Te digo no

[Visto: 260 veces]

No entiendo ya cómo me miras,

cómo la del lunes resulta ser

tan fastidiosa como la del viernes,

cómo esos ojos que se expresan

de pronto evaden sin rubor,

cómo esos oídos son sordos

cuando no quieren escucharme,

cómo esos labios que besan

mienten ahora por conveniencia.

Y por eso me sorprende tu insistencia,

me confunde tu histrionismo,

me arrebata tu necia perseverancia.

Y me hace preguntarme

para que quede constancia:

Para qué me pides que esté contigo

si ya ves que te conozco tan bien.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *