Tiempo de venganza (capítulo seis)

[Visto: 352 veces]

(viene del capítulo anterior)

Eduardo disfrutó sus días de viaje: no sólo el seminario fue un éxito, sino que le quedó tiempo de sobra para pasear o irse de fiesta por las noches. “¡Qué ricas vacaciones! Lástima que ya se tengan que acabar”, afirmó con alguna tristeza.

Tomó un taxi del aeropuerto hasta su casa. Dejó la maleta en su cuarto y se dirigió hasta la cocina para beber algo. Encontró una botella de cerveza en la refrigeradora y se la llevó a la sala para ver un rato algún programa de televisión.

Extrañamente, con cada sorbo, parecía sentirse muy cansado. Comenzó a bostezar y los ojos se le cerraban. Para cuando despertó, miró alrededor y descubrió la habitación vacía que lo cobijaba y que no reconocía. Era un hecho: lo habían drogado y secuestrado.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *