Los colores en la vestimenta de la mujer jaujina

[Visto: 14783 veces]

Darío A. Núñez Sovero
darionunezsovero@hotmail.com


De niño, recuerdo que las mayores solían vestirse, para bailar el cortamonte, con centros de colores graves. Las tonalidades de dichos centros eran mayormente de color negro y, en menor cuantía, verde y azul. La verdad es que hasta ahora no me explico por qué a la prenda más notoria del disfraz de jaujina le decían centro, luego entendería que se trataba de lo que todos conocemos como faldellín o pollera ancha. Quizás si viviera doña Flavia Caro, aquella matriarca del disfraz de jaujina, podría explicarme este interrogante que hasta ahora no tiene respuesta.

Cortamonte Barrio La Libertad 1987
Cortamonte Barrio La Libertad 1987. De izquierda a derecha tenemos a Alejandro Artica Sovero, Sissi Artica Gansbiller, Rudolf Artica Gansbiller, Carolina Quispe y Angel Núñez Palacios. Durante la década de los ochenta fue común el uso de colores alegres en el traje típico de la mujer jaujina.

Hoy, me pregunto por qué los colores de los centros han ido variando con el tiempo. Primero eran de tonalidades graves, luego se trastocaron en tonalidades leves y alegres. Últimamente han recobrado el brío y brillo originales con los que vi bailar a mi madre, entre otras damas de antaño.

Quiero asociarlos igual, al hecho de que los colores son importantes para expresar el ánimo colectivo de un pueblo. Jauja, ciudad de abundancias, aire puro, cielo de azul intenso, aplomado sol, copiosas fuentes de agua, arboledas por doquier y una campiña de verdor sorprendente, impregnó a sus hijos una energía vibratoria energetizante. Esta sería la explicación de por qué las mujeres jaujinas, cuando danzan, usan centros de variados colores que, en síntesis, traducen sus estados de ánimo.

Cortamonte en Jauja
Cortamonte Barrio La Libertad 1983 – Jauja. En la foto de izquierda a derecha aparecen: Licia Benites, Paco Ramírez, Ruth Gutiérrez, Moisés Gamarra, Palmira Palacios, el que escribe esta nota, Julia Contreras y el inefable Mickey Pérez

Lejos estoy de pensar que los colores del disfraz de las jaujinas responden a criterios puramente mercantilistas. En este asunto debemos olvidarnos de que se trata de publicidad, asesores de imagen o marketing. Estos son temas que podrían adjudicarse a ciudades vecinas que han transformado su identidad hacia rumbos fenicios.

La jaujina usa colores en sus centros por que quiere darle un mensaje implícito a su pueblo. Así el negro lo asocia con poder, elegancia, formalidad y fortaleza. El verde con seguridad, naturaleza y misterio. El azul es el color del cielo y del agua, por lo que se suele asociar con la estabilidad y la profundidad. El amarillo con alegría y felicidad. El rojo con fuego, con peligro y el blanco con la fe, la pureza, la frescura y la limpieza.

Milagros y Rafael
Cortamonte del Barrio Huarancayo 2007 – Jauja. Milagros Moreno Minaya y Rafael Meza. Esperamos que se mantenga la originalidad del traje típico de la mujer jaujina

El uso de estos colores no es intencional ni dirigido, simplemente es la traducción del psiquismo de la mujer jaujina para el momento de la fiesta. En toda conducta hay grandeza en la mujer jaujina, por eso es que ellas son el hálito delicado que ennoblece el corazón xauxa.

MÁS DATOS:

Carnavales de mi tierra

Jauja y sus productos bandera II

El cortamonte, tradición en el carnaval de Jauja

Elegancia y color al pie de un árbol

Puntuación: 4.50 / Votos: 8

8 pensamientos en “Los colores en la vestimenta de la mujer jaujina

  1. Aída Minaya Caro

    En primer lugar quiero agradecerte por el grato recuerdo que guardas de mi señora madre, Doña Flavia Caro. ¿Sabes, al nombrarla trajiste a mi recuerdo bellos momentos. Nací y crecí en medio de telas, cintas, pieles, mostasillas y grecas que eran materia prima para luego convertirse en bellas vestimentas que las jaujinas lucirían en fiestas y aun muchas en su vestido diario. Veía en mi madre la elegancia de la indumentaria jaujina, claro esta como tu dices, los colores de los faldellines eran de color negro con cintas de terciopelo ancho, monillos de colores sobrios, llicllas o mantas estampados en terciopelo y dentro una manta color blanco con tira bordada, ese era el vestido de diario y para los compromisos grandes o para asistir a misa llevaban una mantilla de cinta de agua y piel al centro.
    Como todo en este mundo evoluciona pues viví esa transformación: Por hoy te comento que los faldellines eran de gabardina con cintas llamadas hércules y eran de seda tejida y eran importadas, luego vino la cinta de terciopelo de 3/4 de pulgadas que alcanzaba 16 vueltas en el faldellín, los monillos eran bordados con mostasillas doradas, las costureras especialistas en monillos eran de Huamalí, como los fustanes eran tejidos en Pancán y Julcán, eran de hilo ancla totalmente tejido a crochet, de allí los famosos fustanes de punto ñorbo, y eran de color azulados y por supuesto bien almidonados. Bueno la lliclla era de terciopelo o chifón, estampados por el señor Mario Ponce y para terminar el sombrero de paja toquilla blanco con una cinta de terciopelo negro terminando en un listón.
    Disculpa que me explayé pero es que recordar a mi madre y el mundo en el que viví, donde aprendí a querer a mi tierra hizo su efecto, gracias por las fotos de Mili me siento orgullosa de que mi hija quiera a su tierra a través de sus carnavales.
    Los felicito por esta labor, gracias por recordarnos nuestros orígenes.

    Responder
  2. MARILU

    ps yo soy jaujina , y me parece muy elegante la vestimenta que se utiliza para participar de estos carnavales.
    jauja como siempre tierra santa de los carnavales y como dije de la elegancia.

    Responder
  3. Estela

    Torito, con mucho cariño, disculpa si te incomodo, pero siempre me molesto que llamaran "disfraz", a la vestimenta tipica de la mujer jaujina, desde niña escuche en casa, cuando se referian a ella como "postura", creo que suena mejor, porque decia mi abuelo que solo se disfrazan los payasos o las personas para representar personajes.
    Me alegra ahora ver como los colores tipicos, estan regresando y las jovencitas las estan adoptando de nuevo, porque la jaujina de por si, es elegante, majestuosa y la danza ni que se diga.
    Ashe mucho ashe para ti y los tuyos. Un beso para palmira.
    Ahh, no quiero dejar pasar un homenaje a la señora Flavia Caro, de cuyas magicas y maravillosas manos, salieron las mejores posturas de Jaujina. Ibae to Orun luz y progreso para su espiritu.

    Responder
  4. Darío A Núñez Sovero

    De acuerdo, apreciada Estela, sin comentarios sobre tu apreciación (pero debo, calladamente, decirte que en Jauja los comercios anuncian disfraces y no otra cosa, aún a riesgo de que no te guste). He guardado con simpatía el comentario de Aída Minaya, heredera del legado de doña Flavia Caro y a quién tu también rindes reconocimiento merecido, y advierto que no hace la observación que comentas. En todo caso que quede como postura, no hay problema ni me incomoda porque estamos recreando aspectos de forma y, en el fondo, lo que hay es lo que dices: elegancia y majestuosidad. Ese es el signo de la estirpe xauxa. Gracias por los saludos y en ese aspecto son recíprocos. Y así como, despidiéndose, los judios dicen: "nos vemos el otro año en Israel", yo me despìdo de ti diciéndote: "nos vemos el otro año en Jauja" (en nuestros carnavales por supuesto).

    Responder
  5. Enrique Escudero Quintana

    Si que el disfraz=atuendo jaujino sumados a la juventud, la elegancia, y ese halo de orgullo hacen de esta expresion artistica algo original. De modo que se debiera promocionar esta expresion tan nuestra en los medios de difusion, ediciones multimedia y en todos los medios de alta tecnologia.
    Mal hace la juventud de hoy en idolatrar "folkloristas vernaculares", cuyo norte es groseramente mercantil y "desdibujan" la original personalidad de algo tan nuestro en nombre de lo andino. Obviamente que andino son tambien las manifestaciones culturales de Jauja, entre ellas el "señorial cortamonte jaujino".

    Que bien que haya en mi tierra personas y comentarios tan identificados. Esto me deja un alivio y una esperanza que la juventud de hoy es de todos modos "inteligente" y sabe valorar su identidad y estoy seguro retomaran estas autenticas expresiones como una insignia reivindicativa de nuestra Jauja. Desde lejos y por siempre "Jauja es Jauja a mucho orgullo, pese a sus problemas y sus limitaciones".

    Responder
  6. Jackeline Arenales Ortega

    Hola en realidad más que comentario quiero hacer un homenaje a mi abuelita Marina Zegarra Gamarra y a mi abuelito Vicente Ortega Magro, pues al igual que la señora Caro, también confeccionaban los monillos y centros, recuerdo que tenían un bazar ubicado a la derecha de la puerta del concejo municipal de Jauja, en verdad es un arte y un don hacer los trajes típicos Jaujinos y la majestuosidad con las que lo lucen al bailar, es todo muy hermoso, espero las autoridades de Jauja valoren este arte y esta danza y lo promocionen como hace Trujillo con su Marinera y cultiven en los jovenes este arte y tradición.

    Responder
  7. Efrain Aquino

    Como que no estan recordando que una de las personas que mas contribuyo con la vestimenta TIPICA de las Jaujinas se llama Juana isla, mas conocida como Mamá Juanita, sigue viva y radica en Lima junto a sus hijos. Viva Mamá Juanita

    Responder
  8. julio

    No se llama DISFRAZ de Jaujina, se llama traje típico. Un payaso si se puede poner un disfraz.
    Los colores verde, negro era porque eran de bandos de las guerras de caudillos en el siglo XIX, unos eran caceristas, otros pierolistas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *