Archivo por meses: julio 2020

Herramientas de apoyo en la exposición oral en la universidad

En la universidad, es frecuente afrontar exposiciones finales en un curso en particular. Si el estudiante aún se encuentra en los primeros años de su carrera, estos espacios evaluativos suelen ser muchas veces desafiantes, pues conlleva presentar un tema con cierto dominio y poder responder preguntas de la audiencia. Por ello, planificar una exposición supone considerar varios aspectos desde la posición del estudiante, ya que existen muchos factores que suelen intervenir en la evaluación del docente. Por un lado, en la comunicación no verbal, se resalta la gestualidad, el volumen y entonación, e incluso el vestuario de quien expone; por otro lado, en la comunicación verbal, se transmite el vocabulario, la claridad y concisión de la información, así como el orden y la estructura del contenido. Una manera de contribuir a potenciar tales aspectos, sobre todo cuando las presentaciones se realizan a través de medios virtuales, es valerse de herramientas de apoyo con el fin de usar el lenguaje verbal y no verbal con eficacia.

Las herramientas de apoyo sirven para ajustar el mensaje a las necesidades y expectativas de un público heterogéneo como el universitario. Para afrontar las presentaciones orales, se proponen algunas herramientas útiles que acompañan las destrezas y capacidades del expositor.

1.1. El uso del PowerPoint como estrategia de apoyo

1.1.1. Organización de las diapositivas

El uso de las diapositivas o PPT, según Mariángel, no compite contra la oralidad, sino que complementa las capacidades frente al público (2019: 57). La autora plantea algunas pautas sobre la distribución de información por medio de las diapositivas.

  • En el inicio, se recomienda utilizar una diapositiva para mostrar a la audiencia la importancia del tema. En otra, se incorporará un índice que permita a la audiencia conocer la estructura de la presentación. Resulta imprescindible exponer preguntas clave que servirán de eje para el desarrollo..
  • En el cuerpo de la presentación, se destacan los puntos más relevantes. Primero, se colocará un título para cada diapositiva. Si existe algún gráfico o tabla estadísticos, la claridad del título deberá ser aún más relevante. Segundo, para evitar cambios drásticos de una diapositiva a otra, vale practicar las destrezas orales con el fin de enfatizar esos traslados, de modo que no resulten tan abruptos. Por ejemplo, se explicarán los cambios de la siguiente manera: “Otras de las ventajas / características / causas / definiciones de la medida son […]”.
  • En el cierre, se presentan diapositivas breves, asertivas y que, sobre todo, muestren los puntos de información más solventes de nuestra presentación. Vale mencionar que las primeras preguntas expuestas en el inicio de la exposición deben quedar absueltas en esta parte final de la exposición.

1.1.2. Uso del espacio, colores e imágenes en las diapositivas

Los aspectos del diseño no solo repercuten en la imagen decorativa de las presentaciones, sino que, según Mariángel, también comunican significados (2019: 66). En otras palabras, las características aparentemente no importantes del diseño terminan siendo preponderantes para la visualización de las exposiciones. La autora se refiere a la relevancia de los colores, imágenes y el espacio al momento de diseñar las diapositivas.

  • Existen dos variables de fuentes muy comunes en las exposiciones: las adornadas y las limpias. Las primeras, como el tipo de letra tipo Times New Roman, dificultan de visualización debido la conformación mixta entre lo ancho y delgado de su trazo. En cambio, en las segundas, como el caso de Calibri, el trazo es mucho más consistente, sea visto de cerca o de lejos.
  • La paleta de colores implica el uso de la gradación entre los matices sobrios o consistentes. Se recomienda escoger uno de ellos y evitar la combinación de ambas. Por ejemplo, resulta muy estridente observar combinaciones de colores como el amarillo con el verde en una misma diapositiva. Al respecto, es sumamente importante mencionar que el color también comunica.
  • Toda presentación se compone por un fondo y el contenido. Se recomienda utilizar un fondo limpio, es decir, evitar imágenes o superficies ásperas. En cuanto al color del contenido, siempre se procura utilizar el negro debido a su neutralidad, mientras que, en el fondo, se pueden usar colores claros. Lo fundamental radica en evitar los contrastes de colores, pues esto dificulta la visualización de la presentación.
  • Se distribuye el espacio de las diapositivas de manera equilibrada y espaciada. Por esa razón, se consideran los balances de los tamaños de letra, imágenes, gráficos y tablas. Si existen espacios en blanco, se debe distribuir la información por todos los sectores de la diapositiva. Sin embargo, el “horror al vacío”, esto es, exponer de forma sobrecargada el contenido, es un error que debe evitarse: la mesura es lo que cuenta.

1.2. El uso de la infografía como estrategia de apoyo 

La infografía es una herramienta tecnológica capaz de brindar información a través de gráficos que ayudan a la comprensión dinámica e instantánea del mensaje (Miranda y Saito 2018). En muchas oportunidades, se piensa que el diseño infográfico termina siendo para espacios publicitarios; sin embargo, el ámbito universitario no puede mantenerse ajeno a la calidad y organización sofisticadas que este ofrece. Por esta razón, se presentarán, sobre la base de un estudio realizado por Herrera (2019), cinco pautas para elaborar una infografía.

  • Cuando se busque un tema, es importante pensar en su originalidad, importancia y actualidad. Por tanto, la primera pregunta consistirá en lo siguiente: “¿qué mensaje realmente quiero transmitir?”.
  • El traslado de la información debe emplearse de la manera más clara y sencilla posibles. Mediante la ayuda de organizadores gráficos, como mapas conceptuales, cuadros comparativos y otros, la sistematización de ideas será más provechosa.
  • Se debe controlar los matices entre el fondo y contenido. Si se evita los colores fosforescentes o brillantes, el lector no tendrá dificultades al decodificar tus gráficos. Una recomendación se orienta en asumir, como máximo, una paleta de tres colores.
  • Se debe utilizar una fuente y tamaño de letra legibles. Es apropiada la utilización de fuentes limpias debido a la sencillez y adaptación de sus trazos. Asimismo, la verificación del tamaño de las letras permite una mejor adaptación al medio en el cual se publicará.
  • Debe asegurarse de que las imágenes y los íconos sean coherentes con la idea principal de la infografía. En ese sentido, es posible seguir dos estrategias: utilizar imágenes licenciadas o diseñar propios proyectos.

1.3 El uso de otras alternativas tecnológicas como estrategia de apoyo 

Luego de revisar estas consideraciones, se sugiere examinar algunos otros programas gratuitos en línea, que permitan contribuir con un mayor dinamismo en las presentaciones orales dentro de la universidad. Tras el comentario de cada uno, se incluye el acceso a un video tutorial.

1.3.1 Prezi

Se considera como uno de los programas más innovadores en la actualidad. Su diseño permite crear presentaciones a distancia, en alta resolución y con calidad en todos los dispositivos. Entre sus características más resaltantes, cuenta con una cámara, cuya función permite acercarse y alejarse de las secciones, además de añadir videos, gráficos y textos (enlace).

1.3.2 Genially

Es una herramienta que permite crear infografías interactivas con imágenes, íconos, animaciones, videos y etiquetas de textos. Debido a la facilidad de su uso y la enorme variedad de plantillas, se la considera como un recurso bastante llamativo en la educación universitaria (enlace).

1.3.3 Canva

Este programa es fácil de usar para elaborar, en pocos minutos, presentaciones en línea con plantillas llamativas y con un estilo profesional. Se puede editar desde un celular, tablet o computadora sin la necesidad de poseer conocimientos sobre diseño gráfico (enlace).

1.3.4 Visme

Su interfaz es similar al de PowerPoint, con la diferencia de que contiene una galería de imágenes más amplia y elementos infográficos más dinámicos. En este programa, se puede crear una multitud de recursos gráficos, tales como presentaciones, infografías, informes, archivos para imprimir, tarjetas de presentación, banners, imágenes para redes sociales, entre otras opciones. (enlace).

1.3.5 Keynote

Proporciona una variedad de diseños, transiciones de diapositivas originales, además de incluir narraciones de voz y presentaciones animadas (enlace).

1.3.6 Zoho show

Es una herramienta que permite generar diapositivas con edición múltiple; es decir, varios usuarios pueden ir editando la presentación en tiempo real (enlace).

1.3.7 Slidebean

Por último, este recurso virtual trabaja con un algoritmo de inteligencia artificial, el cual facilita crear configuraciones por cada diapositiva sobre la base de las características que se definan antes de iniciar la construcción de la presentación (enlace).

Bibliografía

FALASCO, Roxana
2018 Visme en español. Tutorial: cómo crear una presentación [videograbación]. Consulta: 2 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=7cNyER5LccU

GENERACIÓN APRENDE
2020 Cómo usar Canva para presentaciones: tutorial Canva 2020 [videograbación]. Consulta: 2 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=P2gSJ61v4MA

HERRERA, Sonia
2019 “10 pasos para elaborar una infografía”. Index Enfermería: información bibliográfica, investigación y humanidades. Murcia, volumen 38, número 3, p. 138. Consulta: 4 de junio de 2020.

http://ciberindex.com/index.php/ie/article/view/e32138/e32138

INFORMÁTICOS ADOLESCENTES
2018 Tutorial para hacer una presentación en Keynote [videograbación]. Consulta: 3 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=NQ7n6Xlsl3I&t=4s

MARIÁNGEL, Karen
2019 “Herramientas de apoyo para la presentación oral”. En MONTES, Soledad y Federico NAVARRO (editores). Hablar, persuadir, aprender: Manual para la comunicación oral en contextos académicos. Santiago de Chile: Universidad de Chile, pp. 55-88. Consulta: 1 de junio de 2020.

https://aprendizaje.uchile.cl/wp-content/uploads/2020/04/Manual-para-la-Comunicacio%CC%81n-Oral-en-Contextos-Acade%CC%81micos_Eds_MontesNavarro_2020.pdf

MEJÍA, Miguel
2019 Cómo crear infografías interactivas con Genially [videograbación]. Consulta: 3 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=ouUGp0UJl9M

MIRANDA, Almendra y Gabriela SAITO
2018 “¿Cómo elaborar infografías?: características, criterios de organización y tipologías infográficas”. En Blog de Redacción PUCP. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú. Consulta: 4 de junio de 2020.

http://blog.pucp.edu.pe/blog/blogderedaccion/2018/10/23/como-elaborar-infografias-caracteristicas-criterios-de-organizacion-y-tipologias-infograficas/

PROGRAMA ACADÉMICO EN LÍNEA CENART
2019 Tutorial Prezi 2019 [videograbación]. Consulta: 4 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=vgvVbZ-pymM

RAMÍREZ, Yordany
2017 Hacer presentaciones online con Slidebean [videograbación]. Consulta: 4 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=ME8F3XN99Pk

VIDEOS CAMPUS
2020 Tutorial de Zoho Show [videograbación]. Consulta: 2 de junio de 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=glEujbf9WKY

Elaborado por Bruno Alcántara y Marino Mateo.

La imagen ha sido tomada de

https://blog.hubspot.es/marketing/15-herramientas-gratis-para-hacer-marketing-de-contenidos

 

Estrategias discursivas para construir la voz de autor en escritos académicos

La redacción de un texto académico es una de las prácticas más frecuentes en la vida universitaria. Por esa razón, los estudiantes se encontrarán con diversos requisitos que demanda la producción de tales escritos. En particular, destaca la necesidad de los alumnos de posicionarse como autores en relación con el conocimiento previo y el aportado por ellos en las disciplinas a la que pertenecen –ese conjunto de lentes mágicos que permiten observar detalles, entender la importancia de las ideas y el cómo se relacionan con otras ideas más complejas–, según plantea Bazerman (2014: 12).

En ese sentido, es necesario desarrollar estrategias para expresar de forma explícita la contribución que se realizará, es decir, cómo se puede comunicar claramente que se trata de una aporte propio para la comunidad académica y cómo se posiciona frente a ello.

El repertorio de elecciones discursivas que sirven para poder posicionarse intencionalmente en el texto, recibe el nombre de voz del autor (Castelló y otros 2012: 3).

En la escritura académica, el objetivo es lograr un balance entre, por un lado, la propia incorporación de nuestra voz en el texto y, por otro, el uso de los diversos tipos de citado, como el uso de la paráfrasis y la cita textual. Para ello, existen diversos mecanismos discursivos útiles para resaltar nuestra voz, como algunos marcadores de expresión (Castelló y otros 2012: 8). A continuación, se explicarán y ejemplificarán algunos de ellos.

 

  • Expresiones de elusión de compromiso

Podemos usar expresiones como “sugieren” o “proponen” para señalar el grado de precisión o fiabilidad que queremos otorgarle a una fuente.

“Los nuevos planteamientos feministas proponen que la mujer creadora se salga de las imágenes encuadradas por la cultura falologocéntrica y realice la representación desde los bordes de dicho cuadro”.

(Guerra 1994: 188)

 

  •  Uso de potenciadores y enfatizadores.

El uso de potenciadores, como “claramente”, “obviamente” o “demuestra”, permite expresar seguridad en las afirmaciones que realizamos y el grado de incorporación de las fuentes con nuestro texto.

“En vez de atribuir la sencillez del poema a una femineidad esencialista, expresa claramente su intención de no rechazar lo profano, como recomiendan los moralistas a las mujeres, sino de mantenerlo separado de lo sagrado”.

(Cruz 2009: 46)

 

  • Marcadores de actitud

Podemos indicar la relación afectiva con las afirmaciones que realizamos con el uso de marcadores como “de acuerdo con”, “preferentemente”, “desgraciadamente”, “afortunadamente”.

El estudio de Nureña (2015: 108) muestra que, desafortunadamente, la violencia ejercida por los hombres contra las mujeres no se restringe solo al ámbito doméstico, pues puede ocurrir incluso entre parejas de novios, en el ámbito laboral o en el ámbito cotidiano.

 

  •  Apelación al conocimiento compartido

Para construir la solidaridad con el lector y lograr que se familiarice con una afirmación que realizamos.

“Desde Weber sabemos bien que fue el discurso de la modernidad el que desligó al ámbito cultural de su inserción en todas las dimensiones de la vida social, el que segmentó al conocimiento y el que construyó el espacio del arte como un lugar autónomo”.

(Vich 2013:129)

 

    •  Uso de expresiones u oraciones directivas

Para dirigir el cuestionamiento del lector desde nuestro punto de vista, podemos usar imperativos (“considérese”, “note”, “imagine”), modos de obligación dirigida a la audiencia (“deberíamos”, “podríamos”) y adjetivos predicativos que expresan los juicios del escritor sobre la importancia o necesidad como “es importante entender”.

También debemos reconocer que el militante del éxito es el    producto de una época en la cual los sentidos comunes se alejan de la idea de revolución que alimentaba antes a la subjetividad del militante”.

(Rivas 2014: 66)

 

    • Implicación mediante preguntas

Es uno de los recursos más usados para implicar al lector con el texto.

“¿Cómo se redefinen los contornos de una determinada estructura social? Según la teoría, en las sociedades modernas la educación jugaría un importante papel en la modificación de dichas estructuras sociales”.

(Benavides 2004: 126)

 

Para concluir, es necesario precisar que el uso de los marcadores discursivos presentados depende del tipo de texto se elaboren, pues cada tipo de texto (ensayos, informes de recomendación, textos explicativos) posee características en su contenido, estructura y estilo, que las distinguen entre sí.

Bibliografía

  BAZERMAN, Charles
2014   “El descubrimiento de la escritura”. En NAVARRO, Federico (Ed.) Manual de escritura para carreras de Humanidades. Buenos Aires: Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras de UBA, pp. 11-16.
 BENAVIDES, Martín
2004 “Educación y estructura social en el Perú: un estudio acerca del acceso a la educación superior y la movilidad intergeneracional en una muestra de trabajadores urbanos”. En GRADE (Ed.) ¿Es posible mejorar la educación peruana? Evidencias y posibilidades. Lima: GRADE, pp. 125-146. Consulta: 7  de mayo de 2020.

http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0168-ssoar-51526-9

  CASTELLÓ, Monserrat y otros
2012 “La voz del autor en los textos académicos: construyendo la identidad como escritor”. En MONEREO, Carles y Juan Ignacio POZO (Eds.). La identidad en Psicología de la Educación: enfoques actuales, utilidad y límites. Barcelona: Edebé, pp. 1-21.
CRUZ , Anne
2009 “Del cuerpo al corpus: la biografía como expresión literaria feminista en la Edad de Oro.” Destiempos.com. México Distrito Federal, año 4, número 19, pp. 41-59.
GUERRA, Lucía
1994 “La problemática de la representación en la escritura de la mujer” Debate feminista, vol. 9, p. 183-192.
NUREÑA, César
2015 “Juventud y violencia en el Perú”. En RODRÍGUEZ, Ernesto y Julio CORCUERA (Eds.) Subjetividades diversas: análisis de la situación política, social y económica de las juventudes peruanas. Lima: Unesco; Secretaría Nacional de la Juventud, pp. 107-115. Consulta: 7  de mayo de 2020.

https://www.researchgate.net/publication/271707403_Juventud_y_violencia_en_el_Peru

RIVAS, Bruno
2014 Ppkausas: defensores del nuevo capitalismo peruano. Un estudio del discurso de 24 jóvenes que participaron en la campaña de Pedro Pablo Kuczynski. Tesis para optar el grado de magíster en Estudios Culturales. Lima: PUCP. Consulta: 7  de mayo de 2020.

http://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/handle/123456789/5661

VICH, Víctor
2013 “Desculturalizar la cultura: Retos actuales de las políticas culturales”. Latin American Research Review, vol. 48, p. 129-139.

Elaborado por Valery Quezada.

La imagen ha sido tomada de http://www.actitudlaclavedelexito.com/por-que-es-mejor-ir-contra-la-corriente/.

El posicionamiento del autor en textos académicos

En las instituciones de educación superior, es usual que los docentes requieran que los estudiantes escriban textos complejos de carácter académico. Estos permiten la transmisión y construcción del conocimiento sobre un área de estudio. El producto final se define como “un texto escrito cuya finalidad es informar a la comunidad académica sobre los resultados de un trabajo de investigación, según las convenciones de cada disciplina” (Meza 2016: 113). En el caso de conocimientos especializados, su escritura contribuye al avance científico en las disciplinas sociales, humanísticas, tecnológicas, etc.

En tales escritos, para construir una perspectiva de objetividad, se tiende a ocultar la presencia del autor. Sin embargo, al leer y escribir un texto académico, es importante considerar que la voz del autor está inevitablemente presente, aunque sea de modo menos explícito o evidente. En ese sentido, el escritor emplea estrategias para construir su identidad y establecer un tipo de interacción con sus lectores mediante su texto. Los recursos por los que se distingue la presencia del autor, y que ayudan al lector a organizar y evaluar la información dentro del texto, constituyen el posicionamiento de un autor (Meza 2016: 116-117).

El posicionamiento es muy necesario, pues los textos se caracterizan por el análisis y la interpretación de la información, lo que demanda la construcción de un punto de vista. Bajo este supuesto, “a la hora de escribir (…), los estudiantes deben situarse en relación al material que están discutiendo y encontrar una manera satisfactoria de expresar sus propias afirmaciones y argumentos” (Castelló 2011: 107). En otras palabras, para que se genere conocimiento, es necesario tener una postura, aun implícita, sobre lo que se enuncia.

La presencia de la disciplina académica

En el posicionamiento del autor en el texto (y la construcción de su identidad), se utilizan inevitablemente herramientas propias de cada carrera. De esta manera, “los escritores se representan a sí mismos de formas diferentes según la disciplina a la que pertenecen. Así, en ciencias sociales los escritores de textos académicos creen necesaria y pertinente el explicitación de sus posiciones personales, mientras que en las ciencias llamadas ‘duras’ como las ingenierías tienden a primar los mecanismos orientados a la demostración y a la generalización evitando las interpretaciones personales” (Castelló 2011: 107). De este modo, se construyen vínculos estrechos entre la presencia de la voz en los textos y la aparición de una identidad profesional.

Debe notarse la imposibilidad de “borrar” la presencia del autor ni siquiera en las áreas de estudio consideradas “duras” y objetivas, en las que se supone que no es conveniente explicitar las interpretaciones personales. La presencia del autor permite expresar puntos de vista con precisión, cautela y diplomacia de forma diferente, pero está presente en cada una de las disciplinas.

Voz individual y social

El concepto de voz en el texto presenta una dimensión individual y otra social. Esto quiere decir que se puede distinguir, por un lado, características particulares del autor y, por otro, su interacción con otros autores, saberes e incluso cómo proyecta la interacción con los lectores.

En cuanto a lo individual, el autor puede elegir, para caracterizar su voz, la persona gramatical: el uso de la primera o la tercera persona es lo más usual. Así, el autor expresa y delimita sus opiniones personales, posturas y teorías (aunque notaremos que estas se relacionan, en ciertos puntos, con lo colectivo). En cuanto a lo social, escribir en contextos académicos implica recurrir y dialogar con los discursos ya existentes. La voz del escritor es el resultado de la asimilación y contraste de diferentes voces que estudian y opinan sobre el tema del texto.

En resumen, construir la voz en los textos académicos implica una toma de postura propia y una discusión con otras posturas y discursos.

La inserción de citas

Un aspecto clave para entender el posicionamiento es el uso de citas. En concreto, se debe considerar de qué manera un autor utiliza las palabras de otros autores, si prefiere las citas directas e indirectas, así como “identificar los propósitos específicos que ellas cumplen en los textos utilizados para la difusión del conocimiento académico y científico” (Meza 2016: 117). Esto quiere decir que cada cita ha sido escogida con cuidado y minuciosidad para expresar, reforzar o debatir una idea, teoría o caso, por lo que expresa una posición del autor, aun cuando esta se encuentre en el texto de manera impersonal.

Es relevante notar el concepto de asimilación para explicar cómo se efectúa el proceso de interiorización de ideas. Asimilar implica un trabajo de aprovechamiento y descarte, todo lo cual atraviesa un análisis riguroso. Esto evidencia “no solo el énfasis en la visión dialógica sino en la idea de esfuerzo (struggle). Se trata del esfuerzo que se requiere para dominar los significados de los demás, para hacerlos propios, para pasar, en definitiva, de la propiedad colectiva a la propiedad privada en el uso del lenguaje” (Castelló 2011: 109). Todo ello constituye un esfuerzo crítico para que los significados de otros puedan ser usados intencionalmente en contextos diversos y logren producir nuevos significados.

Conclusión

En un texto académico, se pueden distinguir la voz del autor, que adquiere ciertas características según cómo ha elegido manifestarse. A esto le llamamos el posicionamiento del autor. La voz se construye tanto de manera individual como de modo social y cultural. Por una parte, la dimensión individual está relacionada con el hecho de que la presencia del autor se pone de manifiesto a través de determinados usos estratégicos del lenguaje. Por otra, la dimensión social se vincula con la elección del uso de palabras que lo inscriben en una comunidad discursiva. Esta no solamente considera los discursos dominantes en el ámbito académico correspondiente, sino que implica establecer una relación con los lectores objetivos. Finalmente, en el ámbito de la inserción de citas (intertextualidad), la construcción de una voz propia requiere del análisis crítico de los discursos de otros para que puedan ser utilizados por el autor con el fin de producir nuevos conocimientos en su propio texto.

Referencias bibliográficas 

CASTELLÓ, Monserrat y otros
2011 “La voz del autor en la escritura académica: Una propuesta para su análisis”. Signos. Valparaíso, volumen 44, número 76, pp. 105-117.
MEZA, Paulina
2016 “El posicionamiento estratégico del autor en Artículos de Investigación: una propuesta para su estudio”. Forma y Función. Bogotá, volumen 29, número.2, pp. 111-134.

Elaborado por Liliana Mejía.

Las imágenes han sido tomadas, respectivamente, de

https://p2.piqsels.com/preview/746/751/675/laptop-macbook-computer-hands.jpg

https://www.ybierling.com/images/large/marketing/why-is-research-important-in-advertising/why-is-research-important-in-advertising0.jpg

https://cdn.pixabay.com/photo/2017/01/19/09/35/communication-1991854_960_720.png.