PICHILULI Y EL HONDO SUSPIRO DE LA TIERRA XAUXA

[Visto: 413 veces]

Darío A. Núñez Sovero

Un reciente video musical, producido por RECÁMARA FILMS de Luigi Peña López y la dirección fotográfica de Edher Barzola Yaringaño, en el que participan reconocidos artistas jaujinos, ha devuelto al primer plano de nuestra atención algunos ricos y pintorescos paisajes de nuestra provincia.

De dichos paisajes, capturó poderosamente la visión de los que veíamos este valioso documento musical las vistas de algo que parecía eran secuencias del paisaje color ladrillo del pálido y sofocante Cañón del Colorado o del Cañón del Colca. Sino hubiera sido porque mirando hacia el fondo descubríamos la belleza de la Laguna de Paca nos hubiéramos persuadido que así era, pero no. Se trataba del Parque Natural de Pichiluli, ubicado en Jauja y a donde podemos llegar utilizando variados accesos: por el mirador de Paca, por Chuclú (detrás de su cementerio) o por Pachascucho, tal como se aprecia en el siguiente mapa:

Vemos, que continuamente las cartillas que orientan a los turistas visitantes de la región Junín dirigen el interés de ellos hacia formaciones parecidas ubicadas en Huancayo (Torre Torre), ignorando que en Jauja el Parque Natural de Pichiluli es una formación extraordinaria de roca y arcilla inmensamente más grande y majestuosa todavía.  Esa marginalidad es la que nos indigna, por ello reivindicatoriamente estas líneas tratan de restaurar esta deliberada amnesia para presentar ante los visitantes y el turismo nacional e internacional esta riqueza geográfica que, obsequiosamente, Dios regaló a la provincia de Jauja.

Pichiluli, al igual que los restos arqueológicos de Pueblo Viejo, son dos expresiones patrimoniales turísticas de la provincia de Jauja que necesitan ser promovidas intensamente por la originalidad y grandeza de lo que contienen. La primera, por ser el resultado de la obra magistral de la naturaleza a través de millones de años y en donde existe una riqueza geológica, flora y fauna particular y, la segunda, por contener, casi intactos, restos arqueológicos que nuestros antepasados nos han legado.

En este sentido, Pichiluli es la hija del caos griego, de ese caos original de rojiza arcilla  que ha creado todo el universo. En Pichiluli están resumidos el principio de la vida y de la tierra, y su existencia nos recuerda la brevedad de nuestras vidas. Cuando, casi agotados por el caminar, llegamos a él, ver la imponencia de aquellas formaciones que talló la lluvia y los relámpagos del cielo xauxa nos asombran casi hasta el desmayo y nos dicen  que es la magistral obra divina resultado de los miles y miles suspiros hondos de la tierra ante la permanente tragedia humana. Es el numen de los estallidos eructados por la tierra en incontables formaciones pétreas forjados por el antojo divino. La belleza de Pichiluli es solo comparable con la que despiertan tus sentimientos y tus sentidos al ver a la mujer amada.

No puedo terminar este post, sin antes reconocer y felicitar por ese interés de RECÁMARA FILMS para promover los ingentes recursos turísticos de nuestra provincia y brindarle al ego plural de los que somos naturales de esta tierra el orgullo siempre vivo de haber nacido en Jauja.

Finalmente, cabe indicar que, conocer el Parque Natural de Pichiluli, es un deber de todo jaujino. Es así que nuestro paisano Fano Terrel ha ido recientemente a este hermosísimo lugar y nos comparte las siguientes fotos:

¡Dios mío! Gracias por haber recreado en Jauja los paisajes y lugares más sorprendentes de nuestro país.

Fotos: Edher Barzola Yaringaño y Fano Terrel.

Video: Recámara Films (tomado de la cuenta de Renacer en Youtube).

Puntuación: 5 / Votos: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *