Archivo por meses: mayo 2008

Colegios de Abogados presentarán anteproyecto para suspender apertura de nuevas facultades de Derecho

Además acuerdan plantear la eliminación del bachillerato automático

Derecho San Marcos

Prestigiosa Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de San Marcos, la más antigua del Perú

Lima, may. 24 (ANDINA).- La Junta de Decanos de los Colegios de Abogados del Perú (JNDCAP) aprobó por unanimidad presentar un anteproyecto de ley para suspender la creación de nuevas facultades de Derecho y la enseñanza a distancia, así como la eliminación del bachillerato automático, informó hoy el presidente de la JNDCAP, Walter Gutiérrez.

Durante la Asamblea General de Decanos realizada en la ciudad de Arequipa los días 23 y 24 de mayo, se concretaron estos acuerdos en tanto no se implemente un sistema de acreditación que garantice la calidad educativa en las facultades y escuelas de Derecho.

Gutiérrez presentará los anteproyectos de ley a la Ministra de Justicia, Rosario Fernández, para que al amparo de la delegación de facultades otorgadas por el Congreso, el Poder Ejecutivo apruebe los respectivos decretos.

“Los mismos que tienen el propósito de fortalecer la institucionalidad y el sistema de administración de justicia, tal como lo dispone la norma que aprueba la delegación de facultades”, agregó.

El también decano del Colegio de Abogados de Lima (CAL), Walter Gutiérrez, precisó que la masificación y la baja calidad de muchas facultades de derecho constituyen una permanente amenaza que debilita el sistema de administración de Justicia y perjudica a millones de personas que requieren de este servicio público.

“Lo que pretendemos es eliminar las facultades de derecho ‘garaje’, que no solo estafan a miles de jóvenes, sino que afectan seriamente el sistema institucional del país y atentan contra la administración de justicia por la baja calidad de formación jurídica que imparten”, dijo.

Fuente: Andina
http://www.andina.com.pe/Espanol/Noticia.aspx?id=HvpaZt9JJGw=

Sigue leyendo

Jauja en blanco y negro, Registro Fotográfico I

(Siglos XIX – XX): Un desafío visual para despertar emociones y miradas de extraordinaria capacidad interior.-

Jauja en Blanco y Negro

Por: Julio C. Dávila-Mendiola W.
e-mail: elhalckon@gmail.com

Definitivamente hablaremos de fotografías, y que mejor recordar las palabras de Nubar Alexanian, de la Universidad de Boston, cuando sentenció que la fotografía es sobre lo fotografiado, sobre la fotografía misma y sobre el fotógrafo. Y que mejor ocasión ésta para rendir un cálido agradecimiento a tres de los principales fotógrafos que participan en este nuevo y original proyecto de Halckon editores: Jauja en (…).

Uno de ellos, el que fotografió la invalorable vista, la que adorna la portada del empaque, una fotografía del año 1842, una de las primeras en el Valle indudablemente y en la que podemos apreciar a la Iglesia Matriz con una sola torre y la base de la otra y que según Edgardo Rivera, ésta se debió desplomar después del año 1824, esta vista es, definitivamente una obra de arte ante nuestros ojos, además de poseer un incalculable valor histórico. A aquel fotógrafo, del cual hoy en día se desconoce su nombre: ¡gracias! Gracias por dejarnos este sentimental panorama y que nos permite en nosotros, despertar emociones y miradas de extraordinaria capacidad interior; de él podemos apreciar hasta dos vistas.

También va este agradecimiento a don Wenceslao Hinostroza Quintana, artista plástico, escultor y poeta, de grueso calibre, alumno fundador de la Escuela Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú; fue uno de los más importantes trabajos de don Wenceslao, la documentación plástica-arquitectónica de los BALCONES DE LIMA, pintados y dibujados en 92 lienzos, a través de estos lienzos podemos conocer y reconocer a la ciudad de Lima-Colonial en su época de oro. De él podemos apreciar hasta cuatro fotografías en éste Registro; una de ellas, el Cortamonte en el entonces barrio de Yauyos del año 1920, aquí apreciamos un momento histórico en la evolución del baile, el baile se ejecutaba en una ronda multicolor, alrededor del árbol y tomados de la mano, varones y damas, bailaban y cantaban al compás de las alegres melodías de las mulizas y huaynos de carnaval. Otra vista muy importante es una de, aproximadamente el año 1932, la plaza en la esquina del Jr. Junín y Bolognesi, vemos aquí, por esos años en primer plano al precioso balcón de estilo barroco que adornaba dicha esquina, fue y sigue siendo motivo de inspiración para muchos artistas plásticos; y vemos en segundo plano a una pareja de jaujinitos con su vestimenta del día a día: el varón con su poncho “al viento” y sombrero, y la dama luciendo su faldellín, su lliclla, sombrero y mantilla; esto intentaría explicar de cómo se originó la especial vestimenta de las parejas en el Cortamonte de carnavales del barrio de Huarancayo.

Y a Benedicto Lara, fotógrafo de singular trascendencia en las dos terceras partes del pasado siglo XX; de él podemos apreciar una fotografía de la procesión en la plaza de entre los años 1900 y 1918, probablemente en su día de fiesta, de la Santísima Virgen del Rosario, Patrona de Jauja; es sin duda uno de los primeros registros de esta importante festividad religiosa, aquí, apreciamos la mayoritaria participación del pueblo jaujino, algunos impecablemente vestidos con terno y corbata, otros con su vestimenta habitual: poncho y sombrero; la dama impresionaba por su intensa devoción religiosa y los cachimbos con sus dos arpas demostraban la alegría de la Fiesta. Es importante también destacar la figura de aquel hombre xauxa, el que figura en la parte inferior derecha de la fotografía, un varón de aproximadamente de más de dos metros de estatura, con su poncho, se conoce como el hombre de Sacas.

Nos interesa destacar también, una fotografía en especial, una del año de 1960, en la que figuran dos antepasados históricos del Chuto, danzante en la Tunantada del veinte de Enero en Yauyos. Ellos, dos personajes del Uwish, danzantes en esa festividad, portaban fuetes, paraguas, chalina como corbata, máscara de carnero y un pellejo del mismo animal como sombrero; esto nos demuestra que el hombre xauxa crea y recrea permanentemente su propia cultura en el tiempo.

A ellos, a los tres, les ofrecemos un agradecimiento multicolor y se los enviamos a través del canto del pichuchanca por la mañana, allá, al infinito entre los dos horizontes y en donde todos están, saludables y felices, compartiendo el aroma del arcoiris.

Finalmente, es pertinente recordar en este momento que en fotografía una cosa es mirar, más importante es el ver, vital y único el sentir. Y en este Registro Fotográfico I, cuyas 20 reproducciones vienen en un empaque de impecable presentación, todas ellas nos muestran un prístino horizonte oculto, otras nos ofrecen una mirada de la distancia y algunas nos retransmiten una profunda ternura, de nuestra ciudad de Jauja a través de los siglos XIX y XX, de la Jauja de la Leyenda, la que habita en tu corazón y en tu imaginación. Sin duda son percepciones únicas, exclusivas y personales. Solo quedan en cada uno de nosotros por siempre. (Jauja, noviembre de 2006)

Sigue leyendo

Fundación de Jauja y Lima


Cuando Pizarro se dirigió con sus huestes de Cajamarca al Cuzco, encontró en Jauja las mayores concentraciones de ejércitos quiteños, a los que venció en diversos encuentros y escaramuzas. El valle le atrajo y sobre todo la ubicación, como la de ser un nexo entre San Miguel y el Cuzco. También servía a sus objetivos íntimos de estar próximo a la Capital Imperial, que la quería para su Gobernación.

cajamarca

Francico Pizarro en Cajamarca

En octubre de 1533 Pizarro hace una toma de posesión de Jauja y la pobló, nombrando teniente gobernador y miembros para el cabildo, al mismo tiempo que repartió solares entre los que debían ser vecinos y distribuyó encomiendas. Sin embargo, el conquistador tuvo grandes dificultades en encontrar a gente que aceptase cambiar la vida aventurera y la posibilidad de grandes riquezas por la sedentaria de vecino, en una zona convulsionada, plagada por partidas dispersas de indios sublevados.

Escudo Pizarro

Escudo Nobiliario del Conquistador Francisco Pizarro

Todos querían ir al Cuzco, que operaba en el espíritu ambicioso de los españoles con un gran atractivo mágico. A la nueva ciudad, Pizarro la llamó “Muy noble ciudad de Xauxa”.

Los informes que los españoles enviaron a la península con relación a Jauja, eran tremendamente exagerados y la ponderaban como un verdadero paraíso terrenal, algo así como una morada de los dioses griegos o del paraíso de Mahoma.

Pais de Jauja

Leyenda del Pais de Jauja

Terminada la toma del Cuzco, Pizarro retornó a Jauja y completó la tarea de fundación que ya había iniciado, o si se quiere otra expresión, diremos que la volvió a fundar y fue así como el 25 de abril de 1534 se levantó el acta oficial de la fundación de la ciudad que ya existía.

Escudo Jauja

Como se puede apreciar, en Jauja hubo una toma de posesión y la ciudad con toda su organización administrativa empezó a funcionar, aún antes de ser fundada normalmente.

Pizarro con el fin de atraer vecinos a Jauja, fue generoso con ellos, otorgándoles gran cantidad de tierras e indios. Muchos de los repartimientos se encontraban ubicados en la costa central y los encomenderos para controlarlos desde tan lejos tuvieron que pasar grandes trabajos. Pero fuera de eso, la lejanía del mar, la altura y el intenso frío incomodaban mucho a los vecinos españoles, aparte de que se quejaban de la poca leña existente. Este problema de la leña era tan importante en época de la Conquista, que todo lo subordinaban los españoles, a las disponibilidades que de ella tuvieran.

Fue por ese motivo que el 29 de noviembre de 1534, es decir a los pocos meses de realizado el acto formal de la fundación, el cabildo acordó solicitar a Pizarro el traslado de la ciudad capital, a la costa y que hacia allá fueran los vecinos de Jauja. El mismo día del acuerdo se le comunicó este planteamiento a Pizarro el cual lo acogió favorablemente, por cuanto la incursión de don Pedro de Alvarado sobre el territorio de Quito, le había hecho conocer la necesidad de no desamparar la costa.

Cabildo de Jauja

Cabildo de Jauja

El cabildo de Jauja, comisionó el cuatro de diciembre a tres miembros de su seno para que bajasen a la costa y escogieran el lugar más conveniente para la nueva ciudad. Por su parte, don Francisco Pizarro nombró otro grupo con el mismo fin.

El lugar elegido por este último grupo, fue el ocupado por el cacique del Rímac.

Lo cierto es que Jauja se había ido despoblando y los vecinos se iban asentando en Sangallán en Chincha.

Cuando Pizarro fundó Lima o Ciudad de los Reyes el 18 de enero de 1535, ordenó que los vecinos de Jauja y de Sangallán fueran a establecerse en el nuevo lugar.

Escudo

Escudo de la Ciudad de los Reyes

Sin embargo, al igual de lo que sucedió con San Miguel, también la ciudad de Jauja siguió existiendo, pues muchos encomenderos que tenían tierras e indios en la región, prefirieron quedarse allá, es decir algo similar de lo que ocurrió con la primera ciudad fundada por los españoles.

En resumen, los actos del 25 de abril de 1534 (Jauja) y del 18 de enero de 1535 (Lima), dieron nacimiento a dos ciudades distintas, aun cuando la segunda fue consecuencia de la primera.

Tomado de “La Conquista en Piura” del Historiador Reynaldo Moya Espinoza
http://es.geocities.com/piuraylaconquista/fundacion_de_lima.htm

ACTA DE FUNDACIÓN DE JAUJA

Fundación de Jauja

Francisco Pizarro funda Santa Fe de Hatun Xauxa como capital de la Gobernación de Nueva Castilla

El historiador Clodoaldo Espinoza Bravo – en su libro “Jauja Antigua” – señala que el acta de fundación de la ciudad de Jauja se extravió, pero el trabajo más importante como fuente escrita para probar dicha fundación es el realizado por el famoso historiador Raúl Porras Barrenechea, quien en el año de 1935, halló en Sevilla un documento inédito sobre la fundación de Jauja. Por cierto no es el acta original, sino una certificación a favor de dos encomenderos que necesitaban acreditar los títulos otorgados por Pizarro, donde se transcribe gran parte de la fundación. El escrito entre otras cosas dice:

“E después de echa la fundación de la dicha ciudad de Xauxa según va declarado y venido el dicho gobernador francisco pizarro de conquistar pacificar y poblar la gran ciudad del cuzco y conquistada e poblada en servicio del emperador e rrey don carlos nuestro señor luego en llegando a esta ciudad fue a veynte e cinco días del mes de abril de mil e quinientos e treinta e cuatro años visto el estado en que la población de esta ciudad quedo e lo que sobre ello conbenia hazerse tomo consigo a alonso riquelme tesorero de su magestad en estos rreynos e con acuerdo e parecer e continuando la dicha población mandó trazar el pueblo y solares que en el abia de auer y plaza en lo mejor y en el comedio en la qual se dio solar a la iglesia catedral que abia de aber y en el solar mandó y edificar y era necesario para celebrarse en ella el culto divino, a la cuál puso el nombre de señora de la concepción en cuyo honor y alabanza se hizo y edifico…”

ACTA DE FUNDACIÓN DE LIMA

Acta de la fundacion de Lima

Acta original de la Fundación de Lima

Transcripción del Acta de Fundación de Lima:

“E después desto en el dícho pueblo de Lima lunes XVIII días del mes de henero del dícho año el dícho gobernador en presencia de mí el dícho escríuano e testigos yuso escíptos dixo que por cuanto visto el dícho pedímento a el fecho por la Juistíçía e Regímíento e vecinos de la dícha çíbdad de Xauxa el proueyo a los díchos Ruí díaz e Juan tello e alonso martín de don beníto para que vinyesen como vínyeron a ver el dícho asyento e pasear el dícho cacique de líma…………..…… con acuerdo e parecer de los díchos señores ofícíales de su magestad que presentes se hallaron e del dicho Rodrigo de maçuelas mandaua e mando quel dicho pueblo de Xauxa y ansy mismo el de san gallan porque no estan en asiento conuíníente se pasasen a este dícho asiento e sytío por quanto quando el dícho pueblo de Xauxa se fundo arríba en la sierra no estaua vísto para que el dícho pueblo estuuíese mejor fundado el hízo la dícha fundacíon del con adíctamento e condíçíon que se pudiese mudar en otro lugar que mas conuíníese e paresçíese e porque agora como dícho es conuíene que los dhos. pueblos se haga nueua fundacíon acordo e determíno de fenecer e hazer e fundar el dicho pueblo el qual mandaua e mando que se llame desde agora para siempre jamas la çíbdad de los Reyes………………”

Post relacionado:

– ¿475 ANIVERSARIO DE FUNDACIÓN ESPAÑOLA?, ALGO PARA MEDITAR

Sigue leyendo

Dos geografías para un autor

Entrevista. EDGARDO RIVERA MARTÍNEZ

Edgardo Rivera

LOS CUENTOS DEL AUTOR DE “PAÍS DE JAUJA” ABORDAN LA RELACIÓN DE IDA Y VUELTA ENTRE LO AUTÓCTONO Y LO UNIVERSAL. EN SU LIBRO “CUENTOS DEL ANDE Y LA NEBLINA”, EL ESCRITOR REÚNE 44 AÑOS DE HISTORIAS

Por Enrique Planas


¿Cuál es la Jauja real, la ciudad actual o la que supo inventar en sus novelas un escritor como Edgardo Rivera Martínez? Si bien la pregunta es retórica, nos deja pensando en cuál es el mejor lugar para instalar nuestra vida: en la mediocre realidad o en el brillante sueño de la ficción. A Rivera Martínez le apena que su ciudad natal resulte tan distante de aquella urbe eterna encapsulada en su novela “País de Jauja”. “Se ha desmejorado muchísimo la Jauja que yo conocí en mi infancia –lamenta–. Entonces prevalecían los tejados, los muros blancos, los zaguanes. El afán por ‘modernizar’ perjudica no solo a Jauja sino a todas las ciudades de provincia”, comenta el escritor, quien cada vez que regresa busca los pocos refugios a salvo de la destrucción: calles como Alfonso Ugarte o La Samaritana, que aún conservan su perfil, o la casa que su abuelo materno mandó levantar a comienzos del siglo pasado en la calle San Martín. “¿Qué habría pasado si Jauja no hubiera dejado perder su pasado de esa forma?”, se pregunta el escritor, quien aclara que si bien la vieja Jauja no puede compararse con el esplendor del Cusco o la rústica belleza de Huamanga, reconoce en su modestia su encanto especial. Atracción que se conservará mucho más tiempo en las páginas de sus cuentos, escritos entre 1964 y el 2008, reunidos ahora en el volumen “Cuentos del Ande y la neblina” (Punto de Lectura).

jironsanmartin

Jirón San Martín – Jauja

Por primera vez hace evidente cómo en su obra no solo convergen las tradiciones, el imaginario o la mitología andina sino también el mundo urbano, limeño, desdibujado por su característica neblina.

Sí, de alguna manera esa ha sido la atención, colocando los Andes en primer lugar, pues soy fiel a mis raíces andinas. La mayor parte de mis cuentos están ambientados en los Andes, y varios de ellos no en Jauja sino en Huamanga, Ocongate, o Cusco. Pero también está presente la Lima de la neblina, la de los Barrios Altos, un poco decaída, casi en ruinas. En el caso de las novelas cortas, está la neblina de los malecones, de la cercanía al mar.

Uno siempre asocia el ande con la claridad, con un prístino cielo azul. La ciudad, por el contrario, es tan neblinosa como inasible. ¿Es así su forma de entender ambas geografías?

Son los temas que más atraen mi sensibilidad. En mis cuentos está presente un factor lírico. No en vano en muchos cuentos es muy importante la música y la danza. Es una manera de contraponer esos dos universos: en el andino prevalece el sol pero también la lluvia, a veces la nieve, es un mundo con raíces míticas, paisajes luminosos, verdes y dorados. Lima, de alguna manera, me es más distante, a pesar de que por cosas de la vida vivo en ella, a pesar de que dos años de mi infancia los pasé en Barranco, en la Bajada de los Baños. Mi visión es esa, centrada en los Andes pero con una apertura a Lima.

Usted es un escritor no muy interesado en la técnica sino especialmente en el trabajo con el lenguaje. Viniendo de una generación de escritores muy interesados en el laboratorio técnico, ¿cómo equilibra el estilo con la técnica?

Para mí es sumamente importante el lenguaje en función del lirismo de mis relatos. Me permitiría hablar incluso de efectos musicales del lenguaje. Son textos muy trabajados. Pero también me interesa la técnica…

La técnica como la construcción de diferentes narradores en sus historias…

Claro, la yuxtaposición de puntos de vista. Pero no soy un innovador. No me gusta la técnica por sí misma. Prefiero atenerme a lo que respecta al lenguaje, a su musicalidad, para que esta sea acorde al espíritu del personaje, a la atmósfera, al mundo interior que quiero transmitir al lector.

¿En sus primeros años de escritor, no sentía la presión de seguir las experimentaciones de moda en los tiempos del ‘boom’ latinoamericano?

No. En mis novelas, como “País de Jauja”, sí hay una cierta experimentación, como son los cambios de perspectiva del narrador. El Claudio adolescente, que escribe y cuenta la historia, y el Claudio ya en la madurez, que recuerda. Es como una composición musical a dos voces. Y en algunos momentos, resurge la voz de la tierra, del mito. En mi segunda novela, que no tuvo tanta difusión, trabajé de la misma manera. Pero en mis tiempos de estudiante de literatura y antes, en mis años de escuela tuve la suerte de encontrarme con personas que incentivaron mis lecturas y mi vocación. Gracias a que me iniciaron en el francés, los curas franceses que estaban en Jauja por razones de salud (aún Jauja era un centro para la recuperación de la tuberculosis) me hicieron descubrir a Marcel Proust, por quien tengo la más elevada estima, y que era toda una novedad en aquella época.

Pais_de_Jauja

¿Proust le ayudó a encontrar su personal construcción del mundo andino?

Así son las paradojas…

El libro trae dos excelentes relatos inéditos “Ileana Espíritu” y “El Tucumano”. En el primer cuento, es impresionante cómo una historia de desaparecidos por la violencia puede convertirse en un relato fantástico, en el que una madre que busca a su hijo adquiere una dimensión mítica…

Me rondaba el recuerdo de la violencia producto tanto del accionar del terrorismo como de algunos sectores de las Fuerzas Armadas. Y este personaje de la madre, que llega a adquirir una dimensión cuasi mítica (incluso se apellida Espíritu, un apellido que existe en la sierra), posee esta idea de espíritu que busca y busca el cuerpo de su hijo o tal vez lo que quedó de el. Poco a poco, en ese andar inacabable por las riberas del río Mantaro, ella se convierte en una suerte de espíritu al cual, incluso, se le hacen ofrendas. Digamos que el realismo que en un primer momento pudo haberme tentado a presentar la violencia con rudeza, por la vocación lírica que creo tener, se convierte en otra cosa, en la historia de un ser cuasi fantasmal que encarna la maternidad en toda su dimensión mítica.

“El Tucumano” es igualmente un cuento de corte fantástico pero totalmente festivo…

Así es. Es un cuento de alegría sobre un personaje misterioso que parece resurgir de los siglos de la Colonia. De hecho, existe esa danza que cuento en la historia. Se le llama la Tunantada, y es del centro del Perú. Nace del recuerdo de los mineros que venían de la lejana Argentina con sus recuas y caballos. Son danzas que a mí me impresionaron mucho de pequeño.

Gran parte de sus cuentos son de finales abiertos. Muchas veces en ellos irrumpe lo fantástico, lo imposible de comprender con la lógica humana. ¿Es consciente de que este tipo de final es una firma suya?

Soy consciente de ello, aunque no es deliberado. Literariamente me satisface, y es el carácter de mi narrativa. Es diferente a mi novela “País de Jauja”, una novela de la felicidad, que en muchos aspectos es de género realista. Es una propuesta literaria en la que yo insisto: fidelidad con las raíces andinas pero con una apertura a la universalidad y a la modernidad. Pero no una apertura que nos haga perder la identidad, como lamentablemente está sucediendo en gran parte del mundo con la globalización económica.

¿Usted cree que la globalización cultural influye en la literatura peruana?

Creo que sí, con lo cual no quiero decir que la desvalorice. Creo que siempre hay en el Perú una literatura de centro, Lima fundamentalmente y una literatura de periferias que se escribe en las provincias costeñas y de la sierra. Veo ahora mucha inquietud, hay muchos clubes literarios en provincias. Está también la literatura de las fronteras, la literatura oral de los pueblos amazónicos. Lo decía ya Mariátegui: lo andino es el factor determinante de nuestra identidad. No en vano los arqueólogos nos recuerdan que el calificativo de andino se extiende a manifestaciones culturales tanto de la costa como de la sierra.

¿Pero qué es lo andino ahora? ¿Lima es una nueva forma de entenderlo?

Lima se ha andinizado mucho con las migraciones. Y a partir de eso se producen manifestaciones que ahora pueden parecernos híbridas, pero que no sabemos cómo será más adelante. Igualmente, cuando llegaron los conquistadores, las culturas andinas asimilaron mucho de las danzas y los personajes venidos de la Colonia. ¿Cómo acabará eso? No lo sé. La pérdida de identidad es algo que veo con alarma. ¿Cómo conciliar la globalización cultural con nuestra identidad? La aparición del rock andino, por ejemplo, es algo que llama mi atención…

Usted que es un incansable traductor de relatos de viajeros europeos al Perú. ¿Cuánto encuentra de esa fascinación en su literatura?

Creo que no la hay. Pero escribir una novela es también emprender un viaje, cuyo destino podemos presentir pero que puede cambiar. Mi tesis doctoral en San Marcos fue: “El Perú en la literatura de viajes de los siglos XVI, XVII y XVIII”. He tenido la oportunidad de traducir a viajeros y de hacer antologías de sus testimonios, algunos de ellos novelescos, como el de Paul Marjuán, que vivió en la sierra y la selva, confundiéndose con los campesinos, o el de un pirata apresado por los españoles que se escapó de las manos de la inquisición y se quedó una larga temporada en el Perú. Él habla flores de Lima y de las limeñas, con quienes llevó una vida galante y muy satisfactoria…

¿Nunca esos personajes se han deslizado a un proyecto de cuento o novela?

Son personajes ajenos. No he querido adoptar la mirada de esos viajeros porque he preferido atenerme a mi propia imaginación. Sin embargo, igual me ha complacido la labor de estudioso y traductor de viajeros.

Sé que tiene bastante avanzada una próxima novela…

Soy supersticioso en solo una cosa: hablar sobre las cosas que publicaré. Prefiero no hacerlo. Solo puedo mencionarte que el título será: “Diario de Santa María”.

PERFIL

edgardojauja

NOMBRE: Edgardo Rivera Martínez (Jauja, 1933).
TRAYECTORIA: A pesar de tener textos publicados desde los años 60 (su libro de cuentos “El unicornio” es de 1964), solo a finales de los 70 será reconocido como uno de los narradores más originales de nuestra literatura peruana. Su novela “País de Jauja” (1993) es su obra más importante y fue finalista en el prestigioso Premio Rómulo Gallegos, además de haber sido elegida, según una encuesta entre críticos y escritores del grupo Apoyo, la obra narrativa peruana más importante de la última década del siglo XX.

Fuente: Diario El Comercio
http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-05-04/dos-geografias-autor.html

Sigue leyendo

ESTO SÍ ES JAUJA!

“Jauja que dulzura
rinconcito de mi valle que yo quiero….
pedacito de cielo,
alegría del corazón….”

plazajauja

Por Jessica Bensa*


Desde que llegué a España he escuchado varias veces la frase: “¿crees que esto es Jauja?, lo que al principio me llamó mucho la atención porque resulta que Jauja es la tierra de mi madre. Cuando pregunté de donde venía este dicho, nadie lo sabía con exactitud ni mucho menos que Jauja existe y se encuentra en el departamento de Junín, (sierra central de Perú, justo arriba de Lima). Así que, manos a la obra, me puse a averiguar y aqui les cuento lo que encontré.

Según cuentan los cronistas españoles, cuando en octubre de 1533 Pancho Pizarro llegó por esos lares, venía muy cansado y sediento de atravesar el desierto. Al ver la campiña verde y el cielo azúl de lo que por entonces era el valle de los Hatun Xauxas , dijo: “en todo lo que anduve no me pareció mejor disposición para asentar pueblos”. La abundancia de alimentos que los españoles encontraron en los almacenes inkas, el buen clima y el hecho de que sus pobladores los huancas, fuesen enemigos históricos de los Inkas fue otro motivo para fundar la primera capital española en esa zona.

Pero existió un motivo adicional y es que cuando los españoles secuestraron al inka Atahualpa en Cajamarca, este ofreció dos cuartos llenos de oro y uno de plata a cambio de su libertad y de llegar a un pacto para integrar a los intrusos en el gobierno inka, ofreciéndole incluso a su hermana predilecta en matrimonio, cosa que Pizarro aceptó. Para cumplir con el trato se movilizó todo el oro del imperio hacia Cajamarca, buena parte del cual venía del Cusco y debía atravesar la zona de Jauja, pero cuando los capitanes inkas se enteraron que Pizarro había incumplido su promesa y asesinado al inka, escondieron los cargamentos de oro en el lugar, que luego fueron encontrados por los españoles.

plaza_antigua

A raíz de todo esto los cronistas acuñaron la expresión de “El país de Jauja”, que pasó a la historia como un lugar utópico, famoso por su riqueza donde según el escritor Lope de Rueda, se podía encontrar “ríos de leche, barreras de carne asada, lagunas de miel de abeja, pantanos de cuajada, azudes de vino oporto”. Fama que incluso llegó hasta Francia e Inglaterra donde existen relatos anónimos que hablan de un lugar llamado Jauja, donde “los gansos vuelan ya asados y todos los alimentos están a pedir de boca”.

Pero la fama de Jauja no quedó sólo allí, siguió alimentándose durante la República, pues debido a su clima seco y benigno, desde finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX se convirtió en un lugar casi milagroso, donde llegaba gente de todas partes de Europa a curarse de la tuberculosis u otras enfermedades respiratorias. Como resultado adquirió un carácter cosmopolita y se desarrolló un interesante intercambio cultural. Y es en este punto que el relato que les cuento pasa a formar parte de mi historia familiar, pues por entonces, mi abuela Esther Zumelzu del Risco, una hija de emigrantes vascos, fue enviada hacia Jauja para recuperarse del paludismo, y resultó casándose con mi abuelo, Pedro Morales Reyes, el médico del hospital, y asentándose a vivir definitivamente en el valle.

lakapaca

Actualmente, Jauja y en general el valle del Mantaro se han convertido en uno de los circuitos de atracción turísitica más importantes del país, debido a la belleza de sus valles, la majestuosidad del río Mantaro (que abastece de agua y electricidad a toda Lima), la belleza de sus iglesias y conventos coloniales, la presencia de ruinas huancas e inkas, la hermosura de sus lagos, entre ellos de la famosa y misteriosa Laguna de Paca; donde cuentan las leyendas que una vez asesinado Atahualpa, las tropas inkas ahogaron a las llamas cargadas del oro del rescate para evitar que cayeran en manos de los españoles y que desde entonces por la noche se eleva una campana de oro sobre sus aguas cuyas campanadas convierten en piedra a quien las escuche.

Y por si este relato fuera poco para despertar el interés por conocer Jauja, hay que mencionar la variedad de sus potajes y platos típicos como la pachamanca, cuyo nombre viene de las palabras quechuas pacha (tierra) y manka (horno), y que consiste en cocer diversos tipos de carne, maíz y tubérculos condimentados con especias en hornos de piedra montados debajo de la tierra. Una forma de cocinar -que si bien ahora incluye ingredientes hispanos (como el cerdo y la res)- representa un ritual sagrado, donde las personas se alimentan de las entrañas de la tierra que es fuente de vida. O la deliciosa papa a la huancaína, un plato a base de papas (patatas) bañadas en una crema de pimiento amarillo picante, queso, leche y aceite que mi madre prepara de miedo y que ya llevo esperando dos largos años para volver a degustar!!!

*Socióloga, candidata a doctora en Ciencias Políticas por el Programa de Gobierno y Administración Pública del Instituto de Investigación José Ortega y Gasset-Universidad Complutense de Madrid. Becaria predoctoral por el Ministerio de Educación y Ciencia de España. Licenciada en sociología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima-Perú), Master en Estudios Latinoamericanos por el Instituto de Iberoamérica y Portugal de la Universidad de Salamanca. Actualmente resido en Madrid.

Fuente: Blog de Jéssica Bensa
http://jbensa.wordpress.com/2007/09/08/esto-si-es-jauja/38/

Sigue leyendo

La ‘papa’ será la invitada de honor en la II Feria de las Américas – Madrid España

madrid

La ‘papa’ será la invitada de honor en la II Feria de las Américas, que durante los próximos 24 y 25 de mayo convertirá Madrid en un gran escaparate empresarial para los latinoamericanos que residen en España.

Madrid, 20 de mayo de 2008.- El recinto ferial de la Casa de Campo acogerá este evento ‘ideado y organizado por inmigrantes emprendedores’ en el que se darán a conocer las mejores ofertas de sectores como el inmobiliario, el financiero, el gastronómico o el automovilístico, entre otros, explicó hoy el fundador y director del certamen, Walter Rubio.

El mundo de la moda, la gastronomía, los viajes y las telecomunicaciones, compartirán espacio en el Pabellón de La Pipa, con el fin de fortalecer las relaciones entre los empresarios que ofrecen sus productos y servicios y los nuevos residentes en España.

Durante la presentación de la Feria en la Casa de América de Madrid, Rubio incidió en el carácter integrador de la misma, destinada a ‘la promoción de productos y servicios especializados en el colectivo iberoamericano en España’.

Como plato fuerte del evento, Rubio destacó el ‘Stand de la papa’, un espacio especial dedicado a este tubérculo, cuya denominación de patata es más común en la península, con motivo de la celebración de su Año Internacional.

Treinta y cinco variedades distintas de papas, traídas directamente de la Expo-Jauja Perú, se distribuirán al público asistente a la Feria, acompañadas de la bebida más conocida del país latinoamericano, el ‘pisco sour’.

El sector inmobiliario tendrá también una presencia importante en el recinto ferial, en el que más de 100 empresas presentarán sus propuestas en vivienda, tanto en España como en países de origen como Ecuador, Colombia y Perú.

Los consulados y embajadas de Bolivia, Colombia, República Dominicana, Perú y Paraguay informarán de temas consulares y de extranjería y el ‘Stand del Inmigrante Emprendedor’ asesorará a los asistentes para la creación de empresas.

La segunda edición de la Feria de las Américas tendrá como región invitada a Galicia, ‘por su ejemplo de integración entre la cultura española e iberoamericana’.

La principal novedad este año es la celebración del Primer Campeonato de Fútbol Infantil, que entregará la Primera Copa de Las Américas en España.

Dirigidos a los más pequeños se desarrollarán también los cursos de baile latino, los talleres impartidos por el Museo de Madrid y los ‘pinta-caritas’ a cargo de grupos de animación infantil.

La música estará presente en el Escenario Artístico, por el que pasarán representantes de todos los países iberoamericanos.

Más de 40.000 personas visitaron la pasada edición de la Feria de las Américas que, según la organización, espera superar las 80.000 este año.

Fuente: Terra España
http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/ii_feria_americas_2487256.htm

Sigue leyendo

HISTORIAS LÍRICAS

martinez

:: EDGARDO RIVERA MARTINEZ AÑADE DOS CUENTOS INEDITOS A LA REUNION DE SU NARRATIVA BREVE, SIGNADA POR UNA PROSA POETICA

Carlos M. Sotomayor

En medio de una grisácea tarde miraflorina, la textura cálida de la voz de Edgardo Rivera Martínez sirve de entrañable cobijo a una amena charla sobre su obra, a propósito de la publicación de Cuentos del Ande y de la neblina (Punto de lectura, 2008), libro que recoge su cuentística completa, más dos relatos inéditos como bonus tracks.

Correo: El título de esta reunión de sus cuentos completos alude a los lugares en los que se ambientan sus relatos…

Edgardo Rivera Martínez: Como anteriormente, en el año 1999 apareció una edición de Alfaguara con cuentos completos, no se podía repetir el título, más aún porque este volumen reúne cuentos incluidos en aquella edición más los publicados en Alfaguara en un libro que tiene como título Danzantes de la noche y de la muerte, más dos cuentos inéditos que son de este año. Entonces como el escenario predominante es el andino, pero está también presente Lima, se le puso de título Cuentos del Ande y la neblina.

Correo: Esa relación armónica que se da en su literatura entre lo andino y lo occidental, ¿tiene relación con su infancia en Jauja?

Edgardo Rivera Martínez: Naturalmente con mi infancia en Jauja, y por el hecho, que siempre he remarcado, que Jauja fue una ciudad que tenía una presencia foránea fuerte, por razón de su clima, entre mediados del siglo XIX y mediados del XX. Incluso venían de Europa para curarse de la tuberculosis. Por eso, un viajero francés, allá en 1875, dijo que en Jauja había una pequeña sociedad cosmopolita.

Correo: ¿En qué momento es consciente de que esa relación entre lo andino y lo occidental se refleja en su obra?

Edgardo Rivera Martínez: En realidad es una toma de conciencia desde mis primeros relatos. En El unicornio de 1964, por ejemplo, aparece en un pueblo andino nada menos que un unicornio, que es un ser de la mitología europea. Pero, por qué no, si hay sirenas tocando el charango en la fachada de uno de los templos coloniales, creo que en Pomata. Por otro lado, pienso que en este mundo globalizado, y a mi modo de ver cada vez más injusto, es importante preservar la identidad propia, pero no negarse a la modernidad. Hay que abrirse también a ella. Lo cual es bastante difícil.

Correo: ¿De dónde viene el lirismo de su prosa? ¿De la poesía?

Edgardo Rivera Martínez: Mi narrativa es fundamentalmente de carácter lírico. Incluso, dos o tres relatos míos son de alguna manera poemas narrativos en prosa, como Amaru, Angel de Ocongate o Leda en el desierto. Y también lo lírico tiene importancia en mis dos novelas, especialmente en País de Jauja que presenta un mundo feliz, como han remarcado algunos críticos, y que termina con una frase reveladora: “Brilla el Sol y el aire es límpido, clarísimo”.

Correo: No hace mucho se reeditó, nuevamente, País de jauja, quizás su más celebrada obra. ¿Cómo ve a aquella novela a la distancia?

Edgardo Rivera Martínez: Esa novela fue en gran parte por la añoranza de los días felices de mi infancia y sobre todo de mi adolescencia. Hay quienes desde el sicoanálisis piensan que en el arte se crea a partir de sentimientos de culpa. Yo pienso que para unos es verdad, pero para otros no. Y la prueba para mí ha sido País de Jauja que es la evocación de un mundo feliz. Y de alguna manera lo es mi segunda novela Libro del amor y de las profecías, que no obtuvo la misma difusión.

Correo: La música es importante en su narrativa, y la figura del danzante es recurrente en su obra. Pienso en Angel de Ocongate, en Danzantes de la noche y de la muerte y en el reciente El tucumano.

Edgardo Rivera Martínez: Claro, porque mi contacto con el mundo andino no sólo era a través del mundo de las leyendas y de los mitos, sino también de la música. E inevitablemente también con la danza. Y danzas propias de la zona central del Valle del Mantaro. Y danzas de origen andino y colonial, porque hay personajes que se remontan a la colonia, como por ejemplo el tucumano.

Correo: En una oportunidad le comentaba que me llamaba la atención que la mayoría de sus relatos tengan un final abierto. ¿Es deliberado? ¿A qué se debe?

Edgardo Rivera Martínez: Entiendo que es a la vez deliberado e inconsciente. Mi proximidad a la poesía y a lo lírico me hace inclinarme por los finales abiertos, en los que el lector elige, opta por una solución, pero en función de la cadencia y atmósfera del texto.

Correo: Usted ha abordado la novela y el cuento, ¿tiene predilección por alguno de estos dos géneros?

Edgardo Rivera Martínez: Parecería que por el cuento, pero en realidad por ambos géneros literarios. Actualmente estoy terminando una novela sobre la cual prefiero no hablar, salvo mencionar que se titula Diario de Santa María, ambientada también en la Sierra, pero también con esa apertura a la cual ya me he referido: que es reflejo de mi propia vida.

Fuente: Diario Correo
http://www.correoperu.com.pe/paginas_nota.php?nota_id=68461&seccion_nota=4

Sigue leyendo

El trazo migrante que busca libertad

higuchi

Inmigrantes reúne dibujo, escultura y cerámica del artista Oswaldo Higuchi.


Lima, 13 de mayo de 2008.- La obra de Oswaldo Higuchi es una síntesis de sus herencias japonesa y peruana. Si bien nació en Lima (1948), se crió en Jauja. Del lugar recuerda su constante contacto con la naturaleza. Sin embargo, su trazo, su arte, es limpio, claro, simple, sin las barrocas cumbres de color y forma que conoció y disfrutó en el valle del Mantaro.

Inmigrantes, la muestra que expone en el Centro Cultural Peruano Japonés, reúne su trabajo reciente en los terrenos de la escultura, del dibujo y de la cerámica. Hay un hilo conductor temático y formal: la migración como sinónimo de libertad y el abandono del artificio pictórico en busca de la profundidad.

Sus dibujos los hace sobre papel y los pinta con tinta sumi de color negro: allí hay ángeles alados que protegen una procesión; en otro lugar de la galería, uno de la guarda, que cuida a su hijo, el grafitero Pésimo; más allá, un dibujo que proclama su origen Sí, soy ángel.

Su cerámica no es ajena a estos alados personajes: las obras Protección, Inicio, Esperanza y Reposo los tienen como protagonistas. Protección es una palabra clave de la muestra. Todo migrante necesita un ángel de la guarda.

SABIDURÍA ORIENTAL. “En el arte, a estas alturas del camino -con todos los avatares del tiempo-, he encontrado algunas respuestas. Más que la teoría, para mí es fundamental la praxis. A través de ella, uno se da cuenta de que la razón no es tan objetiva como se pretende. Eso sí, creo en la influencia. Ningún artista nace de la nada. Si bien uno no puede heredar el trazo, sí la sensibilidad”, nos dice Higuchi.


Fuente: Diario Perú 21
http://www.peru21.com/impreso/html/2008%2D05%2D13/imp2cultura0892892.html

Sigue leyendo

Declaran hijo ilustre a Arturo Woodman

woodman

Jauja, 09 de mayo.- Sorpresivamente, ayer el presidente nacional del Instituto Peruano del Deporte (IPD), Arturo Woodman Pollit visitó la I.E. “Juan Máximo Villar” de Jauja, donde fue declarado hijo ilustre, mención hecha por el director del plantel, Juan Nuñez Camarena.

En su alocución Arturo Woodman dijo: “en coordinación con el alcalde de Jauja, Alejandro Barrera, vamos a mejorar el piso de esta losa deportiva y le vamos a poner una capita de asfalto”.

Woodman destacó la laguna de Paca, “es una lindura, el IPD donó tres botes que sirve para el deporte del remo que vamos a impulsarlo, estos días mandaremos dos botes más y unas canoas para que estén al servicio de la juventud de Jauja”, dijo.

Asimismo, dijo que próximamente enviará tableros de básquet y arcos de fulbito, “además construiremos una losa deportiva multiusos”, anunció Woodman.


Fuente: Diario Correo

Sigue leyendo

‘Se puede tener desarrollo sin sacrificar lo propio’

edgardo

:: EL ESCRITOR EDGARDO RIVERA MARTÍ­NEZ CONCILIA LO ANDINO CON LO OCCIDENTAL

Edgardo Rivera Martí­nez acaba de publicar Danzantes de la noche y de la muerte y otros cuentos (Alfaguara, 2006), un libro en donde se aprecia, además de una prosa insuflada de lirismo y atmósferas de corte fantástico, la vigencia de un autor apasionado por su arte.

Carlos M. Sotomayor

Correo: Una caracterí­stica de su literatura es la presencia armónica de lo andino con lo occidental…

Edgardo Rivera Martí­nez: Un viajero francés cuenta que hacia 1875 encontró en Jauja una pequeña sociedad cultivada, conformada tanto por la clase media del lugar como por los extranjeros asentados allí­. En Jauja, los curas encargados de la parroquia, desde mucho antes que yo naciera, eran franceses. Uno de ellos, generosamente, accedió a enseñarme francés. En mi casa estábamos en contacto con los campesinos, porque tení­amos pequeñas propiedades. Hablábamos con ellos, participábamos de las fiestas. Eso explica esa cercaní­a de lo andino y lo universal. Reconociendo yo, como muchos de mis paisanos, que nuestras raí­ces eran, antes que nada, andinas.

Correo: Algunos crí­ticos, al referirse a esta convivencia armónica, emplean el término “utopí­a”.

Edgardo Rivera Martínez: Es una utopí­a, pero no en lo que la palabra puede tener de un orden trazado intelectualmente y que se aspira imponer aunque sea por la fuerza, sino la utopí­a como algo, ojalá, realizable en términos humanos. Con la globalización nos encaminamos a una desaparición de las tradiciones culturales nacionales, a la uniformalización bajo el dominio del capital y del consumo.

Correo: En su obra se observa la presencia de elementos mitológicos…

Edgardo Rivera Martínez: Mi primer libro de cuentos se tituló El unicornio. En ese cuento sucede que un maestro de escuela de los andes se encuentra, en su pequeño pueblo, con un unicornio nada menos, que es un ser de la mitologí­a europea. Después yo recordé que cuando fui al altiplano hay, pues, en las fachadas, en los relieves, sirenas entre ángeles y frutos tropicales. Y las sirenas son de la mitologí­a europea. O está presente el Amaru que sí­ es un ser de la mitologí­a andina. Incluso hay un relato mí­o que se titula precisamente “Amaru”, y también está presente en mi novela Paí­s de Jauja.

Correo: Se observa también su afición por la mitologí­a helénica…

Edgardo Rivera Martínez: Sí­, porque cuando ingresé a la Universidad de San Marcos, a Letras, pensé que mi camino estaba orientado a los estudios clásicos, y encontré la ayuda de Fernando Tola, un gran maestro y estudioso de la literatura clásica, formado en Europa, que después se dedicó al estudio del sánscrito y que ahora vive en Buenos Aires. Yo fui su asistente de griego de literatura griega. Estudié esas asignaturas a fondo.

Correo: La música es otro elemento recurrente en su literatura, incluso, en Paí­s de Jauja, el protagonista toca el piano. ¿Usted lo toca?

Edgardo Rivera Martínez: Tocaba. Ahora poco a poco lo he ido dejando. Pero en una época, cuando era adolescente, pensé en dedicarme a la música. Incluso fui al Conservatorio, pero vi que mi camino estaba más por las letras. Además, para la música hay que empezar muy temprano.

Correo: ¿Qué le parecen los premios obtenidos recientemente por escritores peruanos?

Edgardo Rivera Martínez: Lo celebro, pero lamento mucho que en el Perú haya poquí­simos premios literarios y que éstos no tengan la misma recompensa ni trascendencia: el Cope, el Premio de Novela Corta del Banco Central de Reserva. Sólo dos veces me he presentado a concursos: con Angel de Ocongate gané el Premio de Caretas, y Paí­s de Jauja fue finalista del Rómulo Gallegos. Después no, porque he pensado que mi temática no es la que prefieren las grandes editoriales. Es otro el tipo que prefiere la industria editorial: una temática actual.
Fuente: Diario Correo
http://www.correoperu.com.pe/paginas_nota.php?nota_id=24739&seccion_nota=4

Sigue leyendo