueza y Orgullo del Perú” alusiva al COMPLEJO ARQUEOLÓGICO DE TUNANMARCA, ubicado en Junín. Las características de la moneda se detallan a continuación:

Denominación : S/. 1,00
Aleación : Alpaca
Peso : 7,32g
Diámetro : 25,50mm
Canto : Estriado
Año de Acuñación : 2013
Anverso : Escudo de Armas
Reverso : Denominación y motivo alusivo a TUNANMARCA
Emisión : 10 millones de unidades

En el anverso se observa en el centro el Escudo de Armas del Perú, en el exergo la leyenda “Banco Central de Reserva del Perú”, el año de acuñación y un polígono inscrito de ocho lados que forma el filete de la moneda.

En el reverso, en la parte central, se distingue en primer plano un pórtico de una de las viviendas circulares (chullpas) de la ciudadela y, a través de él, se observa parte del complejo. También se aprecia la marca de la Casa Nacional de Moneda sobre un diseño geométrico de líneas verticales, así como la denominación en número y el nombre de la unidad monetaria sobre unas líneas ondulantes. En la parte superior se muestra la frase TUNANMARCA S. XIII – XVI d.C.

Artículo 2. Estas monedas serán de curso legal y circularán de manera simultánea con las actuales monedas de S/. 1,00.

Lima, 21 de noviembre de 2013

RENZO ROSSINI MIÑAN
Gerente General

 

 

 

Sigue leyendo

La trascendencia de Tunanmarca


Tunanmarca

Carlos H. Hurtado Ames

El 26 de noviembre de presente año el Banco Central de Reserva del Perú presentará una moneda conmemorativa a Tunanmarca, el centro arqueológico más importante de la sierra central peruana. Se trata de un reconocimiento a la trascendencia de la historia prehispánica de Jauja y a los Xauxas, el grupo étnico que pobló esta zona y que, por muchos años, han sido confundidos, permaneciendo en un injusto silencio.

En la presente nota quisiera destacar, brevemente, algunos aspectos fundamentales de la importancia de Tunanmarca como centro regional Xauxa en el proceso histórico nacional peruano a la luz de los nuevos avances en la investigación arqueológica e histórica

En efecto, en el estado actual de las investigaciones es cada vez más evidente que la realidad étnica preinca de la zona era de fractura política. Las fuentes históricas aluden a dos grupos importantes con claras diferencias identitarias en el vestido: xauxas y huancas (los primeros llevaba una especie de vincha roja y los segundos negra). Los Xauxas se emplazaban en la parte norte del valle, principalmente en la zona circundante al valle de Yanamarca, y los segundos en el sur. También es evidente que fueron los Xauxas el grupo que tenía la primacía en el desarrollo regional. Esto es claro al ver los restos que han dejado, principalmente Tunanmarca, aunque los centros regionales de ellos no se reducen solo a éste.

Las últimas investigaciones que se han realizado sobre los llamados Chancas, como los de Brian Bauer publicados este año, no han encontrado evidencia arqueológica que sostenga que este grupo era el que rivalizaba con los incas durante su expansión imperial, como el mito sostiene. Esto es importante porque, de ser así, es visible que la principal resistencia ante la expansión estatal estuvo en la sierra central. Y quizás esta es la razón por la que los incas, en señal de represalia, deciden cambiar el nombre de la zona ya como provincia inca por “Huanca huamani”, aunque tomando el nombre, según las fuentes, de una piedra que estaba al inicio del valle, no de un grupo étnico preexistente. Es decir, realizaron una manipulación de la realidad preexistente en cuanto a sus nombres.

Los trabajos arqueológicos que se han realizado en Tunanmarca dan cuenta que, en efecto, hubo un enfrentamiento formidable ante el avance estatal. Esto es lógico si tenemos en cuenta que estaban camino a convertirse en una sociedad compleja próxima, probablemente, a un estado. Desde esta perspectiva, Tunanmarca y los Xauxas fue el principal centro de resistencia ante la expansión imperial cusqueña. Pero este hecho generó, a la vez, que los incas los quisieran desaparecer del mapa, de la memoria y del recuerdo. De ahí el cambio del nombre en términos de organización política por “Huanca Huamani”.

Pero el nombre de Xauxa no desapareció. Obviamente, el uso de las palabras, las costumbres y las identidades no desaparecen por decreto. De este modo, la provincia, el corregimiento, el valle y el río que lo surca se llamaban Jauja. Todas las referencias geográficas de cualquier tipo de la Colonia se refieren a la zona como Jauja. Es decir, había un uso de la palabra que no se suprimió, el de una entidad política preexistente que fueron los Xauxas.

Algunos historiadores que intentaron una aproximación al estudio de estas sociedades no se dieron cuenta de esta manipulación y pensaron el territorio en términos de unidad política a partir del nombre de un supuesto grupo étnico, una situación que ya no viene al caso dilucidar.

Finalmente es pertinente anotar lo siguiente. El nombre de Jauja tiene una fuerza única para los jaujinos. El solo escucharla genera un sentimiento que entremezcla muchas cosas difíciles de definir. Eso no sucede en otra parte, hasta donde he podido comprobar. Y eso creo es parte de una continuidad, de un tiempo anterior que no está suprimido ni abolido. De un pasado formidable, misterioso, cuya potencia todavía la podemos sentir los que tenemos el privilegio de haber nacido en esta tierra. Eso es lo que no ha legado Tunanmarca.

 

 

 

 

Sigue leyendo

EL CENIT DE UNA ORBITA EXISTENCIAL: JOSE CHUQUILLANQUI, EL PASTOR OBRERO

“Cuando el ángel de la vida
te trajo al mundo…
nació en el cielo una estrella…”
Luis Benjamín Cisneros

.

Padre José Chuquillanqui

.

Darío Núñez Sovero

En medio del cariño y calor del pueblo de Manchay y acompañado de su solvente equipo técnico presente en la Misa de Acción de Gracias, el R.P. José ChuquillanquiYamamoto celebró sus 50 años de vida. La singular oportunidad sirvió para que, desde el púlpito, el sacerdote jaujino evocara, con una humedecida nostalgia que sus mejillas no pudieron ocultar, todos los apuros y logros que consiguió de la mano del pueblo que lo acogió para hacer de esa comunidad un hato de optimismo y transformaciones que ha trastocado radicalmente ese páramo desolado y lóbrego que encontró hacen 17 años.

La oportunidad también sirvió para agradecer, con devota humildad, el apoyo permanente de las instituciones, personas y gestiones que, comprendiendo la urgencia de sumarse a causas nobles y cristianas, acudieron prestas al requerimiento de ser magnánimos cuando la pobreza y el abandono acuden a los desposeídos a quienes, nuestro Pastor desde su llegada, los instrumentó con las fuerzas de su fe y el trabajo. Sirvió, asimismo, para revisar los tempranos años de su niñez y juventud consumidos con alegría esperanzadora en su Jauja nativa donde conjugó, con extraordinario acierto, la severidad y el estoicismo oriental que traducía su madre con la fuerza telúrica y la alegría andina que le infundió su extinto padre. Ese oportuno y necesario recuento fue propicio para recapitular muchos de los ricos incidentes que el Padre José ha vivido en su medio siglo de vida, Además de, por qué no, recordar algunas de las impresiones más penosas que confrontó, pese a lo cual él siguió con su indoblegable filosofía “brutalmente exigente”, pese a los desencantos de sus infaltables inconformes.

En Jauja, en la casona que se ubica en el Jr. Grau 812, nació José Mines Chuquillanqui, nadie entonces presagiaba que 50 años después y ya como Párroco de Manchay nuestro Reverendo sacerdote recibiría, justamente, el Premio Almirante Miguel Grau Seminario 2013 en la categoría Lealtad en mérito a su permanente preocupación y promoción de la niñez y juventud manchaína, beneficiaria de sus permanentes desvelos que se han traducido en la construcción de numerosas instituciones educativas y sociales que se expresan en ocho cunas jardín, numerosos centros educativos parroquiales, instituto superior tecnológico, iglesias, casas de retiro, casas de ancianos, centros culturales, centros de justicia, clínicas, postas médicas, comedores, etc. Su obra no se sólo se limita al afán de construir, ¡no!, su proyección ha ido más allá: gestionar y lograr pistas asfaltadas para reemplazar los caminos de arena por donde se desplazaban los humildes pobladores lugareños, gestionar el agua potable que hoy lleva vida líquida a esa comunidad azotada por las endemias propias de no contar con un adecuado saneamiento, proyectar convenios para que los jóvenes se acojan a programas de ubicación laboral, fomentar la protección familiar, ser usuarios de becas en el extranjero y, recientemente, al programa de inclusión musical “Una sinfonía por el Perú”, entre otras obras menudas pero trascendentes que cotidianamente lo absorben. Todo ello ha hecho que la población de Manchay que, desalentada por el abandono en que vivía, iba migrando su fe a las confesiones evangélicas retomen el entusiasmo de vivir en cristiandad alineándose nuevamente a su fe católicaoriginal, con el lógico retroceso de las primeras. El esfuerzo desplegado es, pues, inmenso y hacen de sus cincuenta años de vida un hecho que, especialmente el pueblo, es recordado con júbilo y alborozo. Fue emocionante escuchar desde el fondo de la agradecida multitud agolpada en la Misa de Acción de Gracias las peticiones para que su Pastor tenga larga vida y salud.

La fructífera existencia de estos 50 años ha sido reconocida por propios y extraños en todos los ámbitos. Además del Premio otorgado por la Marina de Guerra y Telefónica, otras entidades han destacado la obra de nuestro Pastor obrero de la fe: la Municipalidad de Jauja lo ha declarado Hijo Ilustre, la Municipalidad de Pachacámac Ciudadano Ilustre, los Clubes Departamentales del Perú le han otorgado la Palma de Oro al Mérito Ciudadano, la Universidad de Piura lo declaró Ganador del Premio Esteban Campodónico Figallo, la Municipalidad de Lima le dio La Medalla de Lima como Vecino Ilustre, en el año 2008 Palacio de Gobierno lo declaró Comendador de la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos, RPP le ha conferido un reconocimiento especial del Premio Integración 2013, los Clubes Rotarios Siglo XXI le han declarado Ciudadano Ilustre 2013, la Región Lima lo declaró ganador del Premio Maestro que deja Huella 2012 y, el mismo día de su onomástico (12 de Noviembre) en Bogotá-Colombia el BID le confería un reconocimiento por su destacada labor a favor de los más pobres del Perú. Pero, además de lo descrito, el reconocimiento mayor que su obra evangelizadora puede esperar proviene de su grey, de ese sufrido y callado poblador de Manchay, de aquellos rostros empolvados y surcados por arrugas que ven en su Pastor al verdadero redentor de sus miserias y con él se aprestan entusiastamente a emprender nuevos desafíos.

Abraham Maslow, estudioso de la conducta humana, estableció que la más alta de nuestras motivaciones es la de autorrealización. Todas las personas, dice, actuamos y al final lo que queremos es autorrealizarnos. José Chuquillanqui Yamamoto hace tiempo que lo logró pero, como que lo conocemos desde su niñez en nuestra Jauja amada, sabemos que él desde donde se halle seguirá bregando para desmentir a Maslow y demostrar que, conforme a su vocación, su motivación mayor será la de seguir brindando su amor al prójimo y al pueblo que lo prohijó. En la humildad de su palabra al agradecer la presencia de los concurrentes dijo que su vida era como “ver en un espejo todo lo que Dios le ha concedido” a Quién, como un sencillo Pastor, agradeció por tanta magnanimidad.

Sigue leyendo

BCR presentará moneda de Nuevo Sol alusiva al complejo arqueológico de Tunanmarca en Jauja, Junín

  • Presentación de la moneda se realizará el martes 26 de noviembre en el Banco Central de Reserva del Perú

 

  • Tunanmarca es el asentamiento prehispánico más importantes del Intermedio Tardío en el centro del país

Presentación del sol jaujino

(Lima, 13 de noviembre de 2013).- El Congresista por Junín, Jesús Hurtado Zamudio (Fuerza Popular) informó que atendiendo a su sugerencia, el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) decidió incorporar al Complejo Arqueológico de Tunanmarca, ubicado en Jauja, Junín, en su Serie Numismática “Riqueza y Orgullo del Perú”. El próximo martes 26 de noviembre se presentará la nueva moneda de Un Nuevo Sol alusiva a este importante sitio arqueológico de Junín.

Como se recuerda, meses atrás el parlamentario realizó una visita al presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, para sugerir una serie de atractivos de la región Junín, entre ellos, el sitio arqueológico de Tunanmarca, para ser considerados en las colecciones numismáticas.

“Incluir al complejo arqueológico de Tunanmarca en la serie numismática Riqueza y Orgullo del Perú significa mucho para toda Jauja y Junín pues la sangre guerrera de los Wanka Xauxas se instala ahora en nuestro Nuevo Sol, reviviendo nuestra tierra y nuestra cultura se suma a la colección que ya integran el Tumi de Oro de Lambayeque, la Estela de Raimondi de Ancash, Machu Picchu del Cusco, el Gran Pajatén de San Martín, el Templo del Sol de Ayacucho, entre otras monedas alusivas que ya se encuentran circulando en todo el país”, señaló Hurtado Zamudio.

Tunanmarca es el asentamiento prehispánico del periodo Intermedio Tardío más importante en Junín. Se caracteriza por sus chullpas y murallas perimétricas y tiene un área de 223 hectáreas. Se estima que se constituyó en un importante centro administrativo en el que se habrían asentado más de 12 mil habitantes. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2000.

El Dr. Jeffrey Parsons de la Universidad de Michigan fue uno de los primeros científicos en estudiar el sitio en la década de los 70. Posteriormente, la Dra. Christine Hastorf lideró el Proyecto de Investigaciones Arqueológicas del Alto Mantaro de la Universidad de California Berkeley que ahondaron en las investigaciones.

En el último tiempo el congresista Jesús Hurtado viene promoviendo la continuación de las investigaciones y su conservación con miras a que sea un destino para el turismo cultural y arqueológico. Por su parte, el Ministerio de Cultura y su dirección desconcentrada en Junín han emprendido acciones para su delimitación y limpieza con la participación de la comunidad campesina del lugar. Por el contrario, hace algunos meses el Gobierno Regional de Junín dejó sin efecto la previsión presupuestal de más de 6 millones de soles para su puesta en valor.

La serie de monedas “Riqueza y Orgullo del Perú” es emitida por el Banco Central de Reserva del Perú para reconocer las grandes riquezas, paisajes inigualables y culturas ancestrales de nuestro país, promover la cultura numismática y contribuir a difundir nuestro patrimonio.

“El ‘Nuevo Sol Jaujino’, al igual que la Ley que declaró a Jauja como Primera Capital del Perú, se constituyen en reforzadores de una identidad sobre la cual debemos promover juntos el desarrollo de nuestra tierra”, señaló Jesús Hurtado, dirigiéndose a la provincia de Jauja, donde se ubica Tunanmarca.

Fuente: Despacho del Congresista Jesús Hurtado

Sigue leyendo

Premio Nacional de Cultura a Edgardo Rivera Martínez


Otorgado por el Ministerio de Cultura

ERM
Edgardo Rivera Martínez fue ganador del “Premio Nacional de Cultura”, Edición 2013, en la categoría de creatividad.

ERM
Acta Final de Jurado Calificador publicado el día de hoy en el Diario Oficial El Peruano.

Otro logro más del jaujino universal.

Sigue leyendo