Archivo por meses: septiembre 2019

¿Qué es un artículo de investigación científica y cómo se organiza?

¿Qué es?

El artículo de investigación científica es un texto académico que informa los resultados de una investigación, proporciona nuevos conocimientos y amplía la discusión sobre temas específicos de un área determinada de la ciencia. Este posee una estructura y características propias que permiten una difusión bastante amplia. Si bien tiene sus orígenes en las ciencias biomédicas, hoy es producido en casi cualquier área científica.

Un poco de historia

Los primeros escritos científicos se remontan al siglo XVI, con la publicación del calendario “Los días convenientes para sangrar y purgar” (Camps 2007: 3). La evolución de la ciencia y el aumento exponencial de los estudios hacia fines del siglo XIX requirió que se adoptaran formas de registrar no solo el conocimiento, sino también los métodos empleados en la investigación. De ese modo, detractores u otros investigadores interesados podían recrear la experimentación realizada (Day 2005: 6). La proliferación de artículos y la cantidad de información proveían obligó a las editoras a reducir el espacio de cada uno y a solicitar una única estructura lógica y simple (Camps 2007: 8; Day 2005: 7: González y Máttar 2010: 1896). Así surge el formato IMRyD, utilizado de manera extensiva en las revistas científicas y el ámbito académico en general.

¿Cuál es su objetivo?

La principal razón para la producción de artículos de investigación científica es divulgar el conocimiento generado y los nuevos procedimientos utilizados en el proceso (Unesco, citado en Camps 2007: 6). Además, se facilita el intercambio entre los mismos especialistas y se provee a futuras investigaciones antecedentes que enriquecen tanto los marcos teóricos como la interpretación de los fenómenos.

¿Cuáles son sus características principales?

En este tipo de texto, se valora la practicidad, claridad y sencillez de la información expuesta. Por este motivo, reúne una serie de características que permiten simplificarlos y consultarlos de manera uniforme.

  • Formal. El estilo de escritura debe presentar claridad y precisión, utilizar el léxico apropiado y una variedad académica de la lengua en que se encuentre escrita. Además, se debe emplear la terminología de la especialidad científica en cuestión; de tal modo, no existirán confusiones entre términos de distintas áreas (Camps 2007: 5; Day 2005: 2).
  • Público. Un artículo de investigación científica se encuentra casi siempre publicado en alguna revista especializada o indexada, de manera física o virtual. Esto permite la difusión del conocimiento no solo a otros especialistas del tema, sino también a cualquiera que se interese en este (Camps: 2007: 5).
  • Controlado. Aunque muchos de los artículos de investigación suelen ser escritos por expertos, gran parte de los autores son investigadores neófitos o incluso estudiantes. Por tal motivo, los artículos de investigación científica suelen ser evaluados por un equipo de investigadores con mayor experiencia. Este equipo puede aceptar o rechazar el contenido del texto (Camps 2007: 5).
  • Ordenado. Por último, si bien la formalidad de un artículo y el uso de la terminología son necesarios, estos deben presentar ideas y premisas ordenadas, de modo que se constituya una secuencia lógica (Day 2005: 2). La redacción debe poseer coherencia, claridad, precisión y brevedad, elementos claves para un artículo conciso y fácil de difundir (Camps 2007: 7). Asimismo, se debe seguir una estructura con los mismos criterios. Para esto, el formato IMRyD permite organizar la información lógicamente.

¿Cómo se organiza?

La organización del artículo, de acuerdo con el modelo IMRyD, brinda al autor una guía para el proceso de redacción y, además, facilita la comprensión del texto por parte de los lectores (Camps 2007: 9). Las exigencias pueden variar ligeramente en cada revista o especialidad, de acuerdo con su área temática o interés; sin embargo, las estructuras generales de los artículos cada día son más globales, ya que buscan uniformizar los criterios de presentación (González y Máttar 2010: 1896). De esta manera, el formato IMRyD se constituye como el modelo estándar y es usado por las revistas científicas internacionales más prestigiosas. Las siglas IMRD indican el esquema principal: introducción, metodología, resultados y discusión. Estas no son las únicas secciones, aunque sí las más importantes. A continuación, se explican estas y otras partes el artículo.

  1. Título. Es uno de los elementos más importantes, ya que, si se logra enunciar clara y explícitamente el tema principal del trabajo, el artículo podrá encontrarse con facilidad. En caso contrario, la visibilidad del trabajo en las bases de datos se verá comprometida (Carrasco, Lorenzo y Santiñá 2011: 135). Además, debe ser creativo para despertar interés en el lector.
  2. Autores. En la actualidad, es muy común la coautoría; sin embargo, siempre debe mencionarse a un autor principal, al cual se le conoce también como senior author. Se trata de la persona que contribuyó en mayor medida al desarrollo de la investigación (Vílchez y Vara 2009: 62).
  3. Palabras clave / keywords. Generalmente, incluye de 3 a 6 palabras y sus equivalentes en inglés. Estas permiten catalogar el trabajo dentro de un área específica; por lo tanto, si se eligen cuidadosamente, el artículo podrá ser leído por más investigadores (Vílchez y Vara 2009: 56).
  4. Resumen / abstract. Debe contar con un máximo de 250 palabras y ser considerado por los autores como una entidad independiente; es decir, debe comprenderse sin necesidad de leer todo el artículo, pues junto con el título y el autor o autores, el resumen será la única información que figurará en las bases de datos. Además, es importante que cumpla con las siguientes características: ser descriptivo al presentar el tema del artículo, informativo al explicar brevemente los aspectos metodológicos y los hallazgos, y estructurado al contener una síntesis de cada una de las partes principales del formato IMRyC (Carrasco, Lorenzo y Santiña 2011: 136). Por último, se debe incluir una traducción correcta al inglés para el abstract.
  5. Introducción. Aquí se busca capturar la atención del lector y ofrecerle la mayor información posible, ya que, al ser tan variada la producción de artículos científicos, probablemente sea la única sección que revisen los lectores por completo (Vílchez y Vara 2009: 39). Inicialmente, se debe realizar una actualización de los antecedentes del problema. Luego, es necesario realizar la descripción y declaración explícita de los objetivos del estudio y, finalmente, se debe incluir la justificación de por qué se decidió abordar dicha investigación (Carrasco, Lorenzo y Santiña 2011: 136).
  6. Metodología. En esta sección, también conocida como “métodos y materiales”, se debe describir minuciosamente cómo se ha realizado el estudio. Esto quiere decir que es necesario explicar cuáles fueron los procedimientos utilizados de acuerdo con el problema de la investigación y también qué materiales se emplearon. Se suelen incluir el diseño del estudio, la población que ha sido estudiada, las técnicas aplicadas para recoger y analizar los datos, etc. (Carrasco, Lorenzo y Santiñá 2011: 136). La descripción de esta parte debe ser detallada, pues es imprescindible que esta permita a otros investigadores determinar la confiabilidad y validez del estudio, así como de poder reproducirlo o duplicarlo (Vílchez y Vara 2009: 15).
  7. Resultados. Esta sección cumple dos funciones. La primera es demostrar los hallazgos o resultados más significativos, consistentes y nuevos de los análisis descritos en la sección anterior, incluyendo los negativos. La segunda es presentar las pruebas que apoyan tales resultados que puedan explicarse mediante un texto, figuras o tablas. En este apartado, es importante seguir la secuencia que mejor responda a las preguntas de investigación planteadas en la introducción con el fin de facilitar la comprensión del lector (Carrasco, Lorenzo y Santiñá 2011: 137). Los hallazgos deben exponerse de forma clara y concisa, pero objetivamente: aún no deben interpretarse.
  8. Discusión. Es la única parte del artículo que no se escribirá en pasado. Se considera como la sección más importante, pero también la de mayor complejidad al momento de elaborarla y organizarla. En esta sección, se deben interpretar los hallazgos en relación con otros estudios y se debe argumentar la validez de la investigación. Es necesario, en primer lugar, evitar caer en especulaciones que vayan más allá de los límites de la lógica de la investigación; y, en segundo lugar, no ocultar los resultados anómalos o limitaciones del estudio. Es preferible “aceptar las debilidades del estudio, comparar, contrastar y rendirse ante evidencia científica de los resultados” (González y Máttar 2010: 1896).
  9. Agradecimiento. Aquí pueden reconocerse las contribuciones que precisen agradecimiento, pero no autoría, por ejemplo, a las personas que hayan revisado el manuscrito y hayan colaborado con la revisión. También, se puede agradecer por la ayuda técnica y por el apoyo material o financiero especificando la naturaleza de esa ayuda (Carrasco, Lorenzo y Santiñá 2011: 135).
  10. Referencias bibliográficas. En esta parte, se presenta la recopilación completa de las investigaciones acerca del tema tratado. No todas las instituciones científicas se rigen por la misma normatividad para organizar el citado y la bibliografía, pero los sistemas que se emplean comúnmente para estos artículos de investigación son Vancouver, APA y Harvard.
  11. Anexos. De ser necesario, se adjunta información complementaria que no forma parte de cuerpo principal del artículo, pero que sirve para detallar aspectos de la investigación. Suelen incluirse cuestionarios, tablas con información detallada, imágenes, planos, etc.

En síntesis, el artículo de investigación científica es uno de los textos más usados por la comunidad científica, cuya finalidad es la de difundir nuevos conocimientos y procedimientos. Debe ser formal, controlado, ordenado, coherente y breve para que cumpla con eficiencia su objetivo: la divulgación. El formato que mejor cumple estas características, además de servir de guía a investigadores y lectores, es el modelo IMRyD, utilizado de modo generalizado en el ámbito científico. Este modelo variará sus partes según el área de especialidad o las exigencias editoriales; sin embargo, mantendrá la secuencia lógica y la concisión que plantea.

Referencias

CARRASCO, Genis, LORENZO, Susana y Manuel, SANTIÑÁ
2011 “Manual de estilo de la Revista de Calidad Asistencial. Guía obligatoria para nuevos autores”. Revista de Calidad Asistencial. Volumen 26, número 2, pp.132-141. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

 

https://www.elsevier.es/es-revista-revista-calidad-asistencial-256-articulo-manual-estilo-revista-calidad-asistencial–S1134282X11000376

CARRIÓN-GARCÍA, María Ángeles y Tirso-Javier HERNÁNDEZ,
2018 “Factores psicosociales y desgaste psíquico en ámbito laboral”. Salud Uninorte. Barranquilla, volumen 34, número 3, pp.705-714. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

 

http://rcientificas.uninorte.edu.co/index.php/salud/article/viewArticle/10587

CAMPS, Diego
2007 “El artículo científico: desde inicios de la escritura al IMRyD”. Archivos de Medicina. Volumen 3, número 5, pp. 1-9. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

https://www.redalyc.org/pdf/503/50330503.pdf

DAY, Robert
2005 Cómo escribir y publicar trabajos científicos. Washington: The Oryx Press. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

 

http://www.bvs.hn/Honduras/pdf/Comoescribirypublicar.pdf

GONZÁLES, Marco y Salim MÁTTAR
2010 “¿Formato IMRaD o IMRyD para artículos científicos?”. Revista MVZ Córdoba. Córdoba, volumen 15, número 1, pp. 1895-1896. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

 

http://www.redalyc.org/pdf/693/69319041001.pdf

VÍLCHEZ, Carlos y Arístides VARA
2009 Manual de redacción de artículos científicos. Lima: Universidad San Martín de Porres. Consulta: 5 de setiembre de 2019.

 

https://universoabierto.org/2015/12/14/manual-de-redaccion-de-articulos-cientificos/

Elaborado por Manuel Olortegui Ángeles y Almendra Miranda Charqui.

 

La primera imagen ha sido tomada de https://arqueologiacudep.es.tl/Como-elaborar-un-documento-cient%EDfico.htm.