El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

[Visto: 15902 veces]

Fiesta en esta región se inicia a fines de enero y termina en abril. Los visitantes disfrutan de danzas típicas y de rituales ancestrales

Cortamonte en Huarancayo - Jauja

La fiesta de carnavales en Jauja es cosa seria. Más allá del nutrido calendario religioso de esta región, las celebraciones del carnaval se han vuelto toda una tradición que involucra a los padrinos y madrinas de la fiesta, a las autoridades y, especialmente, al pueblo.

Todo empieza con la fiesta de Julcán, a fines de enero, y termina a mediados de abril. Casi tres meses de celebraciones, rituales y música convierten este carnaval en todo un acontecimiento para los jaujinos.

Aunque las fiestas se multiplican de acuerdo con cada barrio y cada anexo, en todos hay un denominador común, una celebración que por antigüedad y colorido es, de lejos, la más representativa. Nos referimos, claro, al cortamonte.

SUMA DE TRADICIONES

No es una fiesta cualquiera. Hombres y mujeres se visten con los trajes más elegantes (ellas, con sus vestidos de colores; ellos, con sus pañuelos de seda), sabiendo que entre la serpentina y el talco perfumado se prenderá la chispa de una celebración que puede durar hasta altas horas de la noche a pesar del frío, a pesar del sueño y a pesar de todo: total, son los carnavales.

El cortamonte se inicia con la llamada traída del monte, que incluye una serie de costumbres como el “manshu”, una especie de castigo simbólico para quienes no lleven puesta la indumentaria que exige la ocasión.

Luego viene el llamado “talipay”, un encuentro entre hombres y mujeres que forman bandos para jugar con el talco perfumado (que, por cierto, es un ingrediente indispensable de los carnavales jaujinos). En este momento, la reunión ya se vuelve más amena, aunque todos saben que la fiesta no terminará sino muchas horas después.

En medio de la fiesta se realiza el “shacteo”, que no es sino un reparador refrigerio que ofrecen las madrinas del carnaval a quienes las acompañan.

Durante toda la fiesta, eso sí, el oído atento del visitante escuchará las orquestas típicas de la región, con sus arpas, clarinetes y violines. Ellos marcan, de alguna manera, el ritmo de los acontecimientos.

Otro capítulo imperdible de esta fiesta es el carnaval marqueño, que se celebra en el distrito de Marco y que se caracteriza por sus más de diez grupos de danza. Lo que distingue el carnaval marqueño es aquel momento de la celebración en el que un grupo de divertidas mujeres revela lo que se esconde bajo sus negras faldas y una seguidilla de fustanes confeccionados todos a mano. Ahí, en un morral cuidadosamente tejido, cada una de ellas esconde un puñado de hojas de coca y cigarrillos.

Todo termina en regalos. De pronto, el olor de la hoja se mezcla con el de los cigarrillos. A eso se suma la música, y a la música se suman las voces, los cantos y la alegría de un pueblo que no deja pasar un solo año sin celebrar su carnaval.

En algunas regiones andinas, como Jauja, el carnaval no solo es una fiesta: es un patrimonio.

MÁS DATOS

De acuerdo con la cantidad de participantes, en una fiesta de cortamonte se pueden utilizar entre 5 y 15 árboles.

Los árboles son de diferentes especies nativas de la región. Por lo general, se utilizan pinos y eucaliptos.

Los cortamontes más conocidos en la región son los de los barrios de Huarancayo, La Libertad y La Salud, y, específicamente, del anexo de Huasquicha.

También destacan los de los barrios de Samaritana, El Porvenir, Motto Vivanco, Cruz de Espinas y Huacllas.

Fuente: El Comercio

Puntuación: 3.87 / Votos: 24

9 pensamientos en “El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

  1. LOURDES

    Una tradición que debe conservarse con responsabilidad, respeto por la madre naturaleza…
    Por cada "cortamonte" sembremos diez árboles.
    Es seguro que nuestros descendientes también disfrutarán de la práctica de esta tradición.

    Responder
  2. Rosmary Nuñez.

    Q bueno encontrar todo acerca de las festividades en Jauja me encanta todo eso y es muy lindo estar ahi tuve la oportunidad de estar en un cortamonte en Conopa el año pasado q organizo la familia Nuñez osea mi familia pero hay tantos Nuñez q uno ya ni sabe ps jeje chevere la informacion la lei y esta muy buena al leer la disfruto q bueno q pongas esto para los q nos gusta, gracias.

    Responder
  3. Rosmery Quispe Achiraico

    Estoy profundamente emosionada, con tanta informacion e imágenes hacerca de esta tierra de encanto y linda ciudad que es mi querida Jauja, que siga la costumbre por que se nota que los hijos y descendientes seguiremos con la tradicion que convierte en realidad la felicidad y folcklore de nuestra tierra
    Rosmery Quispe A./barcelona/ españa/

    Responder
  4. Milton Vásquez Tovar

    El artículo esta bonito, pero parece que el autor confundio el acompañamiento de banda por orquesta. Los instrumentos señalados con más para una orquesta. Por lo demás, el carnaval jaujino es prosa, elegancia, garbo, galantería y, sobre todo, sentimiento.

    Responder
  5. Rolando Fabián Camarena

    Los Carnavales en Marco, tienen otro nota, originalidad, devoción, identidad, antaño, historia, solidaridad, reciprocidad. Se vive, se siente, se lleva en la sangre, no es solo emotiva, es tierra que baila, siente, sufre y tiene esperazanza. Ven a vivir el Carnaval Marqueño, y si vienes al barrio de Isidro de “Casacucho”, no te arrepentirás.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *