Comitiva en Jarumarca (capítulo diez)

[Visto: 446 veces]

(viene del capítulo anterior)

Una vez fuera de la casa, Camilo vio reunida a la gente del pueblo que vino a despedirlo. Saludo a algunos de ellos y, luego, avanzó con su primo hacia la estación del tren. La comitiva de jarumarquinos los seguía detrás mientras lo arengaban y pedían su pronto retorno.

Al llegar a la esquina de la estación, Eleuterio vio algo por el costado y se abalanzó sobre su primo. Un disparo sonó de lejos, y Eleuterio cayó malherido. Camilo desenfundó el viejo revólver: el hijo de Sifuentes también lo tenía en la mira. Sin embargo, no pudo disparar: el pueblo entero también lo tenía apuntado con sus armas.

El pistolero se cercioró que la herida de Eleuterio le había caído en el hombro y no era mortal. “Basta, esta es mi lucha”, gritó Camilo al ver que el pueblo había capturado a Sifuentes y estaban a punto de lincharlo. Le devolvieron su arma al joven y la comitiva se alejó de la estación, llevándose a Eleuterio y dejando a los dos hombres arreglar sus diferencias en un duelo.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *