Bajo luz violeta (capítulo cuatro)

[Visto: 559 veces]

(viene del capítulo anterior)

El arrebato matonesco de Mario sacudió de sus miedos a Nico y Lucho: esa noche estuvieron juntos haciendo combi pirata pero no tuvieron suerte, porque el fluorescente violeta se malogró poco antes del último paradero, obligando a los pasajeros a bajar en una zona iluminada.

Para cuando se encontraron a la mañana siguiente, Mario les preguntó cómo habían dormido. “Muy tranquilo”, dijo Lucho. “Normal”, contestó Nico. “¿Ven? Sólo nos hacía falta subir de nuevo los tres a la combi, así que hoy volvemos a lo mismo”, afirmó Mario todo canchero.

Animados por su corta arenga, los tres amigos decidieron encontrarse por la noche; aunque Nico y Lucho estaban algo inseguros porque no sabían si Mario había conseguido repuesto para el fluorescente. Su duda se desvaneció cuando vieron una luz violeta acercarse por la esquina. “¿Suben?”, preguntó él ante el entusiasmo de sus amigos.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *