Cuadros sinópticos y mapas conceptuales. Dos organizadores para planificar la escritura

Si se piensa bien, la elaboración de cualquier producto complejo demanda planificación. Se puede considerar, por ejemplo, la construcción de una casa: ¿esta surge espontáneamente de la imaginación del albañil? En realidad, una edificación que sea el resultado de un proceso sin planificación sería desastrosa. Para construir un edificio, se requiere de un plano que sirva para establecer con claridad la estructura, la distribución y los principios que lo sostendrán. De la misma manera, el proceso de elaboración de textos académicos exige también un proceso de planificación, que incluye etapas, entre las que destaca el procesamiento de fuentes. En este momento, el estudiante revisa bibliografía pertinente para el tema que desea abordar y registra esta información, por ejemplo, en organizadores gráficos. Dos de los más útiles son el cuadro sinóptico y el mapa conceptual.

Uno de los organizadores visuales más empleados para vincular sistemáticamente información relevante sobre un tema son los cuadros sinópticos, conocidos popularmente como “esquemas de llaves”. Para el docente e investigador Alberto Cajal, “un cuadro sinóptico, síntesis de cuadro o mapa sinóptico, es un diseño visual que desarrolla un tema específico y, a la vez, deja ver cómo está constituido, sus detalles, subcategorías y relaciones” (2017). Según Cajal, el rasgo distintivo de este tipo de organizador radica en que, a partir de una idea principal, se pueden desarrollar varias ideas en una estructura jerárquica. En otras palabras, sirve para ordenar la información sobre un tema, y exponerlo de manera visual y sencilla. Por eso, en cierto sentido, se puede afirmar que el cuadro sinóptico es una forma del resumen.

La denominación de “esquema de llaves” proviene del hecho de que los cuadros sinópticos se organizan, por lo general, por medio de este signo ({}), que resulta de suma utilidad para ordenar la información de manera diáfana. Según Clara Jaramillo, especialista en estrategias de aprendizaje, en los cuadros sinópticos, estén o no organizados por el signo de llaves, se pueden identificar cuatro niveles básicos, como se aprecia en la figura 1. Un primer nivel, aquel que define el campo semántico y conceptual del cuadro, es el tema o idea general. Luego, en la siguiente jerarquía, se ubican las ideas principales que constituyen los conceptos que resumen los aspectos más importantes del tema. El tercer nivel está compuesto por las ideas complementarias, que también reciben el nombre de características o fundamentos. Finalmente, se ubican los detalles, aspectos que ocupan el último nivel de jerarquía (Jaramillo 2013).

Figura 1. Estructura del cuadro sinóptico (Jaramillo 2013)

El siguiente ejemplo ilustra la manera como se emplea el cuadro sinóptico para organizar información relevante sobre un tema específico. Si se elige escribir sobre el impacto de las energías renovables en la calidad de vida de los pobladores de zonas rurales de Perú (tema específico), es posible plantear, de acuerdo con la extensión que deba presentar el texto académico, dos ideas principales y dos ideas secundarias que las desarrollen de la siguiente manera:

Figura 2. Ejemplo de esquema de llaves (Elaboración propia 2019).

Como se puede observar, el esquema de llaves es un facilitador visual con el que se aprecia de manera inmediata la jerarquía de las ideas. Específicamente, en la imagen anterior, se identifica rápidamente que las ideas secundarias en guiones están subordinadas a dos ideas más generales, a saber, a “los beneficios de la energía solar” y a “los beneficios de la energía eólica”, lo cual facilita la tarea de redacción a nivel del desarrollo del contenido.

Otra alternativa muy útil para sistematizar información antes de iniciar la redacción de un texto académico es el mapa conceptual. Según el investigador Marco Moreira, los mapas conceptuales pueden ser definidos como “diagramas de significados, de relaciones significativas; en todo caso, de jerarquías conceptuales” (2005: 1). En otras palabras, se puede afirmar que uno de los rasgos esenciales de este organizador radica en que permite visualizar la relación de jerarquía establecida entre un número definido de conceptos: aquellos de mayor grado de generalidad ocupan el plano superior del esquema (Aguilar 2006: 62-63).

Asimismo, la psicóloga María Luisa Pérez Cabaní afirma que los elementos fundamentales que integran un mapa conceptual son tres: los conceptos, las palabras de enlaces y las proposiciones. En el primer caso, se trata de las palabras claves o “la regularidad en los acontecimientos o los objetos designada a través de un solo término” (2017: 2). En el segundo caso, los enlaces se “utilizan para unir los conceptos y para indicar el tipo de relación que se establece entre ellos” (Pérez 2017: 2). Esto quiere decir que cambiar la palabra de enlace significa modificar el vínculo establecido entre los conceptos. Por último, las proposiciones son el resultado de la combinación de conceptos y enlaces. Medularmente, una proposición está compuesta por “dos o más términos conceptuales unidos por palabras para formar una unidad semántica” (Pérez 2017: 2). Como se aprecia en la siguiente imagen, el término “aire” (1) es un concepto, lo mismo que “materia” o “energía”. “Compuesto por” (2) o “es fundamental” constituyen algunas de las palabras de enlace que articulan estos conceptos. Al leer, por ejemplo, “el aire está compuesto por materia” (3), conceptos y enlaces se integran para formar una proposición (Aguilar 2006: 64).

Figura 3. Ejemplo de mapa conceptual (Moreira 2005:2)

Los mapas conceptuales pueden ser usados de diversas maneras según el propósito que se persiga. Para el caso de los docentes, este tipo de organizador se emplea como técnica didáctica o como medio de evaluación. Por su parte, para los estudiantes, constituye un excelente recurso de aprendizaje, ya que les brinda la capacidad de determinar con claridad la relación jerárquica entre los conceptos (Moreira 2005: 3-4). En tal sentido, el mapa conceptual es un instrumento para el desarrollo cognitivo que puede resultar sumamente valioso para el proceso de redacción: constituye un paso intermedio entre la lectura y la redacción de un texto académico. También, resulta un complemento interesante para la elaboración de esquemas numéricos, debido, principalmente, a que enfatiza la relación jerárquica entre diversos conceptos.

En resumen, antes de iniciar la redacción, se puede recurrir al empleo de organizadores gráficos como el esquema de llaves o el mapa conceptual con el fin de ordenar de forma sistemática la información obtenida después del procesamiento de fuentes. Ambos organizadores constituyen excelentes herramientas durante la etapa de planificación textual y su empleo continuo puede servir para la elaboración de trabajos académicos de diversa índole.

Bibliografía

AGUILAR TAMAYO, Manuel Francisco
2006 “El mapa conceptual como una herramienta para aprender
y enseñar”. Plasticidad y Restauración Neurológica. México,
volumen 5, número 1, pp. 62-72. Consulta: 16 de octubre
de 2018.https://www.uaa.mx/direcciones/dgdp/defaa/descargas/
ElMapaConceptual.pdf
CAJAL, Alberto
2017 “Cuadro Sinóptico: características, elaboración, tipos”. En Lifeder.com.
Consulta: 18 de octubre de 2018.https://www.lifeder.com/caracteristicas-cuadro-sinoptico/
JARAMILLO, Clara
2013 “Ordenadores gráficos”. En Banco de Materiales Didácticos Multimedia.
Consulta: 18 de octubre de 2018.http://mdm.usta.edu.co/remos_downloads/lectoescritura/clara
_jaramillo_nivelacion_lectoescritura_modulo2_lectura_julio12_2013/
cuadro_sinptico.html
MOREIRA, Marco Antonio
2005 “Mapas conceptuales y aprendizaje significativo”. En Instituto
de Física
. Consulta: 16 de octubre de 2018.https://www.if.ufrgs.br/~moreira/mapasesp.pdf
PÉREZ CABANÍ, María Luisa
2017 “Los mapas conceptuales”. En ResearchGate. Consulta:
16 de octubre de 2018.https://www.researchgate.net/publication/266455592
_Los_mapas_conceptuales

Elaborado por Mariana Carlín, Lisandro Solís, Valery Quezada, Claudia Dioses y Jorge Narváez

Arthur Rimbaud

“Nadie pudo desear más ardientemente entregarse que él.

De niño se dio a Dios, de joven al mundo; y en ambos casos se

sintió engañado y traicionado… La esencia de su ser

permanece intacta, inconmovible, innacesible.

Henry Miller, El tiempo de los asesinos.

 

“El principal objetivo de la escritura para Rimbaud es afirmar

su independencia de la manera más irritante posible”

George Izambard

 

Se ha transmitido a modo de anécdota que, después de conocer en persona a Arthur Rimbaud (Charleville, 10 de octubre de 1854 – Marsella, 10 de noviembre de 1891), Víctor Hugo le otorgó el apodo de “el Shakespeare niño”. Posiblemente, más de algún seguidor de Hugo calificaría la comparación con el cisne de Avon como exagerada o demasiado atrevida. Sin embargo, en poco tiempo, el joven Rimbaud demostraría que su producción poética poseía un gran valor literario que le hacía merecedor del apodo que le fue otorgado por el Padre de la Literatura Francesa.

 

» Leer más

¿Cómo elaborar infografías?: características, criterios de organización y tipologías infográficas

La infografía es una herramienta tecnológica que se caracteriza por brindar información principalmente a través de gráficos, los cuales pueden ser diseños o imágenes que ayuden al lector a entender e interpretar, de manera dinámica e instantánea, el mensaje que se busca transmitir. De acuerdo con el director de fotografía y diseño Richard Curtis, muchas personas leen los gráficos primero y algunas veces es lo único que leen; por ello, los también llamados infográficos son muy conocidos, hoy en día, por su utilidad para presentar información que es complicada de entender a través del puro texto (Leturia 1998: 31).

» Leer más

¿Para qué se insertan citas en un texto académico?

Citar no es siempre una labor sencilla, pero puede facilitarse si sabemos para qué estamos incluyendo las citas. Por eso, al colocar citas bibliográficas en tu texto, es importante que consideres las siguientes nociones. Una cita sirve para referir a textos y autores que hemos leído, y han aportado ideas relevantes (laudables o discutibles) a nuestra investigación, por lo que hemos decidido incorporarlas en nuestro texto.

 

» Leer más

Recomendaciones para el trabajo en equipo

Para el óptimo desempeño académico y laboral, en el mundo actual, se requiere de un constante trabajo colaborativo por parte de las personas involucradas, a lo que se le conoce como trabajo en equipo. Este se nutre del talento de cada uno de sus integrantes y su capacidad para traducirlo en un producto integrado a partir de la interacción entre ellos (Universidad de Sevilla 2005: 1). Parte de la formación profesional integral implica ser capaz de desenvolverse en actividades que requieren de la colaboración de distintos individuos. Por ello, en el presente post, se brindan cuatro recomendaciones que deberían ser consideradas para desempeñarse de mejor manera cuando se trabaja en equipo.

» Leer más

¿Qué es un informe de recomendación y cómo se organiza?

Un aspecto importante de la vida profesional es saber comunicar las ideas de manera oral y escrita. Esto garantiza que los procesos relacionados al trabajo puedan ser sintetizados y transmitidos a nivel organizacional. Una de las formas más usuales de acercarse a conflictos  en el ámbito laboral es el informe de recomendación, el cual es el documento que mejor resume y propone soluciones frente a la situación en cuestión, aunque no necesariamente el contenido hace referencia a conflictos; también, se preparan informes sobre los avances de una tarea asignada o de los resultados de un trabajo.

» Leer más

¿Sabías que… los diccionarios representaron sus propias posturas y creencias al definir las palabras?

Además de recopilar información sobre el uso y significado de las palabras, los diccionarios sirvieron también como herramienta para mostrar realidades específicas a partir de las características sociales y culturales de quienes recopilaron estos vocablos. Para entender esto, es posible analizar el primero de estos documentos de consulta que recoge usos regionales en el Perú: el Diccionario de peruanismos: ensayo filológico de Juan de Arona. Así mismo, las recopilaciones léxicas de la Real Academia Española recogieron, entre sus ediciones de finales del S. XIX, aspectos subjetivos que evidencian la perspectiva de quien define los usos de origen americano.

» Leer más

Cuando escribimos los números

Dentro del proceso de redacción, el uso de números es recurrente y necesario. Estos, dentro de los textos, se pueden clasificar en arábigos, de uso común en el sistema numeral occidental, y los romanos, heredados del Imperio romano. Ambos pueden, y son empleados, asiduamente como parte del proceso de escritura; sin embargo, su utilización muchas veces genera dudas sobre su correcto empleo o la forma más idónea de presentarlos dentro del escrito. Por ello, este texto tratará de aclarar todos los malentendidos sobre estos. » Leer más

Gracias, repechaje

En noviembre de 2017, después de 36 años, la selección peruana de fútbol contaba con grandes posibilidades de clasificar a un campeonato mundial. Luego del empate con Colombia, el horizonte se presentaba optimista, puesto que aún quedaban dos partidos con Nueva Zelanda. Nuestra oportunidad tenía un nombre: repechaje.

 

(Fox Sports 2018)

» Leer más

Los signos de puntuación en los números

En una redacción, la elección de la escritura de un número en cifras o en letras se relaciona con diferentes factores. En el caso de textos académico-científicos o técnicos, se prefiere el uso de cifras debido a la claridad y concisión que aportan al documento. Aunque la escritura de los numerales tiene diversas reglas, en este post, se presentan algunas de las más importantes. Se deben considerar las siguientes indicaciones para evitar incurrir en errores comunes.

 

» Leer más