Un reencuentro con el pasado

[Visto: 722 veces]

DSCN5982Casa de Pedro S Monge ubicada en la Samaritana, que hoy es la Biblioteca Municipal

Darío A. Núñez Sovero

Hoy, súbitamente, he tenido la oportunidad de reencontrarme con el pasado. He vuelto a recorrer la casa a donde acudía cuando mi inexperiencia me aconsejaba buscar la palabra reposada y sabia de un maestro de los pergaminos de Pedro Monge Córdova.

Hacia 1969, año del centenario del Colegio “San José” de Jauja, fue él,  en su calidad de Sub-director quien conjuntamente con Armando Castilla Martínez como Director, me dio la oportunidad de ser docente en el añoso colegio jaujino. Mi tempranidad profesional, aunado a mi incipiente experiencia me obligaban a buscar asesoría en la tarea que se me había confiado y fue allí que, sin regateos, el consejo autorizado y sereno del gran maestro aparecía y apaciguaba mis preocupaciones laborales, que nunca faltaban. Por añadidura, las ocasiones eran propicias para extender largas pláticas sobre el quehacer educativo de aquel tiempo llegando a compartir afinidades en temas de interés nacional e internacional. Pedro Monge era una persona de gran versatilidad y sus puntos de vista eran tan interesantes que, muchos, lo hacían como suyos. Fue en estas circunstancias que, luego del horario laboral, habituaba a visitarlo en su domicilio donde él, me confiaba algunos modos de leer con máximo provecho aquellos textos que me interesaban: “nunca leas en cama”, “cuando encuentres una palabra que no conozcas, consulta con el diccionario, aun cuando intuyas su significado”, “coge la idea principal de un párrafo y no te distraigas en los secundarios, procura subrayarlos o haz anotaciones al costado”, etc. son palabras imborrables que atesoro y trato de cultivarlos siempre. ¡Cómo no admirar a aquel hombre de tan profundo conocimiento y ponderada palabra!. Así nuestra amistad se mantuvo hasta su sentida muerte.

DSCN5983Patio interior de la casa de Monge, urge mejoras

Hoy he vuelto a esa casa de tantos y gratos momentos. He vuelto a sentir la presencia invisible de la figura del gran maestro y su palabra ha vuelto a reverberar en mí muchos recuerdos. Volver al escritorio donde se aposentaba para, desde allí, iniciar sus largos soliloquios que, pasmados, escuchábamos sin acusar ningún cansancio. Repasar con ansiado afán los anaqueles cuidadosos de su biblioteca (ese “almacén de la sabiduría universal”) donde se apiñaban ordenadamente cientos de libros, admirar la belleza del jardín interior de su casa depositaria de cuantiosas tertulias con su entrañable amigo y albacea, don Miguel Martínez Saravia. En fin, una experiencia vivificante.

DSCN5984Lienzo “EL SACERDOTE”, cuyo autor es Ernesto Bonilla del Valle

Sin embargo, debo expresar, me causa pesar advertir que algunos aleros interiores están deteriorados y, por tanto, son pasos obligados de goteras que van erosionando lentamente los muros de la casa. Que, la seguridad de la casa está amenazada por cuanto el muro del fondo que da, justamente, a los parajes del histórico cerro de San Juan Pata, no brinda seguridad para poder preservar el ingente caudal de libros que, por voluntad del maestro, han pasado a formar parte del patrimonio de la Municipalidad Provincial de Jauja y cuidar, asimismo, los lienzos de artistas de renombre que han dado talla para que Jauja sea considerada como la tierra de artistas y poetas que la han rotulado como la Atenas del Centro del Perú.

DSCN5986“La Samaritana”, histórico barrio testigo de las correrías de Monge Córdova

Volver a la casa de Pedro Monge ha sido, un poco, volver a los tiempos de una mocedad que el tiempo se ha llevado implacablemente dejándonos un rio de recuerdos gratos que (a lo Bécquer) no volverán. ¡Honor a la memoria del Maestro Monge!, ¡Honor al glorioso San José de Jauja, obra fecunda del Amauta!

JOSÉ KATO: REQUIEM PARA UN AMIGO JAUJINO DE RASGOS DEL PAIS DEL SOL NACIENTE

[Visto: 1227 veces]

JoseKato

Año 1979 en el que José Kato era regidor de la Municipalidad Provincial de Jauja bajo la Alcaldía del Abog. Israel Martínez Parra

Darío A. Núñez Sovero

Como la luz que antecede a las sombras, como la noche que arriba al final del día, tu súbita ausencia nos ha sumido en una turbadora oscuridad. La muerte ha debido recogerte en sus dominios con la sorpresa propia de quien es cogido de impensada forma. Es que ya nos habíamos habituado a verte apostado, como un leve vigía de ojos atentos y rasgados, en la puerta de ese local que fue la sede de tus múltiples afanes y que está ubicado en nuestra Plaza Mayor. Uno de ellos (quizás el más sublime) es, justamente, el que me mueve a escribir estas líneas de golpeado sentimiento: tu acendrado amor por Jauja. No puedo callar todos los gestos y conductas que desplegaste por traducir tu cariño al terruño nuestro en pos de un despegue por nuestra provincia. Gracias José por esa generosa entrega que (ojalá) debe merecer el reconocimiento de todos quienes lo hemos constatado.

Atrás quedaron muchas cosas, José. Como músicas sordas merodean nuestra Jauja tus correrías con tus amigos de infancia. ¿Recuerdas?, cuando te hacías la “vaca” con Rosendo Balvín y con Víctor “Chaqui” Dávila. Cuando nos concentrábamos en interminables tertulias en el café de ensueño de Galindo Santos que se ubicaba frente al Cine Colonial y hoy ha sido relevado por horribles moles de cemento. Aún hoy martilla mi memoria tus gratas visitas que me hacías en Trujillo, adonde acudías a ver a tu hermano Roberto, y (de paso) a mi bellísima compañera de estudios, Amelia Suyoshi, de quien te sentías atraído y por la que desafiabas la estricta disciplina de mis maestros universitarios. O aquella vez que fuimos a pasear por las ruinas de Chan Chan y cuando nos fuimos a almorzar a Huanchaco, de pronto cayó a tus pies un balón de fútbol, y para sorpresa tuya fue a recogerlo nada menos que Haya de la Torre, quien se relajaba jugando fulbito en la playa con un grupo de mozalbetes y, además, quedó sorprendido cuando respondiste a su pregunta “de donde eres” y con energía le dijiste “de Jauja”, Haya no pudo menos que decirte “un japonés en Jauja”. Tus paisanos niseis deben haber retenido la imagen tuya cuando con la velocidad de un rayo les entregaban a domicilio el desaparecido periódico “Perú Shimpo”, tarea que cubrías con la complicidad metálica de tu bicicleta Monark. Por mi parte tu recuerdo tiene la misticidad de tu figura devocional al pie de las bancas de nuestra iglesia a cuyas misas dominicales ibas puntualmente para expiar tus culpas y, hoy (justamente cuando es imposible expresarte mi felicitación) me entero por boca del mismo Párroco (quien te contemplaba sabatinamente con especial gratitud y admiración) de tus esfuerzos bienintencionados para cambiarles permanentemente las flores del altar de nuestra Virgen del Rosario, a quien confiaste tu inquebrantable fe. Y así, José, podría ir enumerando las incontables ocurrencias (anécdotas también le dicen) que forjaste en tu rica existencia pero que, lamentablemente, la estrechez de estas líneas coactan nuestra voluntad.

Lo que si debo remarcarte, aunque tarde, es que tus actos marcaron con nobleza el sentir de nuestro pueblo, ese pueblo que llora tu partida porque sabe que ha perdido a uno de sus mejores hijos, uno de los que, sin tener los rasgos mestizos nuestros, supo mejor interpretar cómo se forja el porvenir de sus hijos y cómo se lucha para que Jauja vea su porvenir con tesón y esperanza.

Hoy que estás frente a Dios en el país de la morada eterna, pídele que no nos desampare. Jauja y los tuyos te lo agradecerán hasta el final de los siglos.

JAUJA EN LA VITRINA INTELECTUAL DEL MUNDO

[Visto: 1139 veces]

Francia

Darío A. Núñez Sovero

En un hecho que debe colmarnos de sincero y franco regocijo, recientemente, del 7 al 9 del presente mes, en la Universidad de la ciudad de Poitiers-Francia, se viene desarrollando el VII Congreso Internacional de Peruanistas llamado “Perú al pie del orbe: Literaturas, Mitos e Historias”. Estos eventos recorren el mundo en la búsqueda del conocimiento e interpretación de la evolución de la cultura en nuestra patria, así como también es una reflexión permanente sobre las relaciones literarias, históricas y culturales que el Perú y sus habitantes mantienen con el resto del mundo. Los seis congresos anteriores se realizaron en Harvard (1999), Sevilla (2004), Nagoya (2005), Santiago de Chile (2007), Boston (2011) y Washington (2013). Es de advertir, entonces, el interés de este séptimo congreso y la importancia que el mundo le concede a nuestra rica cultura.

De las cuarenta ponencias a presentarse, tres son las que tienen una relación directa con nuestra tierra. Una presentada en francés, una en inglés y la tercera en español. El francés Francoise Aubés (de la Université Paris Ouest Nanterre la Défense) presentará el trabajo “Edgardo Rivera Martínez (1933, Jauja): un ecrivain entre deux mondes” (un escritor entre dos mundos). En ingles, el trabajo a exponerse correrá por parte de la jaujina Candy Hurtado (Florida Atlantic University): “The subaltern Speaks: Dance as Perfomative Mimicry in the Central Peruvian Andes, the case of the Tunantada of Jauja” y, en español, Domingo Martínez Castilla, jaujino de cepa, (University of Missouri, ciberayllu.org) disertará sobre el “Ciberayllu: vida, pasión y catatonia de la primera publicación peruana de alcance global”.

Existen, pues, sobradas razones para decir que Jauja, en el concierto cultural e intelectual de este país nuestro llamado Perú, ocupa un lugar de primerísima nota. Decimos esto sin jactancia ni vanidad que termina en vil engañifa. Lo decimos con fundamento, pues, leyendo el temario general de este congreso, no encontramos que se expongan estudios sobre ciudades importantes del país, llámense Trujillo, Arequipa, Cajamarca o Huancayo. Razón tiene nuestro jaujino e ilustre Maestro Apolinario Mayta Inga cuando, recientemente presentando en Jauja la obra “El nevado de Huaypallana”, decía que deberíamos sentirnos orgullosos de constatar que Jauja es la inteligencia y Huancayo el músculo de la región, en alusión a que Jauja siempre fue una Atenas de desbordante brillo cultural y, la ciudad del sur, un paradigma de laboriosidad y porfía. Encuentro que las raíces de este interés europeo por conocer y estudiar lo nuestro devienen del hecho en que Jauja, por razones climatológicas, fue el centro de un nutrido cosmopolitismo donde convergían personas de todo el mundo. Edgardo Rivera Martínez, nos recuerda en las páginas de su inmortal novela “País de Jauja”, como colectivos importantes de británicos, alemanes, franceses, japoneses, rumanos, árabes, chinos, entre otros, residían en nuestra tierra, de allí es como aquí se dio el encuentro de dos mundos: el europeo y el andino. La intermitente riqueza de nuestra cultura tiene sobradas justificaciones como para que los sucedáneos nos sintamos obligados a continuar ese valioso legado. He allí la tarea. Nuestras felicitaciones y rendido reconocimiento a Edgardo Rivera Martínez, Candy Hurtado y Domingo Martínez por esta clara demostración de amor a Jauja.

El Nevado del Huaytapallana

[Visto: 903 veces]

Obra

Darío A. Núñez Sovero

Es una interesante, amena y didáctica obra que se encamina, con un lenguaje claro, sencillo y directo, a alertar a la humanidad, a través de enjundiosos y persistentes diálogos, sobre los peligros que acarreará la carencia de agua en el futuro, por la grave irresponsabilidad de personas y países cuyos perniciosos hábitos y costumbres, así como brutales formas de producción vienen ocasionando problemas a nuestra ecología que se traducen en el llamado calentamiento global y el efecto invernadero.

El autor, R.P. Jaime Quispe Palomino quien es actualmente Párroco de Acolla, consciente de las consecuencias que ocasionaría en adelante la ausencia del líquido vital (“el agua es vida” dice él, concediéndole voz al imponente nevado) no encuentra mejor manera de explicarle al lector y al mundo que, valiéndose de la técnica del diálogo, es posible sembrar conciencia, especialmente en los infantes, para forjar una actitud responsable de la acción humana frente a la desprovista naturaleza. Por ello, resulta aleccionador, el intercambio de preocupaciones fluidas entre la sirenita (personaje mítico que es una síntesis de la inocencia de la niñez mundial) y el apu tutelar investido de formas níveas como lo es el majestuoso Huaytapallana (de las voces quechuas: huayta, flor y pallana, recoger).

Encuentro que, en el desarrollo de la temática de este enriquecedor diálogo, existe una constante preocupación, de la sirenita, por ir descubriendo las formas más complicadas de este mundo. Es de este modo cómo surgen interrogantes existenciales que hacen de su contenido maneras filosóficas y metafísicas sobre el mundo y la vida: ¿qué es la vida?, es una de ellas; ¿se puede ser feliz? es otra, etc.. Estas preguntas aparecen con una fluidez intermitente. Y es aquí, justamente, en que la sabiduría milenaria del apu y la probidez de su contingencia, surge con una asombrosa naturalidad cargada de experiencia y magisterio para colmar la ingenuidad de la requiriente. Este fluido intercambio de inquietudes y respuestas constituye el más alto valor de este interesante trabajo que está dirigido al lector de todas las edades y confirma que últimamente varios de nuestros autores han vuelto sus ojos a la naturaleza, a ese hermoso e incomparable paisaje por el que discurre nuestras vidas, abandonando los parámetros en que nos viene absorbiendo la tecnología, cada vez más robotizante y deshumanizadora, por cuyo sendero peligrosamente podríamos deslizarnos de no existir trabajos como el que estamos comentando. Es de este modo que debemos resaltar, a manera de ejemplo, aquel acápite que encontramos en la pág. 90 de la novela “País de Jauja” del laureado jaujino Edgardo Rivera Martínez, en el que el personaje Claudio como un pertinaz enamorado de la bella y andina Leonor escribe:

Y esa flor que llaman sullawayta unos dicen que es de la lluvia y de la escarcha, y otros del rocío y de la nieve. La cosa es que se trata de una flor maravillosa, y de ella dependen la lluvia y el ganado y las cosechas. Es fresca y hermosa como la luz de las mañanas, como el agua de los puquios. Y blanca, muy blanca y también muy delicada. Y por esa belleza, y por el poder que tiene, la buscan los amarus. Pero la flor los esquiva, y sólo brota en lo más tupido del ichu, disimulada por la lima-lima y la escorzonera. Quien la encuentra será feliz, y hará feliz a su pueblo”.

Cuánta belleza existe en nuestro alrededor y nosotros discurrimos alegremente sin descubrirlo. Todas las cosas que nos rodean tienen algo de misterioso y de encanto.La palabra, serena y fresca de nuestros autores tiene esa cualidad: la de acercarnos a esa belleza intrínseca de las cosas que nos rodean. Ese es el mérito de esta obra “El nevado del Huaytapallana”, un trabajo destinado a motivar que es perentorio cuidar lo nuestro, preservar las inagotables fuentes de vida existentes y, finalmente, a motivar en nuestros niños (especialmente) una cultura de amor permanente por la naturaleza.

No puedo dejar de mencionar y felicitar, para concluir, la excelentes dotes artísticas de Rosmery Quispe Anchiraico, una artista jaujina cuya vena es reconocida por propios y extraños y que, esta vez, nos regala con preciosas 9 ilustraciones que hacen de esta obra algo sumamente valioso que debe engalanar nuestras bibliotecas como un grato aporte de escritores de la altura de Jaime Quispe Palomino.

ALGUNAS CONSIDERACIONES AXIOMATICAS A TENER EN CUENTA PARA SUSTENTAR LA PERTENENCIA DE MARANCOCHA A LA PROVINCIA DE JAUJA

[Visto: 1434 veces]

jauja_marancocha

Darío A. Núñez Sovero

El 12 de Mayo del año en curso, se reunieron en la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad de la Presidencia del Consejo de Ministros, autoridades de las provincias de Jauja y Concepción, autoridades de los distritos de Monobamba y Mariscal Castilla, representantes autorizados del Gobierno Regional de Junín y de la PCM, con el fin de continuar con la Mesa de Trabajo instalada para ver el “problema” limítrofe que existe por la pertinencia de las 14,290 Hectáreas de Marancocha que, ahora, reclaman los de la provincia de Concepción como suyas  a sabiendas que, secularmente, pertenecen a Jauja. La falta de un peritaje técnico que debía haber hecho la Sub-gerencia de Demarcación y Acondicionamiento Territorial del Gobierno Regional impidió abordar el asunto materia de la convocatoria, habiéndose levantado y firmado un Acta donde esta instancia se compromete a presentar, en el plazo de 90 días, una propuesta técnica de demarcación territorial la misma que será respetada escrupulosamente por los distritos de Masma, Monobamba (Jauja) y Mariscal Castilla (Concepción). Las autoridades de nuestra provincia, esta vez, acudieron sólo para defender la intangibilidad de nuestra provincia, de modo alguno hicieron presencia para recuperar algo, porque nada se ha perdido. Esta es la intencionalidad del presente escrito: proporcionar razones valederas que justifican la defensa de una porción territorial que siempre ha sido y es de Jauja.

Sin ánimo de romper el compromiso firmado en la referida acta (el numeral 2 establece la obligación de los firmantes a generar un clima de paz y concordia), afirmo categóricamente que el paraje de Marancocha en Monobamba pertenece a Jauja, entre otras de orden técnico,  por las consideraciones siguientes:

  1. Originalmente la zona de Monobamba fue un territorio ocupado por la etnia de los Zigües (Ashaninkas). Sus primeros visitantes fueron los misioneros franciscanos durante la época de la evangelización en la época colonial. Este proceso se vio interrumpido por la rebelión de Juan Santos Atahualpa hacia el año 1742. Hacia 1846 se producía caña en la Hacienda Roma en el centro poblado de Rondayacu. Posteriormente, en el mismo Monobamba, se instaló la Hacienda Roma que perteneció a la familia Mungi. Esta misma familia donó los terrenos donde actualmente funciona la municipalidad. Esta situación ocurrió hasta el 2 de Febrero de 1956 en que el Gobierno de Manuel Odría promulgó la Ley Nº 12638 de creación del distrito de Monobamba. Esta ley, en su numeral 3º, establece los límites distritales y, actualmente, dentro de ellos está Marancocha.
  2. Originalmente, según la citada ley, Monobamba tiene “como anexos los pueblos siguientes: Chacaybamba, Callash, Rondayacu y Cidruyoc”. Sin embargo, gracias a las grandes condiciones climáticas para el cultivo de café y la granadilla, hoy existen nuevos centros poblados como Yanayacu, Pacaybamba, Marancocha, Unión Condorbamba y Curibamba. Geográficamente, estos centros poblados están ubicados dentro de los límites de la Provincia de Jauja. Aquí, necesariamente, debo mencionar que ciudadanos de la parte alta de la provincia de Concepción y de los distritos de Cochas, Comas y Mariscal Castilla, son los asentados en estos parajes jaujinos y hoy, con mucha habilidad y artimañas, reclaman pasar a la provincia de Concepción.
  3. El 7 de Noviembre de 1955, mediante Ley Nº12417, se crea el distrito de Mariscal Castilla en la provincia de Concepción. Se le adjudica como anexos a Yauringa, Villa Muchca y Alapampa (Art. 2), así está consignado en el croquis que fundamenta su ley de creación. Por tanto, ni la provincia de Concepción, mucho menos el distrito de Mariscal Castilla, tienen jurisdicción sobre los poblados de Curibamba, Unión Condorbamba, Pacaybamba y Yanayacu.
  4. El 17 de Octubre de 1985, la Dirección General de Reforma Agraria y Asentamiento Rural del Ministerio de Agricultura expidió el Título de Propiedad Nº 3074-85 en favor de la Comunidad de San Cristóbal de Marancocha “sin obligación de pago alguno”, por un área de 14,290 Has. “Ubicado en el distrito de Monobamba, Provincia de Jauja, Departamento de Junín”. Este título de propiedad está vigente y pretende ser desconocido. Es más, el “Estudio de Impacto Ambiental del Proyecto Central Hidroeléctrico Curibamba, ubicado en la cuenca del rio Tulumayo, provincia de Jauja, región Junín” (sic) aprobado por Resolución Directoral Nº 257-2012-MEM\AAE, del 3 de Octubre del 2012, reconoce la “validez de la Audiencia Pública realizada en la CC San Cristóbal de Marancocha el 16 y 17 de Febrero del 2011”, antecedente valioso para sustentar que esta zona nos pertenece a los jaujinos, siendo que, además, los informes estadísticos que sobre Marancocha proporcionan los censos del INEI dan cuenta que ella se ubica en el distrito de Monobamba.
  5. De conformidad al principio de integración establecido en el D.S. Nº 019-2003-PCM, Marancocha está articulado económica, social y culturalmente a Monobamba, con la cual los 8.3 kilómetros que los distancia están unidos por una pista afirmada; mientras que con Mariscal Castilla los 31.4 Km. que los distancia nos los une ninguna vía.
  6. Los hijos de esta “muy noble ciudad de Jauja”, por estas y otras consideraciones de estricto orden técnico, nos vemos en la imperiosa necesidad de defender la intangibilidad de nuestro territorio y, en mi caso, me veo obligado a explicar todo lo expuesto en estricto resguardo de la verdad. Por ello esperamos que la justicia esté de parte nuestra. El lector sacará, al final, sus propias conclusiones.

Nota: Foto obtenida del blog de Macko Leiva.

Aeropuerto de Jauja registra incremento de pasajeros

[Visto: 1333 veces]

3961 viajeros utilizaron el Aeropuerto de Jauja solo el mes de marzo de 2015
Aeropuerto de Jauja
Darío A. Núñez Sovero

Recientemente la empresa CORPAC S.A. ha emitido su boletín estadístico, actualizado al 14 de abril de 2015. En el rubro de Movimiento de Pasajeros Nacional advertimos, con especial regocijo, que el Aeropuerto “ FranciscoCarle” de Jauja viene adquiriendo singular importancia en el escenario nacional. Los guarismos que se registran son de una relevancia contundente.

Pasajeros entrantes al aeropuerto de Jauja (2015)

Enero: 1599

Febrero: 1684

Marzo: 2086

Pasajeros salientes del aeropuerto de Jauja (2015)

Enero: 1629

Febrero: 1558

Marzo: 1875

Veamos: en enero del presente año a nuestro aeropuerto llegaron 1599 viajeros y ellos, progresivamente, se han ido incrementando habiendo sido en marzo: 2086. Este hecho en el que se advierte el incremento de pasajeros habría ocurrido debido a los fenómenos naturales que ocurrieron el mes de marzo del año en curso, lo que motivó a que el Ministro de Transportes señale que es prioridad del Estado la modernización, equipoamiento e implementación del Aeropuerto de Jauja pues sirve como alterno a la Carretera Central, además de servir como alterno al Aeropuerto Jorge Chávez de Callao en caso de un terremoto en la costa central del país.

Finalmente, esperamos que la modernización del Aeropuerto de Jauja se concrete lo más pronto posible debido a que es una necesidad no solo para Jauja sino también para toda la región central del país.

 

Sigue leyendo

Psicoanalista jaujino Saúl Peña Kolenkautsky

[Visto: 2428 veces]

Saúl Peña

Dario Núñez Sovero

El día de hoy salió una extensa entrevista al psicoanalista jaujino Saúl Peña Kolenkautsky (Revista Domingo del Diario La República, páginas 4-6). Él es un Médico psiquiatra egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Obtuvo el Postgrado de seis años en el Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Londres y se formó como psicoanalista de adultos, niños y adolescentes en el Instituto de la Sociedad Británica de Psicoanálisis. Grupo Independiente. Miembro Fundador del Colegio Real de Psiquiatras del Reino Unido y   Pionero del psicoanálisis en el Perú. Analista didáctico, profesor y supervisor del Instituto de Psicoanálisis de la Sociedad Peruana de Psicoanálisis.

Su grato recuerdo a Jauja, el diario El Comercio lo retrata así:

“Mi padre, Alejandro Peña Silva, era jaujino, como yo. Y abogado. Mi madre Nena Kolenkautsky Koifman es judía-rusa. El se enamoró desde que la vio. Establecieron un vínculo sin palabras, sin ningún idioma hablado. Ella no sabía castellano ni él ruso. Pero para suerte de mi padre, ella se hospedó en el segundo piso de la única notaría que tenía Jauja entonces: la de un tío mío. Una noche, mi padre le pidió al portero que apenas la señorita se durmiera rodeara de flores su cama, y que pusiera al lado una tarjeta suya. Mi madre se despertó en medio de un jardín colorido. Después de ese gesto empezó un romance muy intenso. Soy fruto de ese amor. Tengo incluso una fantasía: creo que fui concebido en una huerta de Jauja, en plena libertad.”

Es muy grato que los jaujinos brillen en todas las áreas del saber humano y es más grato, todavía, advertir la prosapia de quién reiteradamente se reclama oriundo de esta tierra de leyenda: Jauja. Desde aquí felicito este ejemplo de humildad y cariño de un hombre cuya relevancia es ejemplar.

 

 

 

 

Sigue leyendo

LOCO ALEJOS Y TITO DRAGO

[Visto: 993 veces]

Echa Muni

Darío A. Núñez Sovero

Nuestra ciudad, como muchas otras, tiene algunos personajes de especial presencia,  cuya personalidad, por ocurrente y atípica, no deja de llamar la atención diariamente. Uno de ellos, en nuestra andina Jauja, es Andrés Alejos Moreno a quien todos conocemos como el “Loco” Alejos, sus más íntimos lo llaman “cotorra”.  Él, cotidianamente, recorre la ciudad con su socarrona y altisonante voz sacando a los viandantes del ensimismamiento en el que se enclaustran producto de sus atribuladas preocupaciones. Lo conocí hacen más de 60 años cuando, palomilla él y con otros de su afinidad como “Carlota” o “Calavera”, correteaban tras una pelota con un improvisado equipo al que llamaron “Carlos Concha” y que, desafiantemente, enfrentaba a cuanto equipo se le ponía al frente en ese escenario del recuerdo para el deporte jaujino como lo fue el viejo Estadio “Junín”.

“Loco” Alejos se hizo, luego, policía municipal y más adelante pasó a ser empleado, función del que ahora es un respetado jubilado, pues no podía ser otro el resultado a sus 84 años de edad, aun cuando, esta longevidad, no le ha restado ímpetu y jocosidad a cada una de sus intervenciones amicales. A lo largo de su existencia si ha acuñado un sello característico de su peculiar estilo es, a manera de pregón, vociferar su amor inclaudicable para el equipo de sus amores: el “Echa” Muni. Jauja toda sabe, por él, que es el único jaujino hasta la fecha  aportante mensual del club, del mejor arquero de esos tiempos, el “mago” Valdiviezo, la historia de los “tres gatitos”: “Caricho” Guzmán, Vides Mosquera y Tito Drago; de “motorcito” Guzmán, de Franco Navarro, Agüerito o el “Cholo” Sotil, etc. Y, esta  letanía deportiva que lo absorbe casi demencialmente, lo dice con una convicción tal que ya raya en el hastío. Por ello, y para bajarle los decibeles, me ocurre escribir esta nota en razón de que el sábado último lo sorprendí oteando mi puerta y no pude menos que entablar una amena charla donde el tema de su añorado Deportivo Municipal era impostergablemente obligatorio. Es así que, antes que me abrume con sus conocidas historias de los “tres gatitos” y compañía, me adelanté y le pedí que me escuche dos versiones que escapan de su versación: le dije, primero, algo que él no conocía. La primera vez que vi al recientemente fallecido Tito Drago (padre de “Titín”, el “Diablo”, abuelo de la actriz Emilia Drago de “Asu Mare” y figura emblemática del Deportivo Municipal), corría el año 1956 más o menos y  fue en su tienda de artículos deportivos que tenía en la esquina de Caylloma y Moquegua en Lima, local que era el centro de concurrencia y tertulias de los actores deportivos del país de ese tiempo. La segunda historia ocurre en Trujillo, allá por el año l960. Haber vivido en una familia conservadora y de valores cristianos me llevaba a asistir dominicalmente a misa. Aquel día, muy temprano, asistí a la misa que los padres dominicos celebraban en la Iglesia San Francisco y, sin darme cuenta, me ubiqué en una banqueta delante de dos caballeros que, muy contritos, compartían la santa ceremonia. Al percatarme de quienes eran tan distinguidos asistentes, me doy cuenta que eran Roberto “Tito” Drago y Juan “Loco” Seminario. Mientras voy relatando este encuentro, de súbito y con inesperado gesto, Alejos me interrumpe y me pregunta si me he lavado la boca. Me doy cuenta –enseguida- que he tocado dos nombres sacros para los hinchas del Echa Muni. Para culminar mi relato, le cuento que la tarde de aquel domingo ambos jugadores y su elenco jugaban contra el “Rambler” de Salaverry, desaparecido equipo trujillano muy querido al que derrotaron con un gol de media volea del gran Tito Drago. Es en este instante que advierto en mi interlocutor un rostro mustío poblado de nostalgia. Casi estupefacto, el “Loco” Alejos se aleja sin despedirse mascullando sus recuerdos. El cariño desmedido a su club lo ha derivado a renunciar protocolos y un callado adiós me obliga a alejarme de su recia figura, aún a pesar de sus largos calendarios de existencia. Ignoro si cuando me reencuentre volverá a hablarme de su vieja monserga deportiva.

 

 

 

Sigue leyendo

Los Reyes Magos anuncian el 20 de enero

[Visto: 1317 veces]

Tunantada

JUSI TAKIY, Chuto Tayta

Ha terminado la Pascua de Reyes, ya han pasado dos semanas del solsticio de verano y se comienza a sentir el calor. Entonces recuerdo la infancia con los primos, corriendo por la casa del abuelo, jugando con los regalos recibidos durante la adoración al Niño Dios en la Epifanía de los Reyes  Magos, esos buenos Reyes que también nos trajeron regalos; saltando por las veredas, siempre altas pues las lluvias pueden inundar las calles; y caminando a la plaza Santa Isabel por las calles Arica o Acolla para comprar pancito o unos dulces en la bodega. Por supuesto, también compartíamos con los primos un poco de machica con azúcar, unos tumbos, unos alfajorcitos o bizcochuelos en cantidades generosas para recuperar las energías por las correrías de niños en plenas vacaciones por el Barrio de la Libertad. Barriu la Libirtad-pita shamulaa.

También me invade una mezcla de alegría y nerviosismo pues nos acercamos a las cuatro semanas después del solsticio de verano y en nuestra querida Jauja se piden lluvias que aseguren las cosechas del año, y si las lluvias ya llegaron es momento de agradecerlas. Takiy gustamah kala masyadu.

Voy a revisar mi vestuario para bailar por esa lluvia tan necesaria para la siembra, pero también por esa lluvia emocional que nos embarga de amor o desamor en cada acorde de violín, arpa y saxo, a la cual  todos conocemos como “sentimiento”. Llapanta hushayki, mi shunqu.

Presuroso busco unas bolsas en el armario del cuarto de mi pequeño hijo, y luego de desordenarlo un poco, encuentro la huatrila y el chaleco negros con ligeros bordados de colores y ribetes de raso en color fucsia, me pruebo el chaleco y como todos los años vuelvo a pensar si lo llevare al sastre para ajustarlo y usarlo ceñido total hoy los sacos y chalecos de vestir así se usan, pero ese chaleco suelto sigue teniendo su encanto, así que será para el otro año. De igual forma, vuelve a surgirme la idea de usar una huatrila pintada como nuestras bellas llikllas shawshas pero eso también será por otro año.

Encuentro, la bolsa, de lo que hoy llaman, accesorios, primero veo mi elegante sombrero tipo tongo negro con sus cintas multicolores, que se ha convertido en el accesorio mas usado en eventos oficiales. Luego mi corbata negra, que no se si cambiarla por la fucsia, probablemente termine bailando con una de las que llevo al trabajo. De pronto, encuentro la hermosa mascara de piel blanca y con esa expresión tan singular que nos hace a todos tan parecidos y diferentes cuando danzamos en la Histórica Plaza de Yauyos. Siempre es momento de pensar en una máscara nueva, pero nos une un afecto tan grande que posiblemente tengamos que cambiar de vestuario o de personaje si queremos usar una máscara diferente.

Y ahora, como iluminadas con luces multicolores que representan las flores de nuestro hermoso Valle, encuentro las mangas, que según me han dicho es lo mas Shawsha de nuestro vestuario, se usaron mucho para el trabajo agrícola durante cientos de años, así que las reviso con mucho orgullo y recuerdo a nuestra hermosa Ciudad Fortificada de Siquillapucara en el Distrito de Tunanmarca y sus valeroso guerreros que lucharon contra Capac Yupanqui en 1,200 d.C. Así que en ese momento los flujos sanguíneos de mi origen shawsha transitan con mayor velocidad y hacen latir intensamente mi corazón.

Finalmente encuentro mis botas y fuete de cuero, que me hacen recordar al “Caballo de Paso” orgullo de la costa peruana, pero que también vive o se pasea por tierras shawshas, aunque debo reconocer que las botas las he usado algunas veces para salir a pasear en motocicleta durante las noches limeñas y vuelve a mi mente esa idea de subir un 21 de enero a las 3:00pm a la plaza en una motocicleta cruiser, con la mejor cuadrilla y orquesta, total nuestra tunantada también se va globalizando y evolucionando pero sin perder su esencia shawsha.

Antes de terminar de arreglar mi vestuario para salir presuroso a la estación de buses y poder llegar a tiempo a la misa del 20 de enero, recuerdo a nuestro San Sebastián, quien fue un atlético soldado romano, gran lanzador de flechas y mártir cristiano que vivió en los años 200 d.C. y a San Fabián, nuestro vigésimo papa de la Iglesia Católica, quien murió un 20 de enero del año 250 d.C. en la época de las persecuciones a los cristianos por el Imperio Romano. Y agradezco a Dios por cada oportunidad que nos da de vivir y revivir nuestra amada Danza de la Tunantada, Patrimonio Cultural de la Nación.

Ñahishmanmi kutimushah!!!!

 

JUSI TAKIY

Chuto Tayta

 

Sigue leyendo

“RUFO”, MI PARIENTE HECHO PACIENCIA

[Visto: 821 veces]

Rufo y Fiona

Darío A. Núñez Sovero

Hace una decena de años, más o menos, su figura temblorosa anunciaba a un cachorro frágil que se  arrebujaba en mi puerta y lo hacía merecedor de la compasión de mi hijo Darío Vladimiro quién, casi a hurtadillas, lo hizo ingresar a mi casa para que adopte nuevo domicilio y, desde entonces, no nos abandonó jamás. La sorpresa inicial de su inesperada llegada no nos permitió advertir que estaba envuelto en una suciedad repelente que no fue óbice para coordinar con la familia un necesario baño que, finalmente, lo dejó como un hermoso  prospecto canino de un pelaje abundante y terso, ideal acompañante de nuestra perrita “Fiona”, para suerte de su misma especie.

Los años y su vigorosa constitución genética le fueron dando un aspecto de un can enorme cuya estampa inspiraba temor y, al transeúnte común, le suspendía la respiración en la vana idea de un arrebatado ataque; ignorábamos todos que estábamos delante un ser dotado de una escondida nobleza capaz de irse acompañando a todo aquel que le deparara alguna encendida caricia. “Rufo”, poco a poco, se fue adentrando en nuestras vidas y se convirtió en el acompañante cotidiano que ponía alegría a nuestra rutina. Sus ladridos, cada vez más graves, le fueron dando a nuestro domicilio un silencioso respeto que se diluye cuando constatan, los visitantes, su proverbial mansedumbre que le hacen merecedor de elogios a los que suele devolver con requiebros mil.

Personalmente, he advertido en este “Rufo”  nuestro de cada día un cúmulo de virtudes, algunas de ellas apenas alcanzaré a explicar. “Rufo” es el acompañante obligado que abriga nuestra invernal soledad, hoy que los hijos partieron (como la canción escolar) cual bandada de palomas que se fueron del vergel, “Rufo” es el sustituto exacto que nos regala permanentemente su prodigalidad casi filial. Las 24 horas del día permanece a nuestro lado agotando su perruna existencia al pie de nuestras tribulaciones cotidianas. Por otro lado, es el confidente callado que advierte nuestras “caídas del alma” cuando alguna penosa circunstancia colma de tristeza nuestro espíritu, entonces su obligada presencia nos solaza con esa mirada enigmática y  pétrea, depositaria de una calma cósmica de lenguajes indescifrables. También es el celoso vigía casero que anuncia con su estruendoso ladrido la presencia de algún visitante que tembloroso toca nuestra puerta y que al constatar nuestra amabilidad calma sus ímpetus refractarios convirtiéndose en un amable anfitrión que regala sus relamidos afectos. La sumatoria de estas encomiables conductas cánidas lo han hecho justo  merecedor de nuestra cálida estima al igual que la de nuestro vecindario que sabe de su nobleza animal. Ello, naturalmente, ha modificado en algo nuestra casera habitualidad, tanto que es visto y tratado como un miembro más de nuestra familia: cuando advertimos algo que lo necesita se lo damos. Comer fuera de casa significa retacear una porción nuestra para entregárselo, llegada la noche una solera felpuda se extiende al pie de nuestra cama para gozar de su callada compañía, los fines de semana una inmensa tina es llenada de agua para que, luego de ser entibiada por nuestro esplendoroso sol, pueda gozar de un refrescante baño, salir de paseo es un desafío porque obliga a cautelar su alegría cuando sus congéneres lo abruman de compañía exponiéndolo al irracional manejo de conductores que atraviesan nuestras calles sin ningún miramiento.

“Rufo” mantiene una figura imperturbable. Jamás sabremos si, por ejemplo, la temprana partida de su amada “Fiona” le talló una tristeza permanente en su alma. Lo que sí sabemos es que mientras viva sus días serán un sereno consuelo para esta soledad que se ha convertido en una continua experiencia. Por todo ello y aunque no me entiendas te digo: gracias “Rufo”, pariente mío hecho paciencia.

 

 

Sigue leyendo