Tatuajes y sombras (capítulo catorce)

[Visto: 282 veces]

(viene del capítulo anterior)

Laura le pidió al guardia que detuviera el auto. El conductor le hizo caso y Laura se pasó para el asiento de atrás para que Flores pudiera ver su espalda. Como pudo comprobar, ella no tenía ninguno de los tatuajes que Silva le había mostrado.

El detective quedó sorprendido: aún no entiende por qué su amigo le ha mentido. “No sé qué puede motivar a tu amigo para culparme a mi, qué interés tiene”, se molestó ella haciendo ahínco en la fijación que Silva tiene en su caso.

De pronto, el aire del lugar cambió. Una onda de calor envolvió el ambiente y tanto el guardia como el detective sacaron a relucir sus armas. De frente hacia al auto, apareció el hombre tatuado caminando lento pero seguro. “Corran”, dijo Flores y huyó del lugar junto con Laura, mientras que el guardia se quedó quieto, dispuesto a enfrentar al que viene.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *