Comitiva en Jarumarca

[Visto: 442 veces]

Los rayos del brillante sol entran por las ventanas de los vagones, mientras el tren avanza con paso firme y continuo por los rieles que comunican la serranía. En uno de vagones, sin embargo, Camilo Estrada cierra las cortinas ante el sofoco que empieza a sentir.

El hombre alto de mediana edad enciende un cigarrillo y reflexiona mirando el humo que se eleva y desvanece. Hace veinticinco años que había decidido irse de Jarumarca, cumpliendo la promesa de retirarse luego de batirse a duelo con el villano José Sifuentes. Pero la familia pudo más al final.

Un mes atrás, había recibido una carta de su padre. Le comunicó que estaba muy enfermo y que quería verlo antes de partir. Camilo ni pensó en negarse: a las dos horas tomó unas cosas en su pequeño equipaje y, en su cinto, el viejo revólver que nuevamente le dará pelea.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *