Archivo de la etiqueta: oracion

Sobre los verbos principales en las oraciones y la puntuación

Los textos escritos y formales deben cumplir algunas normas, por ejemplo, los aspectos referidos a la puntuación. Sin embargo, debido a la cantidad de reglas de puntuación que se suelen aprender de forma separada, puede resultar tedioso recordarlas. En las siguientes líneas, se plantea otra manera de entender la puntuación a partir de las nociones de oración y frase.

En primer lugar, es necesario recordar cuándo un enunciado es una oración y cuándo se trata de una frase. La forma más sencilla de reconocer esto es partir de la identificación de los componentes de los enunciados, en concreto, de los verbos principales. Para ello, es importante recordar la noción de verbo conjugado, considerando las marcas morfológicas que expresan distintas relaciones sintácticas (Bosque 2007: 31). En este caso, se trata de las siguientes categorías, que tal vez resulten familiares:

En el siguiente enunciado, se puede notar que el verbo “aprobó” se encuentra conjugado con sus respectivas marcas, las cuales pueden resumirse en el cuadro posterior:

  • El Estado peruano aprobó las normas de bioseguridad para centros comerciales.

En el siguiente caso, es posible comprender a qué se refiere la conjugación verbal, considerando  la distinción entre oraciones y las frases: las primeras deben presentar un verbo principal, mientras que las frases carecen de este elemento.

  • Sus maestros reconocerán el esfuerzo realizado por sus alumnos al final del ciclo.

Las marcas de conjugación verbal ayudan a reconocer la presencia de un verbo en una oración. No obstante, existen formas verbales que no se encuentran conjugadas. Por ejemplo, en la oración anterior, se puede notar la presencia de la palabra “realizado”. Si bien es un derivado del verbo, no es un verbo, ya que se trata de una de las formas no personales (RAE 2005). Estas últimas son aquellas que no presentan alguna de las marcas gramaticales como persona, número o tiempo. Otras formas no personales del verbo son los gerundios (jugando, viendo, tomando, etc) y los infinitivos (subir, comprar, caminar, etc).

Ahora bien, no basta solo con reconocer cuándo un verbo está conjugado o no. Para saber cuándo se trata de un verbo principal, es necesario que este no se encuentre subordinado. Entre los subordinadores más comunes se encuentran las palabras como que, quien, cual, como, si, cuando, donde, pues, etc. (RAE 2011: 125). Aquellos verbos conjugados que se encuentren antes de dichos subordinadores, no serán considerados como verbos principales. Sobre este punto, puede leerse otra entrada aquí.

Tras haber reconocido claramente el verbo principal de una oración, es sencillo recordar algunas de las reglas de puntuación. En este caso, distinguir entre oraciones y frases permite saber qué tipo de signo de puntuación puede agregarse dentro de un texto.

La coma

Por lo general, las comas dividen frases. En este caso, se estaría dividiendo aquellas construcciones que no presentan verbo principal.

En algunos casos, reconocer si un enunciado es una frase o una oración también nos puede ayudar a recordar la puntuación de los conectores. Tal es el caso de conectores como “es decir”, “en otras palabras”, etc.

El punto

Por otro lado, cuando existe un verbo principal se debe emplear un punto ( . ), ya sea seguido o final, excepto en los casos en los que se utilicen dos o más verbos principales unidos por un conector copulativo como “y”. En el siguiente ejemplo, el enunciado incluye una frase. Pero la oración completa se delimita con un punto.

El punto y coma

Finalmente, este signo suele separar fragmentos similares a las oraciones (que presentan verbo principal), pero que conforman un conjunto mayor. En este caso, también podría usarse el punto entre ambas secuencia, de modo que se trataría de dos oraciones.

Una excepción a esto son las enumeraciones complejas que incluyen incisos entre los elementos enumerados.

 

Bibliografía

BOSQUE, Ignacio
1990 Las categorías gramaticales: relaciones y diferencias. Madrid: Síntesis.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA
2005 Diccionario panhispánico de dudas. Bogotá: Santillana.
2011 Nueva gramática básica de la lengua española. Barcelona: Espasa.

Elaborado por Jorge Narváez

La imagen fue obtenida de https://www.divulgaciondinamica.es/blog/como-usar-correctamente-el-punto-la-coma-y-el-punto-y-coma/.

De la oración al discurso. Sobre cómo construir oraciones cabales

La variedad académica, el registro lingüístico que se emplea en contextos comunicativos de carácter formal, se caracteriza por su claridad en fondo y forma. En cuanto a lo primero, un texto de este tipo debe ser coherente y presentar cohesión entre las ideas expuestas. En cuanto a lo segundo, se rige por las normas planteadas por la Real Academia Española, en lo relativo al léxico empleado, las pautas de corrección ortográfica, de puntuación y sintaxis (Fernández y del Valle 2016: 144-148).  Es en este último aspecto en el que nos centraremos. En particular, nos ocuparemos de la construcción oracional en el discurso escrito, un elemento fundamental para lograr la transmisión de un mensaje claro y preciso.

Una característica indispensable de una oración es que debe incluir verbo principal para que la idea expresada sea estructural y semánticamente clara: un enunciado cabal. En ese sentido, no basta con que una frase presente, como elemento central, un verboide –infinitivos (observar, establecer, producir), participios (observado, establecido, producido), gerundios (observando, estableciendo, produciendo)– o un verbo subordinado. Así, por ejemplo, frases como las siguientes no pueden ser consideradas oraciones.

  • Disminuir la cantidad de desechos por familia. X
  • El calor producido por la resistencia. X
  • Difundiendo prejuicios sobre las lenguas originarias. X

En los tres casos previos, las frases solamente presentan infinitivo, participio y gerundio, respectivamente, y no existe algún verbo principal. Asimismo, puede advertirse otra característica común entre estas secuencias: son ideas que, en términos coloquiales, parecen “incompletas” y, por lo tanto, no claras del todo. Ello justamente responde a la ausencia del verbo principal. En contraste, si se revisan los siguientes ejemplos, se trata de oraciones con sentido completo, precisamente en virtud de la aparición del verbo principal. Solo en estos casos, se emplea el punto, pues “la función principal del punto consiste en delimitar el final de un enunciado” (RAE 2010: 293).

  • Los expertos recomiendan disminuir la cantidad de desechos por familia. ✓
  • El calor producido por la resistencia era excesivo. ✓
  • Difundiendo prejuicios sobre las lenguas originarias, se perpetúa la discriminación. ✓

Ahora bien, también es necesario precisar que no todo verbo conjugado es siempre principal. Para que sea considerado como tal, debe ser el núcleo de la oración; en otros términos, no debe estar subordinado por ningún elemento gramatical.

  • Las aulas virtuales presentan recursos interactivos y contribuyen en el aprendizaje de los estudiantes.

El ejemplo anterior es un enunciado compuesto, a su vez, por dos oraciones que presentan la misma jerarquía. Si realizáramos el ejercicio mental de sustraer una u otra, notaríamos que no se pierde el sentido de ninguna de las oraciones que componen el enunciado mayor, precisamente porque son potencialmente independientes entre sí. A este tipo de enunciados complejos se les denomina oraciones coordinadas.

En contraposición con lo anterior, también existen oraciones compuestas por subordinación, como los siguientes enunciados, que incluyen partículas subordinantes que anteceden al verbo subordinado. Estas suelen ser relativos (que, quien, cual, cuyo, como, cuando, donde, adonde, apenas, mientras…) y conjunciones subordinantes (porque, si, pues, aunque, para que…) (RAE 2011: 125).

  • Los efectos sociales que prevén los estudios generarían una gran crisis política.  ✓
  • Mientras se incremente la autonomía, la motivación de los alumnos aumentará.  ✓
  • Los autos eléctricos son baratos, si bien aún falta verificar su viabilidad en el país. ✓

En estos casos, si se extrae la oración principal, aquella que presenta el verbo principal, entonces no se mantendría “el sentido completo” de la oración, tal como es posible examinar enseguida:

  • Que prevén los estudios. X
  • Mientras se incremente la autonomía. X
  • Si bien aún falta verificar su viabilidad en el país. X

Considerando lo anterior, es posible afirmar que el verbo principal es esencial para conservar y comunicar la coherencia o integridad de una oración. Esto contribuye a la construcción del sentido en el discurso, en tanto que está constituido por un conjunto cohesionado de oraciones.

A modo de ilustración, obsérvense los siguientes párrafos y las diferencias entre ellos en los fragmentos subrayados. En el primer caso, se incluyen secuencias no oracionales (solo con verboide o verbo subordinado), las cuales deben ser modificadas a fin de que se satisfaga el criterio de integridad de las oraciones, como se observa en el segundo caso. Sin duda, hay otras versiones también válidas para reformular el párrafo inicial.

  • Regularmente, se plantean varias soluciones para el problema del tránsito en Lima. Por ejemplo, construir nuevas vías o reformar las rutas autorizadas. La primera opción es la privilegiada por los alcaldes. Sin embargo, que no muestra resultados positivos en la reducción del tráfico. La otra alternativa apenas se probó hace unos años. No obstante, generando esa experiencia reclamos de los ciudadanosX
  • Regularmente, se plantean varias soluciones para el problema del tránsito en Lima. Por ejemplo, se propone construir nuevas vías o reformar las rutas autorizadas. La primera opción es la privilegiada por los alcaldes. Sin embargo, se trata de una medida que no muestra resultados positivos en la reducción del tráfico. La otra alternativa apenas se probó hace unos años. No obstante, esa experiencia terminó generando reclamos de los ciudadanos. ✓

Referencias bibliográficas

FERNÁNDEZ, María y Julio DEL VALLE
2016 “El momento de la redacción”. Cómo iniciarse en la investigación académica: una guía práctica. Lima: Fondo Editorial PUCP, pp. 105-149.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
2010 Ortografía de la lengua española. Madrid: Espasa.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
2011 Nueva gramática básica de la lengua española. Barcelona: Espasa.

Elaborado por Mariana Carlin y Marlon Gamarra Ruiz.

 

La imagen ha sido tomada de https://i1.wp.com/sociedadbiblicatrinitaria.org/wp-content/uploads/2015/09/En-el-princio-era-el-VERVO-1.png?ssl=1.

Casos incorrectos del gerundio: gerundio de posterioridad

Un aspecto muy importante al redactar un texto académico es elaborar oraciones que presenten una adecuada estructura oracional. Por oración, entendemos un conjunto de palabras, o una palabra, que presenta sentido completo e independencia sintáctica. Dentro de estas palabras, necesariamente tiene que haber un verbo principal, aquel que expresa número (singular o plural) y persona gramatical (primera, segunda o tercera).

» Leer más

Acerca de las oraciones subordinadas

En la lengua española, existen dos formas de combinación de oraciones. Estas se conocen como oraciones compuestas. El primer tipo de oración compuesta es la oración coordinada, en la que dos oraciones se unen a través de un enlace para unir dos eventos diferentes. El segundo tipo es la oración subordinada. Esta oración depende estructuralmente del núcleo de otra, llamada oración principal. Mejor dicho, una oración subordinada se conecta directamente con el verbo de la oración principal. Este verbo será identificado como verbo principal, mientras que el verbo de la oración subordinada se identificará como verbo subordinado.

» Leer más

Dudas sobre el uso de preposiciones

Es muy frecuente y normal que, al utilizar el idioma en el contexto cotidiano y/o coloquial, no se sigan las reglas de la variedad formal, debido a que no existe una formalidad que obligue a, por ejemplo, estructurar correctamente las oraciones. En consecuencia, en este aspecto, es común en el lenguaje hablado la presencia de oraciones agramaticales, con anacolutos o con un mal uso de preposiciones, como a, de, en, para, etc. En cuanto a estas últimas palabras, por la situación mencionada, cuando se redacta un texto en variedad formal, se generan muchas dudas sobre su uso correcto: ¿la forma correcta es detrás mío o detrás de mí?, ¿se debe escribir pensar de que o pensar que?, ¿es adecuado un veneno para ratas o un veneno contra ratas? En el presente post, se despejarán algunas de estas dudas en cuanto al empleo de esta categoría gramatical.

» Leer más