Regalos

[Visto: 791 veces]

Te entregué mi corazón
que palpitante vibra
de la emoción cierta,
de tu llana presencia.

Te entregué mi alma
que jubilosa llama
la inspiración divina
a ganar tu sentir.

Te entregué mi tiempo
que traspasa los años
y madura entre nos
los silencios obvios.

Te entregué mi cuerpo,
desgastado en esfuerzo,
a cumplir el deseo
de tus anhelantes ojos.

Hoy ya que no estarás,
ten presente siempre
estos virtuosos regalos
que un día disfrutaste,
que ya no volverán.

Puntuación: 0 / Votos: 0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *