La noticia inesperada (capítulo seis)

[Visto: 638 veces]

(viene del capítulo anterior)

El trayecto fue sin contratiempos, así que en una hora llegaron a su destino. Al observar la entrada de la casa, el joven apreció que estuviera tan igual como la dejó, aunque no pudiera darse cuenta de unos tonos sepia en algunos extremos. “Abuela”, fue lo primero que dijo al abrir la puerta.

El silencio fue la única contestación de ese instante. Pensó que quizá estaba en el rincón más alejado, que por eso no había escuchado. Se dirigió hacia la lavandería, pero allí tampoco había nadie. “¿Dónde está?”, preguntó furioso Darío.

“Puede que ese papel te lo aclare”, dijo José sin perder la calma y señalando con el dedo hacia una mesita en el vestíbulo. Sobre él, al costado del portacartas, había un papel doblado a la mitad. En efecto, era una misiva de la abuela, fechada hace unos días.

(continúa)

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *